Archivos para diciembre 2009

La actitud de Mariano Rajoy (el PP es él) en asuntos como el Alakrana, Haidar o cooperantes secuestrados, ya me lleva a dudar de su calidad democrática. Un sujeto que coquetea con el deseo de que los asuntos de Estado no salgan bien (aunque haya vidas de ciudadanos en juego), o que incluso aliente para que se fracase, no debería ser objeto de confianza.
Cuando se debatió la financiación autonómica, cuando se reunió la Conferencia de Presidentes, dio instrucciones precisas para que ambos asuntos fracasaran. Como Bilardo, “al enemigo, ni agua”. Porque Rajoy y sus peperos no ven a Zapatero como un adversario político, lo ven como un enemigo al que hay que derrotar por todos los medios. Con todos los medios. Así, por ejemplo, ha convertido a la Iglesia (la secta de los curas sesentones) en su brazo (espiritual) armado. Así, ha convertido a los ciudadanos de las CCAA en las que manda el PP en reos de unas políticas antisociales. Los medios de propaganda de la derecha reaccionaria están a su disposición (¿económica también?).
Sin embargo, los asuntos de Estado se han resuelto favorablemente en el caso del Alakrana y de Aminnatou Haidar, y es de esperar que los cooperantes secuestrados puedan volver pronto con sus familias. Y no ha tenido la gallardía el Mariano de reconocerlo. Sigue sembrando dudas.
Ahora, con la financiación autonómica, Mariano ha sido, según sus propias creencias, el Judas que ha vendido sus palabras por treinta monedas. Las CCAA donde el PP manda (no gobierna, manda) han suscrito el acuerdo de financiación.
Hoy, Mariano Rajoy ha hecho como Belén Esteban: se ha operado la nariz democrática, se ha hecho la cirugía estética para coger de la caja del Estado.
Hoy, Mariano Rajoy se ha convertido en un vulgar famoso de la tele, con los que comparte algo fundamental: no se le conoce mejor oficio o beneficio. Aquella leyenda de que un día fue registrador de la propiedad hoy ya no vale.
Y tampoco vale que diga que cree en la democracia. No es cierto: él creerá en la democracia cuando gane, cuando la audiencia de Belén Esteban, le otorgue el premio a la mejor cirugía estética.
Vale.

Cuando el dedazo “demócrata” de Aznar designó a Rajoy como su sucesor, las encuestas de urgencia señalaban que Rajoy era más moderado y dialogante que su padrino. Solamente la voz discrepante de Rodríguez Ibarra, a preguntas de Iñaki Gabilondo, descubría que no era así, que no sabía perder.
Ahora, en estos tiempos de crisis económica, agravada en España por la política de especulación inmobiliaria patrocinada por la derecha, se está viendo la cara real, el careto de falso moderado, cuando no de falso demócrata de Mariano Rajoy.
En la crisis del Alakrana, la esperanza de Mariano la verbalizó su pretor Trillo, que comparó el secuestro del atunero vasco con el Yak-42. O lo que es lo mismo: Mariano Rajoy, a través de su vocinglero, deseaba que los marineros del Alakrana hubieran vuelto en un traje de pino. Esa es la realidad, les guste o no que se diga. La resolución del secuestro salvando las vidas de los marineros fue un revés para el falso demócrata. A Rajoy no le gusta perder, porque no sabe perder. Como el de todos los herederos políticos del franquismo, su único horizonte es ganar para mandar, que no para gobernar. Solamente creen en la democracia si son ellos los que mandan.
La huelga de hambre de la activista saharaui Aminnetou Haidar ha propiciado de nuevo una situación similar: el deseo de Mariano Rajoy, le guste o no que se diga, era que la huelguista hubiera llevado su huelga hasta la muerte. Con ello, podría acusar al gobierno socialista de haberla provocado, de no haberla impedido, o, directamente, de haberla asesinado. Le ha salido mal, el asunto se ha resuelto (no así la situación del pueblo saharaui, que es otra cuestión). Por ello, ahora tira de tomates, como un Jorge Javier Vázquez cualquiera, para decir que el gobierno socialista ha cambiado la vida de Haidar por un puñado de tomates marroquíes. A Rajoy no le gusta perder, porque no sabe perder. Como todos los herederos políticos del franquismo, su único horizonte es ganar para mandar, que no para gobernar. Solamente creen en la democracia si son ellos los que mandan.
Ayer, el mismo grupo de Al-Qaeda en el Magreb que secuestró a tres cooperantes españoles, y que mantienen secuestrado a otro ciudadano francés, hizo lo mismo con unos turistas italianos. ¿Deseará Rajoy que los tres cooperantes catalanes sean liberados sanos y salvos? Tengo serias dudas. Cuando el secuestro, la marquesa de Villaquisiera, digo la señora Cospedal, lo atribuyó al gobierno socialista, al que señaló como culpable. Lo que los terroristas de Al-Qaeda hicieron al secuestrar a los ciudadanos españoles, está bien porque Zapatero se lo merece, parece ser que es la doctrina (nunca mejor dicho) de la iglesia de Génova. No atribuyó la marquesa la misma culpa a Sarkozy respecto del ciudadano francés, y ya está tardando en mandar un videocomunicado acusando a Berlusconi del secuestro de los italianos. ¿Ah, no se trata de eso? Se trata, solamente, de acusar de todos los males a Zapatero. Como todos los herederos políticos del franquismo, su único horizonte es ganar para mandar, que no para gobernar. Solamente creen en la democracia si son ellos los que mandan.
A Mariano Rajoy, la vida de los marineros del Alakrana le daba igual, con tal de que Zapatero hubiera sido hallado culpable en caso de que no se hubiera resuelto bien el secuestro. A Mariano Rajoy, la vida de Aminnetou Haidar la da exactamente lo mismo, bueno, con una diferencia, le ha puesto precio: un puñado de tomates. A Mariano Rajoy, la vida de los tres cooperantes catalanes le da igual si con ello puede acusar a Zapatero. Como todos los herederos políticos del franquismo, su único horizonte es ganar para mandar, que no para gobernar. Solamente creen en la democracia si son ellos los que mandan.
Vale.
Las informaciones que constatan que los restos de Federico García Lorca no están donde se había creído y documentado plantean que una ley como la de la memoria histórica es necesaria.
Todos tenemos derecho a conocer dónde reposan los restos de nuestros antepasados, de los que conocimos físicamente y de los que conocimos emocionalmente. De mi experiencia profesional, deduzco que hay muchos ciudadanos que nunca se han interesado por conocer dónde están enterrados sus familiares. O que nunca han tenido la oportunidad de conocer. Mezclando desconocimiento y desinterés (fomentado por la burocracia), se dan situaciones como la del cementerio municipal de Cáceres, donde reposan restos, en una fosa común, de republicanos fusilados y una sencilla placa los recuerda. Pero donde también reposan restos de soldados que sirvieron en el bando nacional y cuyos enterramientos nunca han sido cuidados, hasta el punto de que hace pocos años se construyó un sarcófago en el que ir depositando sus restos. Se publicó un edicto con un amplio listado y fueron dos o tres los reclamados por sus familiares. Pero lo peor es la situación de estos restos: unos, enterrados en tierra, con un bloque de cemento (parecido a aquellos de los hectómetros de las carreteras) como toda “identificación” y otros aún peor, ya que han ido exhumándose fosas en tierra y llevando los restos a osarios comunes de donde sería costoso recuperarlos. Así, hasta casi trescientos.
Lo que conozco de cómo fueron tratadas las víctimas del bando vencedor en la Guerra Civil, me lleva a considerar que la propia Ley de la Memoria Histórica debería, en lo que se refiere a los muertos entre 1936-1939, darles el trato digno que los suyos, los vencedores, nunca les dieron.
Si a los propios muertos (a los soldados de leva, en su mayoría) les dieron como premio el olvido cuando no el desprecio, a los muertos “ajenos”, a los vencidos solamente el desprecio.
Recuperar esos restos, darles un lugar digno en los que reposen, de todos, del común de los ciudadanos

El 24 de mayo de 2009, en una entrada de este mismo blog, escribí: Los hilitos de corruptina ya trepan por Génova, 13 y alcanzan varios despachos. En la planta primera está la sede de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad Autónoma de Madrid, y su teléfono es 91 319 50 46. A esa fundación fue a parar una donación de Diaz Ferran por unos 246.000 euros en 2003. Para una capital de provincias como Cáceres, es de gran interés saber si ese dinero salió de las cuentas privadas de Diaz Ferrán, o si salió de las empresas que el actual presidente de la patronal controla. Y lo es, porque Diaz Ferrán es o ha sido o era en esas fechas, en 2003, presidente de la empresa Autobuses Urbanos del Sur, S.A., BUSURSA, que es la concesionaria del servicio de autobuses urbanos de Cáceres. Parece ser, según se publica en http://www.escolar.net, que las aportaciones a FUNDESCAM de Diaz Ferrán provenían de Seguros Mercurio, participada por Autobuses Urbanos del Sur, S.A., en cuyo nombre firmó Gerardo Díaz Ferrán la Junta General de Accionistas, el 11 de enero de 2006 (www.borme.es, de 17 de enero de 2006).
Hoy, las noticias sobre el presidente de la patronal cuestionan su idoneidad para presidirla. Cajamadrid, el ojito verde de Esperanza Aguirre, ha abierto un expediente a Díaz Ferrán por un crédito de unos 26,5 millones de euros. Casualmente, el presidente de la patronal es, también, Consejero de Caja Madrid. Es decir, que se sienta en el consejo de administración en el que se aprueba un crédito para sus empresas por una nada despreciable cifra, prácticamente el doble de lo asignado a la ciudad de Cáceres por el Gobierno dentro del primer Plan E.
Las referencias a la ciudad de Cáceres en el asunto Díaz Ferrán tienen que ver porque una de sus empresas, Autobuses Urbanos del Sur, es la concesionaria, con la marca BUSURSA, del servicio de transportes urbanos de Cáceres, a la que controla, o al menos controlaba, a través de Segurios Mercurio, empresa que también ha aparecido recientemente en algunas informaciones de prensa con algunas dificultades.
Sería deseable que, dadas las circunstancias que rodean al patrón de patronos, el Ayuntamiento de Cáceres estuviera al menos al cuidado de la situación, puesto que una explosión financiera de las empresas que controla Díaz Ferrán bien podría tener efectos colaterales en la ciudad, en su transporte urbano.
Vale.
Hace dos semanas, un medio local, al que no volveré a enlazar en este blog ni a citarlo expresamente, publicaba una información sobre la constitución de la Comisión de Seguimiento del Protocolo firmado el 2 de diciembre de 2008 entre Ministerio de Defensa, Junta de Extremadura y Ayuntamiento de Cáceres. La información, limitada en cuanto a novedades (la novedad era la propia constitución de la Comisión), tuvo su continuidad en un editorial del mismo medio al día siguiente, dando contundencia a una información que carecía de ella y tratando de provocar, sin duda, una polémica política sobre la continuidad del CIMOV nº 1. No hubo tal polémica.
Hoy, dos semanas después, aparecen en el mismo medio dos páginas sobre el mismo asunto que más parecen destinadas a un anuario que a la actualidad inmediata. Vuelta la burra al trigo. ¿Aparecerá mañana otro editorial sobre el mismo tema? La diferencia básica entre el formato de la información de hace dos semanas con la que aparece hoy está en que es otro periodista quien firma.
No se preocupa el director del medio en subsanar los errores de lo que publica, que en materia de Defensa y Fuerzas Armadas son habituales en todos los medios nacionales y que son la base de los medios locales (salvo honrosas excepciones). No voy a señalar cuáles son los errores que contiene lo publicado en el día de hoy. Y junto a los errores, las mentiras. Ya se sabe que una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad. Es el caso de la actuación del ex alcalde Saponi en todo este tema. Indignado no lo estuvo nunca: no tenía redaños para ello, para enfrentarse al ministro del Yak-42.
Sí me preocupa el camino que sigue este medio en esta materia: la ignorancia es la madre de todos los males. En estos momentos, las realidades en torno a la continuidad del uso del Campamento de Santa Ana son diametralmente opuestas a las que hubo entre 2001 y 2004, bajo gobierno del PP y con el minisTrillo al frente de Defensa, y Saponi en la alcaldía de Cáceres.
En estas realidades, algún nubarrón se puede colocar sobre nuestras cabezas. Por una parte, que los intentos de la dirección del medio local al que me refiero de concitar una polémica política cuajen. Y, por otro, que los intentos que por parte del mando del CIMOV nº 1 de “resucitar” la Plataforma que se constituyó en 2001, cuajen, cosa que dudo. Pero sería muy grave que en los próximos días apareciera alguien ligado a esa Plataforma dando carta de naturaleza a la “necesidad” de que se reactive.
Aquí queda escrito, a 6 de diciembre de 2009, Día de la Constitución, que si en los próximos días aparece algún iluminado tratando de resucitar la Plataforma, será un mandado, un vocero del mando del CIMOV nº 1.
Y otra cosa: al día de hoy, la situación futura del Acuartelamiento de Santa Ana está más cerca que hace un año de tener continuidad y por muchos años.
Vale.

Poema de José Emilio Pacheco, Premio Cervantes 2009
Alta traición


No amo mi patria.
Su fulgor abstracto
es inasible.
Pero (aunque suene mal)
daría la vida
por diez lugares suyos,
cierta gente,
puertos, bosques de pinos,
fortalezas,
una ciudad deshecha,
gris, monstruosa,
varias figuras de su historia,
montañas
-y tres o cuatro ríos.