Archivos para mayo 2008

Hace un año, el resultado electoral propició un cambio de gobierno en el Ayuntamiento de Cáceres, que se concretó con la cooperación entre PSOE e IU y el apoyo de Foro Ciudadano.
El nuevo gobierno echó a andar con la hipoteca de un documento de revisión del Plan General Municipal aprobado por el PP el 4 de mayo anterior y que terminó siendo devuelto por la Junta de Extremadura a la vista de múltiples deficiencias.
Un Plan de Urbanismo municipal es un documento complejo en el que ninguna línea trazada en el plano, ningún número sometido a las reglas de cálculo ni ningún artículo normativo incluido en su memoria son inocentes Y esa complejidad requiere una lectura sosegada, incluso en varios períodos de tiempo distintos, marcando, precisamente, distancias respecto a líneas, números y normas.
En el caso del documento aprobado por el PP, y solamente por el PP, esa lectura sosegada nos va llevando a descubrir cuestiones que, incluso, los propios técnicos de la Junta de Extremadura pudieran haber detectado Por ejemplo, el caso del Ferial.
El tratamiento que la Revisión del PGM, redactado por una empresa de gran predicamento en el sector urbanístico, da a esos terrenos de titularidad municipal demuestra la falta de inocencia del documento, y la incompetencia de todos los concejales del PP que con su voto, el 4 de mayo de 2007, aprobaron su envío a Mérida para su aprobación definitiva.
Los terrenos de El Ferial, propiedad del municipio, esto es, de todos los cacereños, está clasificado en el PGOU de 1998 como suelo urbano, y calificado para Servicios Urbanos. En la Revisión del PGM, estos terrenos, con una superficie de unas 16 Has, incluidos los de la ITV, cedidos a la Junta de Extremadura, aparecen incluidos en el Sector 1.04, El Ferial, en el Plano número 3, “Clasificación del Suelo y Sistemas Generales. Calificación del Suelo Urbanizable”. Sin embargo, en el Plano número 4, “Gestión del Suelo Urbanizable”, aparecen, de nuevo, como Suelo Urbano.
Es decir, para el cómputo general del suelo urbanizable del Sector 1.04, El Ferial es urbanizable, y, cuando ese cómputo general se gestiona, esto es, se prevé su desarrollo y la correspondiente atribución de cargas y beneficios, ya no es urbanizable y, por tanto, no genera derechos urbanísticos para su propietario, el Ayuntamiento de Cáceres.
Los derechos urbanísticos que corresponderían a las 16 Has, aproximadas, de titularidad municipal alcanzarían los 60.774 m2 edificables, esto es, unas 480 viviendas. Estos derechos, en virtud del Plan redactado por sesudos arquitectos y urbanistas, y aprobado por conspicuos concejalillos del PP, desaparecen y el Ayuntamiento, todos los cacereños, nos quedamos sin ellos.
Sin embargo, las leyes y reglamentos están para algo, afortunadamente, aunque los urbanistas de Madrid, solos o en compañía de otros, las olviden y aunque el alcalde Saponi y sus muchachos demuestren su incompetencia.
Ya el Reglamento de Bienes de las Corporaciones Locales de 1955 establecía en su artículo 8 se refería a cómo afectan a los bienes municipales los planes y proyectos de ordenación urbana, y el mismo criterio, es decir, el de la incorporación al planeamiento, se mantiene el vigente Reglamento de Bienes de las Corporaciones Locales,
Estas normas, y otras, como la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas, ya existentes cuando el PP aprobó el Plan General de Urbanismo, son las que han de aplicarse para que los terrenos del actual Ferial, incorporados al Sector 1.04 del Suelo Urbanizable, participen del reparto equitativo de cargas y beneficios, y gocen de la atribución de los derechos urbanísticos que les correspondan.
Los derechos urbanísticos, por tanto, deben ser restituidos en las modificaciones que el Ayuntamiento remita a la Junta de Extremadura, y los ciudadanos deben saber que quienes han gobernado la ciudad durante 12 años, en este caso concreto, han demostrado que son unos incompetentes.

Si uno escucha la radio, se sobresalta con las canciones, o descanciones, que cantaban los peperos a la puerta de su PP, entre insultos a Gallardón. Y si uno ve las imágenes, el sobresalto es completo: los PPeros quieren maría. O se han puesto hasta el culo de maría…
Las imágenes de televisión de los manifestantes contra Mariano Rajoy me han recordado al propio Mariano encabezando manifestaciones contra el gobierno socialista y escuchando la palabra traidor dirigida a Zapatero. La misma que el propio Rajoy espetó a Zapatero en el debate electoral respecto de las víctimas del terrorismo.
Aquellos polvos, Mariano, traen estos lodos. Sacar a la gente a manifestarse, trae estas consecuencias: le cogen gusto y ahora están con el mono. Ahora, cuando en el PP están a la greña, cuando los más radicales de la derecha extrema están tensando la cuerda, ahora, Mariano, estás tomando tu propia medicina.
Hoy, a las puertas de Génova 13, los manifestantes gritaban a Gallardón y a Mariano las mismas palabras que atronaban contra Zapatero. Pero, sobre todo, una. Han llamado traidores a los líderes del PP, los mismos que insultaban al presidente del gobierno con el beneplácito de Rajoy, esos mismos, ahora se revuelven. Eso pasa por utilizar las vísceras para hacer política, ahora las vísceras saltan a la cara de quienes no tuvieron capacidad ni inteligencia para apoyar al gobierno.
Y ahora, Mariano, ¿quién te apoya?
Vale.

El juez Marlaska ha solicitado al Tribunal Supremo que se pronuncie sobre la posible imputación de Trillo por el caso del Yak-42, y que ese pronunciamiento sea antes del 26 de mayo próximo porque en esa fecha podría prescrbir el caso para el ex-ministro.
La reacción de Trillo ha sido la que se esperaba: esparcir insultos. Con motivo de la primera reunión del grupo parlamentario del PP en esta legislatura, el ministrillo valiente de Perejil pidió a sus correligionarios apoyo ante la que se le avecinaba.
Cuando ha conocido la petición del juez Marlaska, tibia, por otra parte, ha dicho dos cosas que honran a Trillo en su condición de demócrata. La primera, que hay algún indeseable que se está apoyando en las víctimas del Yak-42 para perseguirle, y la segunda, que él, Trillo, no ha atacado a sus antecesores en el Ministerio.
El indeseable sería, sin duda, José Bono, cuando su comportamiento de cara a los familiares de los fallecidos en el accidente ha sido de apoyo y ayuda, que, en algunos momentos, ha sido incluso criticada por no ser todo lo contundente que debió serlo.
En cuanto a los antecesores de Trillo en el Ministerio, haría bien el Ministrillo de Perejil en no poner el retrovisor, no vaya a ser que se recuerden algunos aspectos muy interesantes. Por ejemplo, la oposición del PP a una Ley que permitía “rehabilitar” a los militares de la UMD, pero que se hizo de manera que a todos aquellos que habían pasado a acciones políticas podrían reclamar su reingreso, ascenso y pase a la reserva de inmediato. El PP se opuso a esa Ley, se opuso con todas su fuerzas, pero la primera petición que se tramitó fue la de Trillo, que había colgado el uniforme para ser asesor jurídico del PP.
También sería interesante que Trillo no pusiera el retrovisor para no recordar algún que otro episodio en sus relaciones con las FAS.
Y, finalmente, hay que recordar que el ministrillo de Perejil no ha tenido la gallardía “militar” de asumir sus responsabilidades políticas, y ha dejado a los militares a los pies de los caballos, con independencia de que estos pudieran tener responsabilidades en el asunto. Pero Trillo, como primer jefe de los militares debió responder por ellos, con la mejor respuesta: debió dimitir en su momento y debió abandonar la política después, porque, con la que está cayendo en el PP ahora, si el Tribunal Supremo actúa como debe, le imputa por homicidio imprudente, a ver qué hace Mariano, que cada vez parece más Marianico el Corto.
Vale.

Algunos culturetas de la ciudad de Cáceres andan estos días reclamando que Cáceres cuente con un MBA, Museo de Bellos Antes, digo, Museo de Bellas Artes. Y lo reclaman sin norte ni sur, sin orientación… sin brújula, como perdidos en los perales inexistentes e inanes.
Reclaman un Museo para exponer ¿qué? En primer lugar, un Museo requiere la previa existencia de fondos suficientes, no para llenar cuatro paredes, sino para llenar cuatro paredes y un fondo rotatorio para llenar esas cuatro paredes cuatro veces.
Los coleccionistas privados de arte, si es que existen más allá del clemente césar, no se sabe cuántos son, cuántas obras atesoran y si están dispuestos a cederlas al Museo. Las instituciones públicas disponen de algunas obras, pera decorar salones de plenos, salas de consejos de administración y poco más.
Antes de reclamar un Museo, antes, habrá que disponer de un adecuado catálogo de obras, de una adecuada base de datos de coleccionistas privados, o de cuadros en poder de algunos particulares o entidades privadas o públicas que estuvieran en disposición de ser cedidos temporalmente al Museo.
Esta megalomanía por los museos ha llevado, incluso, a que el Pleno del Ayuntamiento reclame el destino del Hospital Provincial Nuestra Señora de la Montaña para Centro Cultural cuando se inaugure el nuevo Hospital. Se supone, cuando menos, que esta propuesta habrá sido consultada o puesta en conocimiento del dueño, la Diputación. Y se supone que quien haya parido la ¿idea? conocerá las características arquitectónicas del Hospital Provincial y habrá tenido la precaución de tantear al menos los costes de conversión en Centro Cultural. Pero me temo que no.
Además, antes que el Hospital deje de serlo, sería bueno, muy bueno, plantear un programa conjunto con Diputación, tanto para ese edificio como para los demás inmuebles propiedad de la Institución Provincial, porque, estudiándolos, a lo mejor resulta más interesante que todas las dependencias provinciales se ubiquen en el Nuestra Señora de la Montaña y sean esos inmuebles, algunos situados en pleno corazón monumental, los que puedan ser destinados a usos culturales. ¿No pensaron este posibilidad antes del pleno?
Vale.

El señorito Arenas, el perdedor andaluz, se despacha con unas declaraciones sobre aspectos que interesan a los extremeños: Arenas (PP) defiende que Huelva necesita “tuberías blancas con agua y no las negras vinculadas a otras aportaciones”. Vamos, que Arenas movedizas dice que Refinería, en Extremadura, no. Este fulano, perdedor de perdedores, no quiere que los extremeños podamos disponer de una estructura industrial que, en cambio, sí fomenta y desea para Huelva.
Este señorito andaluz quiere que su cortijo esté pringado de mierda, y en eso coincide con los de I(d)U, Izquierdosos desunidos, y con ecologistas varios, así como con varios peritos industriales y similares que tienen nóminas de Sevillana y de empresas asociadas a CEPSA.
Este señorito andaluz, que pierde elecciones tras elecciones se mete donde no le llaman. A este señorito andaluz, en realidad, le da igual que por Huelva pasen tuberías blancas o negras, mientras le sigan llegando a caso jamones por la jeró, y le sirvan comentarios como el que ha hecho hoy para sacar la cabeza del agujero de la derrota.
Perdedor el señorito Arenas coincide con otro perdedor, el señorito Floriano, que huye de Extremadura después de volver a perder por goleada unas elecciones. Arenitas no huye de Andalucía porque en otro sitio no le recogen.
El señorito Arenas, el perdedor, también perderá esta vez. Y seguirá discurriendo su discurso por las cloacas de la derrota.
Vale.

Ahí va el mío, que no es mío pero como si lo fuera: ¡Ni un blog sin su chiki-chiki!

RENTEA, RENTEA.


RENTEA, RENTEA.
El chiki chiki mola mogollón
Se baila con la Renta del año y del anterior
Dale chiki chiki a los laborales
A los funcionarios y al Jefe ya le vale.

Lo bailan en Gestión y en la Inspección
Se baila en Informática y en Recaudación.
Lo baila el Delegado, lo baila el auxiliar,
Hasta el Vigilante lo baila sin parar.

Y el chiki chiki se baila así:

Uno, la CITA PREVIA
Dos, el BORRADOR
Tres, el PROGRAMA PADRE
Cuatro, la DECLARACIÓN

RENTEA, RENTEA.
RENTEA, RENTEA.

Baila el chiki chiki, sobre todo en Mayo,
Y así lo liquido durante todo el año.

Lo bailan en la BENE, lo bailan en las CAJAS
Lo bailan en las casas los niños de las DAMAS.
Y si ya han cobrado dos mil quinientos euros,
Nos piden que bailemos con ellos muy contentos.

Y el chiki chiki se baila así:

Uno, la CITA PREVIA
Dos, el BORRADOR
Tres, el PROGRAMA PADRE
Cuatro, la DECLARACIÓN

Es evidente que ser republicano es legítimo, como lo es ser adventista del séptimo día o militante inactivo del POE. Por eso, el concejal de IU, Santiago Pavón, primer teniente de alcalde (parece ser que, a pesar de declararse, también, antimilitarista convencido, no le hace ascos al grado de oficial) de Cáceres, hace bien en ostentar esa condición republicanista.
Es evidente que el señor Pavón, autoridad máxima de su ¿partido? ¿coalición? ¿timba de póker? en Extremadura necesita hacerse oir gritando fuerte y haciendo aspavientos propios de su condición: minoría minoritaria en fase de extinción definitiva. No como republicano, sino como IU o lo que sea.
Es evidente que la situación de minoría minoritaria en que se desenvuelve PAVÓN I El Republicano le hace recurrir a trucos más propios de niños en patio de colegio que de personas adultas y con algún grado de instrucción.
PAVÓN I El Republicano ha montado un guirigay en el pleno celebrado hoy, con la colaboración inestimable del PP, que para eso está. El monarca republicano de IU en la confederación de habitaciones de su casa solamente pretende llamar la atención para saber que, en su fase de extinción sin posibilidad de recuperación, todavía sigue ahí, vivito y dando… porsaco.
PAVÓN I El Republicano es como un niño, mejor, es, políticamente hablando, un chanquete: un inmaduro.

En el puesto de la pescadería hay que coger un número. Antes, se pedía la vez. Se decía, ¿quién da la vez? Eso es lo que pasa en el PP, no se coge un número para ver quién se va detrás: primero, Zaplana. Luego, Acebes. Ahora, María San Gil. Pero no van cogiendo el número según llegan a la cola. Da la sensación de otra manera de turnarse.
En el PP se van porque hay alguien que da la vez. No la da el último que ha llegado a la cola. Es alguien que, como en las contrarrelojes ciclistas, va dando la salida. ¡Qué curioso que quien da la vez en el PP hay elegido el método del ciclismo, tan caro a Mariano Rajoy!
En el PP hay alguien dando la vez, dando la salida semana a semana, a corredores de fondo, para esperar a que solamente quede el que ahora está vestido de amarillo, y darle la salida. Se la dará en vísperas del Congreso, con el suelo mojado o las rotondas llenas de arena para provocarle la caída y tenga que que abandonar en la última etapa, casi llegando a la meta vestido de amarillo.
Y será en ese momento cuando quien está dando la salida semanal a cada corredor de fondo, dirá: han ido saliendo todos, no queda nadie, yo me quedo con el maillot amarillo.
Es una estrategia como otra cualquiera, en la que los gregarios son los primeros en salir para marcar tiempos de referencia, para señalar las trazadas, pero no al primer clasificado de la general, sino al tapado del equipo, si es que funcionan como equipo.
Sin duda, nos quedan por ver maravillas todavía, y, sin duda, la mayor de ellas será cuando en la penúltima rotonda de la última etapa, el líder provisional, Mariano, derrapará sobre una fina capa de arenas que alguien habrá vertido inopinadamente, y, cuando llegue el momento de la coronación del nuevo líder en al etapa final, con el vuelo de las gaviotas (aves de rapiña, no se olvide) al fondo, llegará el líder salvado, melena al viento y con el mensaje encontrado en la botella sobre el cauce seco del Turia.
Vale.

Ahora resulta que los obispos se quejan. Obispos, esos señores que viven en grandes palacios, que se revisten para sus representaciones con lujosos ropajes, altos gorros, para un ceremonial repetitivo, un ceremonial al que asisten solamente viejos, viejos de edad y viejos de mentes viejas y antiguas.
Ahora resultan que se quejan de que por culpa de algunos medios de comunicación las gentes les dan la espalda. Que miren en ellos mismos para saber por qué les dan la espalda. Que miren en sus negocios (Gescartera, la COPE, recalificaciones de terrenos, herencias donadas que se esfuman…). Que miren en las antiguallas de sus mensajes. Que miren en los latinajos resucitados para esconder la hipocresía y la mentira en la que viven.
Ahora resulta que se quejan de que haya medios de comunicación que fomenten que en la declaración de la renta se ponga la cruz en la casilla de fines sociales y no se ponga la cruz para quienes han hecho de ella un símbolo: el de marcar a los que no son de los suyos.
Ahora resulta que los obispos se quejan de que en España no haya libertad religiosa. ¿Más quieren? Si están presentes en todas partes, incluso donde no deberían. ¿Qué pintan los crucifijos de la marca INRI en despachos y edificios públicos? ¿Qué pintan impartiendo catequesis en las escuela? ¿Qué más libertad quieren si viven a costa de los demás?
Ahora resulta que los obispos se quejan y dicen que no quieren privilegios. ¡Qué modestos! Privilegio es cortar las calles para que salgan a hacer manifestaciones de fuerza como los regímenes dictatoriales sacan los misiles en los desfiles del culto al líder. Privilegio es asistir a sus ritos con iconos sin valor ninguno, o, mejor dicho, con el valor que ellos, los obispos, han hecho creer a gentes no avisadas, a gentes sin capacidad crítica.
¿De qué carajo se quejan los obispos? Que se ganen la vida trabajando y ya sabrán qué los privilegios no existen, que solamente existen los derechos ganados a pulso con el trabajo y la lucha por la libertad. Y estos obispos son hijos putativos de los que llevaron al dictador bajo palio y bendijeron los aviones y sus bombas, y bendijeron a los piquetes de quienes fusilaban a los que no pensaban como ellos.

Lo que fue el trío ZAR, se ha convertido en el nombre de un programa de cotilleos: AR. Y todo porque la Z, de Zaplana, ha tomado el camino de los negocios privados con ascendencia pública. Zaplana se marcha a ganar mucho dinero sin dar golpe, a hacerse rico como decía en las grabaciones intervenidas por la policía en el “caso Palop“. Es de esperar que ahora su nueva empresa le dé de alta en la Seguridad Social, ya que como es sabido, hasta que no fue político con cargo nunca estuvo afiliado a la S.S., nunca había cotizado.
Acebes, el opusdeista que facilitó negocios a una universidad privada, católica por supuesto, que mintió como un descosido tras los atentados del 11-M, que no dudó en desprestigiar a la policía que había estado a sus órdenes con tal de mantener la teoría de la conspiración, que hizo de la insidia su segundo alimento diario (el primero es la confesión de los pecados, como todo buen opusdeista), sin importarle cuestionar las instituciones del Estado, ese Acebes hipócrita y mentiroso, continúa y espera su oportunidad, pero no la de aspirar a cargos en el PP, que está descontado que no los tendrá, sino a un sillón en una gran empesa, donde recoger frutos económicos de su “trabajo” político. Un vaticinio: se le espera en Caja Madrid.
Y Trillo, qué decir de él. Se reúne el grupo popular en el Congreso el mismo día en que la Audiencia fuerza al juez Grande Marlaska a reabrir el caso del Yak-42, y el ministro del valiente asalto al corral de cabras de Perejil, pide ayuda, árnica, a los suyos porque se le avecinan duros días. Más duros debieron ser ya si la justicia le hubiera procesado, si no hubiera tenido la suerte de que los mandos militares en los que se escudó, como un cobarde, no le hubieran servido conscientemente de parapeto.
El ministro Cobarde ahora pide socorro político, pero hay que recordarle, una y otra vez, el caso del Yak-42, primero por consentir el vuelo, y segundo, por ordenar la repatriación inmediata de los restos de los soldados y su incineración ilegal, por no practicar las identificaciones necesarias. Eso es responsabilidad política de Trillo, y si en España se hubiera llevado a cabo la misma reforma de la Justicia que se hizo con los Ejércitos, lo más probable es que el ministro Cobarde hoy estaría, cuando menos, fuera de la política, y, con muchas posibilidades de haber tenido que pisar los umbrales de la cárcel.
Vale.