Archivos para Pedro Escobar

Una vez terminadas las elecciones de mayo de 2015, comenzó el tiempo de los pactos y las negociaciones, porque el “arco parlamentario” ha quedado fragmentado en todas partes y en todos los ámbitos, municipales y autonómicos. Extremadura, por supuesto, no ha quedado fuera de esa fragmentación.

En estos días venimos asistiendo a una puesta en escena en modo streaming de las negociaciones entre el Partido Socialista, con su candidato Guillermo Fernández Vara al frente, con Podemos, liderada (¡qué mal llevo esto de llamar líder a cualquiera!) por Álvaro Jaén. Y a medida que ¿han ido avanzando? esas negociaciones hemos podido comprobar cómo desde Podemos (la nueva verdadera izquierda) están calcando los pasos dados por la vieja verdadera izquierda, la de Pedro Escobar, digo, la de Alejandro Nogales.

Hemos llegado al punto, como hizo Alejandro Nogales y el tal Pedro repicó, en el que quienes “lideran” se quedan paralizados y no se atreven a tomar decisiones y recurren al tópico de “las bases”. Y que no vengan con la monserga de los círculos, las asambleas… que no, que simplemente tienen miedo a decidir.

En estas, como en aquellas cosas de 2011 que hicieron Nogales y sus lacayos, hemos llegado a las bases. Y en Podemos dicen que se va a consultar a sus 6.000 inscritos. O 600.000, quién sabe.

Este número, 6.000 inscritos en Podemos en Extremadura me llama la atención. En Andalucía la capacidad de movilización del Partido de San Pablo Iglesias (el culto al líder de la nueva verdadera izquierda está alcanzando ya cotas divinas) quedó patente cuando para las elecciones de marzo no consiguieron ni siquiera llegar al 50% de las mesas electorales con interventores. Claro. Se dan de alta en la página, le dan al clic, y ya son podemitas por la gracia de San Íñigo.

En las elecciones municipales y autonómicas de 24 de mayo en Extremadura, eran 1.366. Desconozco, y he buscado el dato, de cuántas mesas cubrió Podemos con interventores. Pero no creo que fueran muchas, porque el Secretario de Organización, Sergio Pascual, se refirió a los 10.000 interventores y apoderados en las municipales, para más de 28.000 mesas en todo el Estado.

La capacidad de movilización (la movilización es la muestra práctica del compromiso) de esta organización hace aguas cuando no basta con ir a una manifestación lúdica o clicar en una página web. Cuando de verdad hay que comprometerse, no son muchos los que hacen eso tan duro como “dar la cara”.

Es muy fácil sentarse delante del ordenador, o tumbarse con la tablet o el smartphone y pinchar en un puntito de la pantalla. ¡Y ya está!

Ahora, cuando el lider de Podemos en Extremadura siente el vértigo de la toma de decisiones, recurre a las bases. A unas bases sólidas. Una bases asentadas en el ocio y en las cañas.

Ahora, calcando la estrategia de Izquierda Unida en 2011, Podemos, la gauche divine rediviva, consulta a las bases, consulta a los 6.000 hijos de San Pablo. Pocos me parecen, seguro que son más, muchos más. Y, como en 2011, decidirán no apoyar al PSOE, porque la gauche divina es lo que tiene y ha tenido siempre: agallas para comprometerse, para implicarse, y cuando tenía la oportunidad, y la obligación de hacerlo, se ha escudado en lo mismo. En que el PSOE los ha ninguneado (Alejando Nogales, 2011) y en que el PSOE está incapacitado para regenerar la política (Álvaro Jaén, 2015).

Y los niños de San Pablo harán lo que sus padres les dicen: “no os fiéis de vuestros propios ojos, fiaros de mis sermones, que me los escribe Íñigo Errejón, que sabéis que dice que la hegemonía se mueve en la tensión entre el núcleo irradiador y la seducción de los sectores aliados laterales. Afirmación – apertura. ¡Hala! Y ahora a clicar en la web, hijos míos.

Vale.

Anuncios

En estos días de revuelo en la prensa nacional, y de oprobio para una parte (no sé si grande o pequeña) Extremadura, en los que su presidente por la gracia de Izquierda Unida se ha visto obligado a hacer un ridículo espantoso por unos viajes que él dice que se pagó de su bolsillo pero cuyo importe va a devolver al Senado, que los pagó para que el senador Monago fuera a ver a una militante del Partido Popular a Canarias cada quince días, en estos días hemos visto, leído y oído de todo.

Y en ese de todo, una frase ha rechinado más fuerte que toda la sarta de falsas disculpas, verdades a medias, mentiras de grueso calibre que han salido de la boca del presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago y de toda la dirección de su partido que dice que le apoya en su utilización, cuando menos inadecuada, de dinero público, aunque en realidad podría ser hasta malversación de fondos públicos.

Me refiero a la sobreactuación del secretario general del Partido Popular en Extremadura, el cuñado del antiguo repartido de cervezas, que además es presidente de la Asamblea de Extremadura, cuando en un histriónico discurso dijo a un acuciado Monago: “Toda Extremadura está contigo”.

Los histrionismos, las sobreactuaciones de políticos de tres al cuarto suelen terminar todas en los mismo: envueltos en la bandera.

Ayer, viernes 7 de noviembre, el secretario general del Partido Popular, Fernando Manzano, cometió un exceso de verbalización cuando afirmo “toda Extremadura está contigo”. Eso es apropiación indebida. Eso es apropiarse del todo (incluida la caja de los derechos) para pagar la factura de un pillado.

Toda Extremadura no está con Monago. Ni lo estará. Ahora mismo, salvo los que le deben el sueldo de todos los meses, incluyendo a su entrenador de padel, al repartidor de cervezas y otros similares, y, sobre todo, los capataces Alejandro Nogales y Pedro Escobar, ningún extremeño que se precie puede ni debe estar con un sujeto que por la mañana del viernes decía que iba a llevar a los tribunales a todos los que decían (decíamos) que había utilizado dinero público para asuntos privados y hoy dice que devolverá el dinero público utilizado para asuntos privados. ¿Se va a denunciar a sí mismo?

Envolverse en la bandera de Extremadura, hacer apropiación indebida del buen nombre de la región, para defender a un individuo o sujeto que ha hecho uso indebido de dinero público debería ser considerado delito político. O periodístico (porque ya lo hizo el director del HolaPP).

Cuando las buenas prácticas de gobierno que el Partido Popular defiende asienta sus raíces vigorosas en conductas como la de José Antonio Monago y no le obliga a dimitir, hacer apropiación indebida de la región a la que debes servir y no de la que te estás sirviendo en beneficio particular, estamos ante un hecho concreto: el Partido Popular tiene unas vigorosas raíces corruptas.

No, señor Manzando, toda Extremadura no está con Monago, ni mucho menos. Y por mucho que lo griten, por mucho que lo sobreactúen imitando el histrionismo de Jim Carrey y Jeff Daniels, no lo estará.

Vale.

Cuando en los últimos meses se venía conociendo que son cada vez más los parados “apuntados” en las Oficinas de Empleo que dejaban pasar renovaciones y abandonaban toda esperanza de encontrar un empleo, los dirigentes del Partido Popular en Extremadura hacían que como con ellos no iba esa creciente desesperación. Para ellos, los parados son un número que hay que reducir como sea, como sea. Y si se van, pues puente de plata. Y si les damos de baja dos veces, mejor. Sea cual fuere la causa, justificada o no, el caso es que el número no siga creciendo.

En el mes de agosto, a nivel nacional, el número de parados ha disminuido en ¡31! en Extremadura el número ha aumentado en 2.070 personas. Un desastre se mire por donde se mire. Pero enseguida han salido los dirigentes, o lo que sean esos, del Partido Popular de Extremadura han ejercido de lo que son: unos auténticos miserables.

Mientras han estado durante meses han estado por todos los medios expulsando a parados de las listas del SEXPE con el único afán de maquillar las estadísticas, que son un látigo que les sacude en su incompetencia. Mientras han estado meses negando la desesperación de los parados que han abandonado toda esperanza de encontrar un empleo por las políticas que la derecha, la extrema derecha cateta y rancia de Extremadura, con la colaboración inestimable de unos diputados comunistas vendidos a ella. Mientras llevan intentando vender no se sabe qué y dónde unos brotes verdes… la realidad es que los parados en Extremadura no dejan de aumentar.

En agosto, aparecen 2.070 parados nuevos inscritos y los miserables dirigentes de la empresa (Soraya Sáenz de Santamaría dijo en La Moncloa que el Partido Popular es una empresa) de la extrema derecha dicen que esos que ahora “se apuntan” al SEXPE lo hacen atraídos por la Renta Básica. Son, desde el Presidente de la Junta, José Antonio Monago, hasta el último alzabrazos al sol de NNGG, una pandilla de miserables.

Decir que porque se establece un derecho para corregir las nefastas decisiones políticas que, bajo el mando y la orden de la patronal, toman en el Consejo de Administración de Partido Popular, S.A., los ciudadanos “se apuntan”, demuestra que esa gentuza a la que 10.500.000 españoles votaron, carecen de vergüenza.

Tienen que reconocer que sus decisiones, al servicio del capital avaro y sin corazón (¿que tienen que decir La Rubia de Izquierda Unidad de Extremadura, o el puro Pedro Escobar que colaboran con esa extrema derecha?) son los culpables de haber puesto a casi el 30% o más de los extremeños en el límite de la exclusión social.

Pero no. Acusan a los 2.070 extremeños que se han inscrito en el SEXPE de ir a la rapiña de la Renta Básica. Son unos miserables. Y quienes los votan y apoyan, más, porque son cómplices necesarios en esa sinvergonzonería de maltratar a los ciudadanos.

Claro, que ahora en Extremadura tenemos un Emperador, y quieren que no haya ciudadanos, que haya súbditos, del mismo modo que la patronal (por ejemplo, el Partido Popular, S.A.) no quiere trabajadores, quiere, y lo están consiguiendo, esclavos.

Vale.

Un año más, los sindicatos han convocado manifestaciones el 1º de Mayo. Pro primera vez en veinte años, en Extremadura, se han desagregado las ciudades y se han celebrado estas manifestaciones en Badajoz, Mérida, Cáceres y Plasencia simultáneamente. Durante los 20 años anteriores se celebraba un acto central único en Mérida.

En este 2013 el 1º de Mayo no era, no es, un día más. La crisis económica está siendo aprovechada por la derecha que se dice neoliberal para realizar un ajuste de cuentas con el estado del bienestar. La derecha en el poder aprovecha para seguir los dictados del gran capital, de las patronales que reclaman permanente flexibilizaciones en el mercado laboral, y que ya han conseguido la desregulación prácticamente total del mejor arma que teníamos los trabajadores: los convenios colectivos. A partir del 7 de julio esa desregulación será prácticamente total.

Los duros recortes sociales, la cercenación de derechos conquistados, están siendo el objetivo central y único de la derecha jaleada por los imperios mediáticos que dirigen sus pasos.

En Extremadura también gobierna la derecha… con alguna particularidad vergonzosa. Gobierna la derecha con un desparpajo propio de los nuevos ricos. Una derecha inculta, analfabeta, porque a quienes conforman la cúpula del gobierno (ellos dicen) de los mejores y la cúpula del partido al que pertenecen nunca les hizo falta generar cultura política ni aprender comportamientos y modos de acción de gobierno. Esta gente de la derecha no sabe gobernar, porque responden al modelo tradicional del fascista que gana las elecciones: sólo saben mandar.

En Extremadura esta derecha neofascista gobierna con el apoyo (florituras verbales o neolenguajes hipócritas aparte) de los comunistas. De talibanes que, con el único argumento de agravios antiguos infligidos por los socialistas, están manteniendo en el poder a José Antonio Monago.

Con total desvergüenza consienten (en el sentido quevedesco del verbo) las tropelías de un sujeto que se vanagloria de ser cumplidor con el defícit, aunque sea a costa de dejar de pagar sus propios compromisos. Y amenaza con seguir haciéndolo. Esta gentes, estos comunistas de salón y vivienda social, consienten que se cierren las urgencias en los pueblos porque a su amo así le parece bien para ahorrar incluso poniendo en peligro la salud de los ciudadanos.

En Extremadura, en este 1º de Mayo de 2013, cuando gobierna la derecha más reaccionaria, antigua y déspota, un grupo de comunistas (dicen ellos que comunistas) la mantiene con su voto florido. El argumento que decía antes de los antiguos agravios no debería ser suficiente para con él llevar la miseria a los ciudadanos. Porque no se conoce ningún otro argumento.

Hoy, 1º de Mayo de 2013, estos comunistas de salón que enrojecerían de vergüenza ajena al filósofo Perich o el padre de Carvalho, se atreven a asistir a las manifestaciones contra las políticas que ellos mismos apoyan. Y emiten comunicados avisando a los medios de comunicación para que los saquen en las fotos. Los sindicatos convocantes, CCOO y UGT deberían, hoy, haber adoptado la decisión de expulsarlos de las manifestaciones. Por cómplices.

IMG_0013

El diputado de IU Extremadura, Víctor M. Casco (con sombrero borsalino) en la manifestación de Cáceres

En realidad, no estamos asistiendo a una actitud cómplice de estos dizque comunistas Pedro Escobar (el profeta de la izquierda verdadera), Víctor Casco (el varilarguelo de la cuadrilla) y Alejandro Nogales (lo que diga la rubia) con un gobierno de derechas. Estamos asistiendo a un claro caso de colaboracionismo al más puro estilo del gobierno de Vichy con el invasor alemán de la segunda guerra mundial.

Estos presuntos comunistas que con su actitud están recortando los derechos de los trabajadores, hoy, enfundados en sus mejores galas “casual style”, con un libro bajo el brazo (toque intelectual) se han manifestado contra ellos mismos. Pero, sobre todo, se han burlado, una vez más, de los trabajadores.

Y todo lo demás, son juegos florales, rosas de pitiminí del salón en el ángulo oscuro donde un día conspiraba contra el portero electrónico del bloque de viviendas sociales…

Vale.