Archivos para mayo 2012

En la tarde de ayer, la alcasenadora de Cáceres, Elena Nevado, se reunió con la comisión de la Plataforma ciudadana “Cáceres con el Cefot”, impulsada por ella misma. De las noticias que han trascendido, básicamente por un comunicado de prensa remitido por la propia alcaldía, parece claro que el asunto está resuelto y que la Plataforma ya no tiene razón de ser. Bueno, puede continuar si quiere, pero ya no es necesaria.
Por ejemplo, ya no es necesario, como estaba previsto, que en los autobuses urbanos se colocara el cartel de apoyo al Cefot. Eso dijo la alcaldesa en la reunión.
La versión que se da desde fuentes de la Plataforma es que se pidió un compromiso de que en 2013 vendrán nuevos alumnos al Centro de formación militar de Cáceres.
Parece ser que la señora Nevado se da por satisfecha con la nota de prensa hecha pública el viernes por el Ministerio de Defensa y asumida haciendo palmas con las orejas. Los CEFOT permanecerán activos y recibirán tropa en función de la evolución de la oferta de empleo público”. Esto dice la nota de prensa ministerial. Vamos, que la gente de la Plataforma que pide un compromiso de que haya alumnos en 2013 para garantizar la continuidad del Centro, lo único que hace es “prolongar” el sentido de la nota de prensa. La alcasenadora lo da por cerrado. Cree que ha alcanzado un éxito.
Pero…
Pero desconoce algunas variables, o sus asesores en la materia no se las han explicado. En los próximos tiempos, breves, veremos de nuevo noticias sobre cierres debidos a los recortes. No es que el Ejército, al incluir la nota de prensa en su web esté manifestando una voluntad de distraer sobre el asunto. En realidad, lo que está haciendo es manifestar su voluntad de mantener los Cefot abiertos, más allá de que las decisiones políticas en el Gobierno vayan en otra dirección. A ningún mando militar le es grato, al contrario, tener que cerrar un cuartel o disolver una unidad.
La realidad, terca, es que la situación económica que llevó a la adopción del acuerdo del “cese temporal de actividades” sigue siendo la misma mientras se debaten los Recortes Generales del Estado, ahora en el Senado (¿presentará la alcasenadora Nevado alguna enmienda para garantizar la continuidad del Cefot? ¿hará lo mismo el alsenador de Trujillo Alberto Casero?).
Esta ley presupuestaria, cuyas previsiones en materia de oferta de empleo están en el origen y es causa de la situación de interinidad del Centro militar cacereño, tendrá una vigencia, en cuanto a esas previsiones, demasiado corta. Cortísima. Por ley, el 30 de septiembre deberá estar presentado en el Congreso el Proyecto de Ley de PGE para 2013. Y ese proyecto deberá recoger la previsión de oferta de empleo.
Si los dirigentes cacereños y extremeños del partido en el Gobierno de la Nación callan como vienen haciendo hasta ahora, transigen, como vienen haciendo hasta ahora, la previsión de una oferta de empleo nula, incluso con disminución en 1.000 o 2.000 efectivos de tropa y marinería, el futuro del Cefot estará definitivamente echado.
Si ahora, en el Senado, la alcalsenadora Nevado demuestra que de verdad está por la labor de que el Cefot continúe, debe dar la batalla, secundada por los demás senadores cacereños y extremeños del PP, ya que los diputados, encabezados por Carlos Floriano no se han atrevido ni a levantar la voz, ni a balbucear.
No espero nada, no debe esperarse nada de quien nada puede ofrecer.
Vale.

Cuando se cumplen dos meses desde que en Cáceres www.elperiodicoextremadura.comdesvelara los planes del Ministerio de Defensa de realizar un “cierre temporal” del Centro de Formación de Tropa nº 1, y el mismo tiempo en que un medio digital (www.elconfidencialdigital.com) reventara un documento confidencial del Ejército de Tierra en el que se se sustentaba ese cierre temporal, una nota de prensa, escueta, del propio Ministerio, habla de que “los CEFOT permanecerán activos y recibirán tropa en función de la oferta de empleo público”.
Con esta escueta nota, que no cambia en absoluto la situación, sino que la clarifica, a mi juicio, a peor, el silente José Antonio Monago, Presidente de la Junta de Extremadura, publicó un tuit “El Ejército mantendrá el CEFOT de Caceres…”, el primero en el que hace mención al asunto, Hasta ahora, silencio cobarde y cómplice con el Ministerio de Defensa para el cierre del Cefot de Cáceres.
Con esta escueta nota, publicada en la web pública del Ejército de Tierra, la alcasenadora de Cáceres, Elena Nevado, emite un comunicado de prensa en el que dice, según despacho de Europa Press: “Defensa ha confirmado al consistorio que los CEFOT “permanecerán activos” y recibirán tropa, “en función de la evolución de la oferta de empleo público”. Ya está tardando la oposición en el Ayuntamiento en reclamar una copia del escrito recibido a media tarde en el Ayuntamiento confirmando eso.
Con esta escueta nota, el BOPP, un medio de comunicación que no olvida su pertenencia a la Editorial Católica y funda gran parte de su línea editorial en un principio básico de la moral tradicional, en la hipocresía, ese medio se hace eco de la noticia y la difunde haciendo palmas con las orejas, sin ninguna capacidad crítica, obviamente por su seguidismo de todo aquello que el Partido Popular determine.
La situción tras la publicación de la nota de prensa en la página web del Ejército de Tierra no ha variado en absoluto, por cuanto el “cierre temporal” del Cefot de Cáceres, recogido en el documento confidencial reventado a finales de marzo estaba exclusivamente vinculado a la ausencia de oferta de empleo público de tropa, y así sigue siendo.
La situación tras la publicación de la nota de prensa en la página web del Ejército de Tierra no ha variado en absoluto respecto a lo que, en visita de “cortesía” comunicó la Subsecretaria de Defensa a la alcasenadora de Cáceres el 5 de marzo de 2012. Y que Elena Nevado ocultó a los ciudadanos.
La situación tras la publicación de la nota de prensa en la página web del Ejército de Tierra no ha variado en absoluto respecto a lo que la propia alcasenadora de Cáceres planteaba en su escrito de 12 de marzo (quince días antes de que El Periódico Extremadura desvelara la situación) dirigido al mismísimo Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
Desde que se conoció esta situación, siempre, siempre, ha sido la vinculación de las necesidades de nuevas contrataciones de tropa profesional, de nuevos soldados para el Ejército de Tierra, lo que ha derivado en que el propio Ejército hablara de “cierre temporal” y que, ahora, seguramente, el propio Ejército haya ido consiguiendo establecer programas de acciones que permitan que los Cefot tengan actividades más allá de su cometido fundamental. Demoledor, por otra parte, el titular de la nota de prensa, que habla, sin ambages, de recortes, de recortes puros y duros.
La situación no ha cambiado porque no hay perspectivas (salvo juegos malabares que se pudieran estar produciendo y que, finalmente, podrían dejar en muy mal lugar al Ministro… ya los comentaremos si van por ahí los derroteros) de que se pueda sacar una oferta de empleo para tropa profesional durante 2012. La tramitación de los Recortes Generales del Estado, perdón, de los Presupuestos Generales del Estado, es muy clara. A 31 de diciembre de 2012, el número máximo de efectivos de tropa y marinería será de 81.000 (entre Tierra, Armada y Aire). El cierre a 31 de diciembre de 2011 debió ser, conforme a los PGE, de 83.000. Esto quiere decir que durante 2012 han de producirse 2.000 bajas netas antes de que pueda producirse una oferta de empleo que permita no bajar de los 81.000… ni tampoco superarlos.
Los PGE recién aprobados en el Congreso, pasan ahora al Senado, donde es de esperar que Elena Nevado, Alberto Casero y Pablo Elena, senadores del PP electos por la provincia de Cáceres, presenten enmiendas que garanticen la continuidad efectiva del Cefot, más allá de una vinculación con la oferta de empleo público que lleva al cierre definitivo. Pero no lo harán. No lo harán porque no serán capaces de enfrentarse a su partido.
Es de esperar que desde la presidencia del Partido Popular de Extremadura, su titular, José Antonio Monago, dé instrucciones precisas a los senadores citados para que hagan efectivas enmiendas encaminadas a garantizar, sin ningún genero de dudas o vinculaciones cogidas con alfileres, la continuidad del Cefot. No lo hará, porque no lo ha hecho hasta ahora y no es capaz de enfrentarse a su partido.
Es de esperar que el número 3 en el organigrama de la dirección nacional del Partido Popular… Ah, que el número 3, Carlos Floriano ya había desaparecido en el combate nada más iniciarse, como un capitán cualquiera del Costa Concordia…
La situación no ha cambiado con la nota de prensa del Ministeri de Defensa porque no ha cambiado nada, absolutamente nada, en el proyecto de Ley de Recortes Generales del Estado durante su tramitación en el Congreso. Y no cambiará nada en el Senado.
Pero es más. Esta Ley presupuestaria tendrá una vigencia práctica de solamente seis meses, pero quedará totalmente aniquilada el 30 de septiembre próximo, cuando, por Ley, el gobierno del Partido Popular presente en el Congreso el Proyecto correspondiente para el ejercicido de 2013. Las perspectivas de recuperación económica son nulas, el dinero necesario para pagar las desvergüenzas delictivas de Rato y sus secuaces del PP en Bankia, minan aún más la capacidad del Estado.
La vinculación del futuro del Cefot a la oferta pública de empleo son un respiro de 4 meses, hasta finales de septiembre. Todas las previsiones y análisis en materia de necesidades de efectivos de tropa y marinería (y de cuadros de mando, también) se marcan en la línea de una nueva disminución. Si a 30 de septiembre, en el Proyecto presupuestario para 2013 se marcara el mínimo previsto en la vigente legislación (80.000 efectivos), la realidad sería, será, el cierre efectivo del Cefot de Cáceres. Y eso solamente se remedia con una enmienda en el Senado a los PGE de 2012 aumentando el número, de 81.000 a 83.000, lo que garantizaría una oferta de empleo para cubrir lo que resta de 2012 y todo 2013. Pero eso no tendrán agallas de plantearlo los dirigentes del PP en Extremadura.
Cuando se habla de cuarteles desde la óptica política provinciana, la semántica falla. Un cuartel solamente puede estar activo cuando la unidad militar que lo ocupa puede cumplir la misión que fundamenta su existencia. Y la nota de prensa del Ministerio no garantiza que el Cefot pueda cumplir su misión (no por falta de adecuación, precisamente) porque el propio Ministerio no es capaz de cumplir la suya. Las unidades militares, como se dice ahora de las grandes empresas en los proyectos de marketing, tienen su razón de existir en la misión que han de cumplir. La semántica pobre que destilan las declaraciones públicas de algunos dirigentes políticos y el seguidismo que de ella hacen los medios de comunicación afines solamente crean confusión y dan un beneficio mínimo a corto plazo. En este caso, con fecha de caducidad a 30 de septiembre.
Vale.

Abundancia

cercadelasretamas —  mayo 25, 2012 — Deja un comentario
Para estos tiempos, conviene recordar letreros y calles como esta. Mucha gente no sabrá ni dónde está. Evidentemente, gente de Cáceres. Es una cuestión local.

Vale.

El 5 de marzo de 2012, la alcasenadora de Cáceres, Elena Nevado, se reunió con la Subsecretaria de Defensa, Irene Alcahud. Tuvimos los ciudadanos conocimiento de la reunión por una nota de prensa remitida por la alcaldía de Cáceres a los medios de comunicación. Se decía que había sido de “cortesía”. Los hechos conocidos después demuestran dos cosas: que la reunión no fue de cortesía y que la alcasenadora de Cáceres mintió en papel oficial.
El 12 de marzo de 2012, la alcasenadora de Cáceres, Elena Nevado, remitió una carta al propio Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. El contenido de esa carta permanece en el más oscuro de los secretos en contradicción con la transparencia de la que presumen (y carecen) los dirigentes del PP. En la carta secreta, la alcasenadora de Cáceres refiere a su conmilitón Mariano que ha sido informada del futuro cierre del Cefot.
El 20 de marzo de 2012, la alcasenadora de Cáceres, Elena Nevado, se reunió con el presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago. Los asuntos tratados, según la información facilitada a los medios de comunicación, son todos los del ordinario de las relaciones entre Ayuntamiento y Junta. No se menciona que se tratara el asunto Cefot. Es de tal clamor la ausencia de ese tema que, sin duda, fue el único tratado.
El 27 de marzo de 2012, El Periódico Extremadura (www.elperiodicoextremadura.com) publica una información demoledora sobre el futuro del Cefot. Futuro que ya conocía la alcasenadora de Cáceres, Elena Nevado. En los días siguientes, el mismo periódico completa sus informaciones que, claramente, se refieren al cierre sine die del Centro de Formación de Tropa de Cáceres. Mientras, el otro medio escrito de información, de marcada línea de apoyo al PP, se dedica a intoxicar, por activa o por pasiva, tratando de confrontar las bondades del Centro militar de Cáceres con el homólogo de San Fernando, que sí mantiene su continuidad.
En estas fechas y con las informaciones publicadas, la alcalsenadora de Cáceres, Elena Nevado, se hace la sorprendida, como si el 5 de marzo no hubiera sido informada convenientemente, y como si el 12 de marzo ella misma no hubiera escrito a Mariano Rajoy pidiendo socorro, con la ingenuidad de creer que el indolente Mariano fuera capaz de tomar alguna decisión.
A la vista de las informaciones, la alcasenadora Elena Nevado, en una estrategia de marketing, en realidad de publicidad al más puro estilo goebbeliano, comienza a promover la reactivación de una antigua plataforma ciudadana. En su estrategia, iniciada a través de la coordinadora de las AAVV, afin al PP, es secundada por otros colectivos y se suman a ella, por inercia, sin capacidad crítica, sindicatos de clase (CCOO y UGT) y el PSOE. La plataforma, capitalizada mediáticamente por el propio PP, tiene la única finalida de defender la incompetencia de la propia Elena Nevado.
El 19 de abril de 2012, la alcasenadora de Cáceres, Elena Nevado, recibe una carta firmada por Jorge Moragas, compañero de reparto de Thais Villas en El Intermedio y, actualmente, Director del Gabinete de Mariano Rajoy. La carta es respuesta a la remitida el 12 de marzo por la alcasenadora al Presidente del Gobierno. La carta que se resiste a que se conozca. Pero que de la respuesta de Moragas se desprende algo demoledor: la alcaldesa de Cáceres está preocupada por el posible cierre del Cefot. Está preocupada el 12 de marzo, y, sin embargo, quince días después se muestra sorprendida y emocionada por las informaciones publicadas.
Con una carta tan insustancial en su respuesta como la remitida por el frívolo Moragas, el primer teniente de alcalde, Valentín Pacheco, proclama que “Rajoy comunica a Nevado que no hay nada decidido sobre el Cefot”. El BOPP aplaude con las orejas.
Mientras todo esto sucede, la plataforma, ajena consciente o inconscientemente a la estrategia de publicidad y propaganda puesta en marcha por el PP para tapar las vergüenzas políticas de la alcasenadora, sigue repartiendo lazos verdes, colocando carteles y pancartas.
El 8 de mayo de 2012, el Congreso de los Diputados votó en contra del manteniento plenamente operativo del Centro de Formación de Tropa, planteado por el PSOE en una enmienda a los Presupuestos (mejor dicho, Recortes) Generales del Estado. Los diputados del PP de Extremadura, encabezados por Carlos Floriano, votaron en contra, traicionaron los intereses de la región. Y luego hablan. Carlos Floriano consumó, con su silencio primero, y con su voto en contra después, una traición a Extremadura y a su ciudad, una traición que ya debería haberle supuesto la reprobación pública, sino fuera porque quienes sustentan la estrategia de propaganda de la alcasenadora, compran diariamente el BOPP o lo leen en la oficina, y van a misa diaria, son los mismos que han votado para que se siente en el escaño.
El 16 de mayo de 2012, con la traición ya consumada por Carlos Floriano, la alcasenadora de Cáceres, Elena Nevado, se reunió con el Secretario de Estado de Defensa. De aquella reunión quedan: un episodio chusco en las proximidades de Castellana, 109, debidamente elevado a la categoría de noticia por el BOPP, una fotografía más chusca aún de la propia alcasenadora y un señor que parece que pasaba por allí, y nula información sobre lo que, durante una hora, pudo decir el número 2 del Ministerio.
Consumadas traiciones a Extremadura por los diputados nacionales del PP, viento en popa la publicidad y propaganda de la alcasenadora Elena Nevado, solamente queda un pequeño detalle: el silencio vergonzante, vergonzoso, del valiente exhibidor de testosterona José Antonio Monago, dizque presidente de Extremadura, pero que está demostrando por pasiva, en este asunto, que Cáceres is not Extremadura.
¿Cuándo tendrá la valentía de decir lo que piensa, cree, sobre este asunto el presidente de la Junta de Extremadura? ¿Tendremos ocasión de conocer el valor de Monago defendiendo los intereses de Cáceres, de Extremadura, ante sus superiores? ¿Sabremos alguna vez si Monago conoce el conducto reglamentario para poner negro sobre blanco ante Mariano Rajoy y Pedro Morenés que el Cefot no debe cerrarse?
En el caso de Monago (y de Carlos Floriano) ya sabemos que no tienen valor ni se les presupone. Ya sabemos que están traicionando los intereses de Extremadura y de Cáceres. Y también sabemos que el conducto reglamentario que deben seguir ante su falta de valor, su traición, solamente les puede llevar a la dimisión de sus cargos si fueran consecuentes con las barbaridades y grandilocuencias con las que se expresaban cuando estaban en la oposición a la que deben volver, precisamente por conducto reglamentario.
Vale.

Elena Nevado (izq) y el Consejero Batalla por los alrededores de Castellana, 109
(Foto: Ayuntamiento de Cáceres)
Leyendo la carta que el antiguo protagonista de El Intermedio, Jorge Moragas, y ahora Director del Gabinete de Mariano Rajoy, dirigía a la Alcaldesa de Cáceres, la conclusión era sencilla: nada entre dos platos.
Hoy, la alcaldesa de Cáceres, y además senadora, se ha reunido con el Secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, acompañada por el consejero de Administración Pública de la Junta de Extremadura, uno del equipo de los mejores, según Monago.
La reunión, era incluida en la agenda de prensa para el día de hoy en el apartado de la Junta de Extremadura del siguiente modo: 17,00 horas: en Madrid, el consejero de Administración Pública, Pedro Tomás Nevado-Batalla, acompaña a la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, a la reunión que mantendrá con el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles Salaverría, sobre la situación del Cefot, en el Ministerio de Defensa.
También, en la misma agenda, dentro del apartado de previsiones del Ayuntamiento de Cáceres, la misma reunión se incluía así: 17,00 horas: en Madrid, la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, acompañada del consejero de Administración Pública, Pedro Nevado, se reúne con el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, para reivindicar el mantenimiento del Cefot, en el Ministerio de Defensa.
La Alcaldesa iba a reivindicar el mantenimiento del Cefot. Si la carta de Moragas era nada entre dos platos http://cercadelasretamas.blogspot.com.es/2012/05/nada-entre-dos-platos.htmlla información que ha trascendido de la reunión con el número 2 del Ministerio de Defensa es el postre de un plato que hará que el Cefot muera por la inanición y el abandono.
Ante la firme y potente reivindicación planteada por la brava alcasenadora ante el SEDEF, Pedro Argüelles no ha tenido más remedio que claudicar y, por eso, según interpreta el propio Ayuntamiento, la propia alcaldesa, se ha rendido asumiendo esta dfinitiva posición: En la reunión, el secretario de Estado ha transmitido a Nevado que todavía “no hay ninguna decisión tomada” sobre el futuro de la instalación cacereña, a la vez que ha indicado que sí conoce de la inquietud que se está mostrando desde la ciudad extremeña, informa el Ayuntamiento de Cáceres en nota de prensa.
Que la reunión se plantee y publicite como una acción reivindicativa y todo se reduzca a que “todo sigue igual”, a que el cierre del Cefot es inevitable (para los dirigentes extremeños del PP) demuestra la escasa, la nula capacidad política de Elena Nevado, y la escasa, nula capacidad política del “consejo de los mejores” nombrado por Monago, cuyo silencio es cómplice, cooperador necesario en la desaparición del Cefot.
Si la nada entre dos platos era la carta, fatua, pero esclarecedora, de Moragas, el comunicado de prensa del Ayuntamiento presidido por Elena Nevado, y la fotografía que lo acompaña, que parece hecha por uno que pasaba por allí con una cámara de las que regalan con los paquetes de detergente, es el postre de la más absoluta nadería, de los fuegos artificiales más cutres de la histroria de las fiestas de pueblo.
Si de verdad Elena Nevado quiere dejar de que los ciudadanos se tomen a cachondeo su aparición detrás de pancartas, no comenten su nadería más absoluta, debería hacer pública la carta que el 12 de marzo de 2012 dirigió al Presidente del Gobierno. Carta que remitió después de reunirse con la Subsecretaria de Defensa, Irene Alcahud, en la que ésta le comunicó la previsión de cierre del Cefot. Para todo lo demás, ya tenemos las clase de idiomas del mudo Monago, o los desmentidos de cacerías en África del diputado Carlos Floriano.
Vale.
El BOPP publicaba el pasado 28 de abril una información facilitada por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cáceres sobre el futuro del CEFOT. El titular de la “información” era “Rajoy comunica a Nevado que no hay nada decidido sobre el Cefot”.
El teniente de alcalde exhibió ante los medios de comunicación la carta, firmada por el compañero de reparto de Thais Villas en El Intermedio, Jorge Moragas (parece ser que también Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno). Pero no facilitó copia. Por si acaso. También el teniente de alcalde dijo que la carta desmentía “las críticas lanzadas por la oposición sobre la falta de firmeza del Gobierno municipal en relación al Cefot”.
Vista la carta… nada entre dos platos.
Ni el titular de la presunta información es cierto, porque Rajoy no comunica a Nevado nada, ni la carta desmiente las críticas. Al contrario, las refuerza.
Porque, además, lo que firma Jorge Moragas es un insulto. No se puede reclamar de los extremeños contribución alguna para el objetivo nacional de la recuperación económica y estar cerrando, al mismo tiempo, una de las mayores fuentes de ingresos de la economía local de la segunda ciudad de la Comunidad.
Y en lo que concierne al CEFOT y su futuro… nada entre dos platos. Porque decir que en el Ministerio de Defensa “se está estudiando el tema [el cierre del Centro de Formación] en profundidad, para actuar de la mejor manera posible”, cuando el escrito de la alcasenadora de Cáceres es de fecha 12 de marzo y la respuesta de Moragas es de 19 de abril (¡cinco semanas!) es demostrar que no solamente el asunto se está estudiando, sino que la decisión está tomada, como ya le informó, sin duda alguna, la Subsecretaria de Defensa el 5 de marzo, en aquella visita de cortesía que no lo era.
Nada entre dos platos es lo que tienen los trabajadores del Cefot, los militares que cada día vez más cerca la hora de hacer las maletas, y los civiles, que cada día vez más cerca la incertidumbre de su futuro. Algunos, de algunas contratas ya han conseguido saber lo que les espera: la cola del parto.
Nada entre dos platos es lo que se esconde detrás del pomposo titular del BOPP, porque nada hay en la carta que diga que no hay decisión tomada, porque lo que firma Moragas y la nada más absoluta, salvo el insulto de pedir contribución a quien le estás robando la cartera, es lo mismo.
Vale.

Cuando el cierre del Centro de Formación de Tropa nº 1, de Cáceres, trascendió a los medios de comunicación (perdón, a un sólo medio, el otro forma parte de la tropa que lo cierra), al Alcasenadora Elena Nevado azuzó la reposición de una extinta Plataforma que hubo de crearse cuando, también con el Partido Popular en el Gobierno de la Nación, se quería cerrar el Centro, entoncescon el nombre de CIMOV nº 1. Lo hizo, como ya se señaló en este blog, en defensa propia. La Alcasenadora creó una barricada en la que esconderse, y desde la que lanzar fuegos artificiales para distraer al personal.
Fuegos artificiales han sido también la pomposa atribución a Mariano Rajoy, dicen que Presidente del Gobierno, de una carta en la que dice a la primera edil de la ciudad no hay nada del cierre. La carta, que no se ha enseñado ni se ha facilitado a la oposición y a los medios de comunicación, no la firma Rajoy, la firma el compañero de reparto de Thais Villas en El Intermedio, Jorge Moragas. Y probablemente nunca la conoceremos.
Ahora, esa barricada puesta en marcha por Elena Nevado se extiende toda Extremadura por la gracia de un gobierno regional presidido por José Antonio Monago, que todavía no ha dicho, de su boca, nada en absoluto sobre el asunto, y que, como general al mando de la tropa pepera en la comunidad ha enviado a una teniente de complemento y a un cabo furriel a reunirse con la Plataforma.
Ahora, esa barricada se esconderá detrás de pomposas mociones a aprobar por la Fempex, como la aprobada por el Ayuntamiento de Cáceres o la Diputación Provincial cacereña. Pero de lo gordo, de la chicha, nada.
Ahora se está a la espera de que el presidente del PP en Extremadura y Presidente de la Junta de Extremadura se ordene a sus diputados en el Congreso que presenten enmiendas a los RGE (Recortes Generales del Estado) para modificar el artículo 23 del proyecto y la disposición vigésima segunda del mismo para que durante este año se puedan convocar suficientes plazas de tropa para que sean instruidos en el CEFOT 1 de Cáceres, y dotar presupuestariamente su funcionamiento.
Pero esto nunca lo harán porque saben que ya está echada la suerte del Centro cacereño y no tienen agallas políticas para hacerlo.
Estas gentes que han aprendido marketing primario creen que levantando una gran barricada con todos los pueblos de Extremadura se van a librar del honor de cerrar 60 años de historia de formación de nuevos soldados, y de enterrar una tradición de permanencia de guarnición en la ciudad de Cáceres. Dada la incapacidad política van a conseguirlo.
Espero que cuando el cierre esté negro sobre blanco tengan la decencia política de reconocer que lo que ahora hacen son fuegos de artificio para entretener al personal.
Vale.