Archivos para Autobuses Urbanos del Sur

El 24 de mayo de 2009, en una entrada de este mismo blog, escribí: Los hilitos de corruptina ya trepan por Génova, 13 y alcanzan varios despachos. En la planta primera está la sede de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad Autónoma de Madrid, y su teléfono es 91 319 50 46. A esa fundación fue a parar una donación de Diaz Ferran por unos 246.000 euros en 2003. Para una capital de provincias como Cáceres, es de gran interés saber si ese dinero salió de las cuentas privadas de Diaz Ferrán, o si salió de las empresas que el actual presidente de la patronal controla. Y lo es, porque Diaz Ferrán es o ha sido o era en esas fechas, en 2003, presidente de la empresa Autobuses Urbanos del Sur, S.A., BUSURSA, que es la concesionaria del servicio de autobuses urbanos de Cáceres. Parece ser, según se publica en http://www.escolar.net, que las aportaciones a FUNDESCAM de Diaz Ferrán provenían de Seguros Mercurio, participada por Autobuses Urbanos del Sur, S.A., en cuyo nombre firmó Gerardo Díaz Ferrán la Junta General de Accionistas, el 11 de enero de 2006 (www.borme.es, de 17 de enero de 2006).
Hoy, las noticias sobre el presidente de la patronal cuestionan su idoneidad para presidirla. Cajamadrid, el ojito verde de Esperanza Aguirre, ha abierto un expediente a Díaz Ferrán por un crédito de unos 26,5 millones de euros. Casualmente, el presidente de la patronal es, también, Consejero de Caja Madrid. Es decir, que se sienta en el consejo de administración en el que se aprueba un crédito para sus empresas por una nada despreciable cifra, prácticamente el doble de lo asignado a la ciudad de Cáceres por el Gobierno dentro del primer Plan E.
Las referencias a la ciudad de Cáceres en el asunto Díaz Ferrán tienen que ver porque una de sus empresas, Autobuses Urbanos del Sur, es la concesionaria, con la marca BUSURSA, del servicio de transportes urbanos de Cáceres, a la que controla, o al menos controlaba, a través de Segurios Mercurio, empresa que también ha aparecido recientemente en algunas informaciones de prensa con algunas dificultades.
Sería deseable que, dadas las circunstancias que rodean al patrón de patronos, el Ayuntamiento de Cáceres estuviera al menos al cuidado de la situación, puesto que una explosión financiera de las empresas que controla Díaz Ferrán bien podría tener efectos colaterales en la ciudad, en su transporte urbano.
Vale.
La franquicia derechona de Génova, 13, conocida como PPcinco, está atravesando algunas malas horas. ¿PPcinco? Claro:
PPuno: Movimiento Nacional, con Manuel El Dinosaurio Fraga.
PPdos: Alianza Popular, con Manuel El Dinosaurio Fraga too.
PPtres: Alianza Popular – PP, con Antonio El Breve Hernández Mancha.
PPcuatro: PP, con José María Narcissus Aznar.
PPcinco: PP, con Mariano Soft Rajoy.
En PPcinco están pasándolo mal, porque a pesar de que todas las formaciones políticas atraviesan momentos malos, por la crisis económica, ellos tienen otras preocupaciones que enfangan su diario devenir.
Esta historia recuerda una visión política de un asunto ecológico: los hilitos de plastilina que luego fueron el chapapote del Prestige. Aquel marrón que empezó con la cacería de Álvarez Cascos (¿dimitió por no abandonar la cacería y asumir la gestión del chapapote que le correspondía por ser ministro de fomento? Ah, ya, que los de derechas no dimiten, ni siquiera por estar de cacería cuando no toca) y siguió con el encargo que le hicieron a Mariano no por ser buen gestor, sino por ser gallego. Aquellos hilitos de plastilina pudieran ser hoy los “casos aislados” según los acólitos y los medios de la derecha, y son, en realidad un chapapote de mierda que llega al ático de Génova, 13.
En esos hilitos de corruptina hay que destacar uno que no afecta a cuestiones puramente económica, ni a regalos, sino a la dignidad: la falta de dignidad de Trillo por no asumir responsabilidades políticas en el asunto del YAK-42. En este sentido, cabe recordar que una vez tras otra, los escribanos acólitos, cuando analizan los resultados electorales siempre repiten el tópico de que en Extremadura los que votan al PSOE son analfabetos. ¿Los que en Alicante votaron a Trillo, no son cómplices de la misma indignidad que Trillo?
Los hilitos de corruptina ya trepan por Génova, 13 y alcanzan varios despachos. En la planta primera está la sede de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad Autónoma de Madrid, y su teléfono es 91 319 50 46. A esa fundación fue a parar una donación de Diaz Ferran por unos 246.000 euros en 2003. Para una capital de provincias como Cáceres, es de gran interés saber si ese dinero salió de las cuentas privadas de Diaz Ferrán, o si salió de las empresas que el actual presidente de la patronal controla. Y lo es, porque Diaz Ferrán es o ha sido o era en esas fechas, en 2003, presidente de la empresa Autobuses Urbanos del Sur, S.A., BUSURSA, que es la concesionaria del servicio de autobuses urbanos de Cáceres. Parece ser, según se publica en http://www.escolar.net, que las aportaciones a FUNDESCAM de Diaz Ferrán provenían de Seguros Mercurio, participada por Autobuses Urbanos del Sur, S.A., en cuyo nombre firmó Gerardo Díaz Ferrán la Junta General de Accionistas, el 11 de enero de 2006 (www.borme.es, de 17 de enero de 2006).
Vale.