Archivos para Ayuntamiento de Cáceres

Las imágenes que aparecen en esta entrada se corresponden con la decisión del Ayuntamiento de Cáceres de colocar unos contenedores de recogida de basuras compartiendo el espacio con una parada del autobús urbano. Todo un síntoma.

Seguramente, si alguien preguntara al concejal de turno, diría que es una cosa que han decidido los técnicos, y los técnicos, que es una petición de la empresa concesionaria de basuras, y la concesionaria, que es una decisión… y así ad infinitum.

La realidad es otra. La realidad es que en el Ayuntamiento de Cáceres abundan los sociópatas. Y eso no es más que responder a aquel dicho: “los niños, lo que ven en casa”. Al equipo de gobierno, del Partido Popular con la inestimable colaboración de los gorrillas de Ciudadanos, la apatía del PSOE y la inanidad aparentemente utópica de Podemos, los ciudadanos (ahora súbditos, tras el triunfo justiciero de Urdangarín) se la traen al pairo.

Los mismos servicios técnicos que pueden argumentar, como excusa inadmisible, que colocar las mierdas en la parada del autobús urbano, es una petición de la concesionaria de basuras, son los mismos que deciden dónde ubicar las paradas. Los mismos sociópatas que ignoran que hay personas que utilizan el transporte público. Se la sudan. Y luego, cuando alguien les critican, se hacen los ofendidos. Como si pudieran, valientes son. Y en Cáceres son valientes herederos de valientes.

Los concejales del Partido Popular, con la alcaldesa Nevado al frente, si son preguntados, se escudarán en los servicios técnicos. En esos servicios técnicos que dependen de ellos y que están a su servicio antes que al de los ciudadanos.

Estas imágenes son una muestra de la sociopatía que quienes detentan el poder (los técnicos) y quienes lo ostentan (nominalmente, los concejales) demuestran y exhiben cuando disponen de los resortes que permiten hacer ver ante los demás quién manda. Y así engordan.

No sería normal que estas cosas se produjeran si quienes toman las decisiones no fueran otra cosa que lacayos del poder, entendido como relaciones de poder contra la mayoría.

Por eso, cuando estas situaciones se producen, los gorrillas de Ciudadanos se alinean, siempre, con el poder. Porque es más fácil recibir dádivas de quienes lo ostenta que de quienes lo sufren.

Estas imágenes son, sencillamente, una falta de respeto, un sirvengonzonería que se reparte entre quienes aparentemente toman las decisiones (los técnicos, la concesionaria de basuras) y los miembros del equipo de gobierno. Con la particularidad de que el equipo de gobierno, los concejales del PP y la alcaldesa al frente saben bien lo que hacen: deciden no colocar un punto limpio de recogida de escombros en Macondo (su gente, su clase) y colocarlo en El Junquillo (desharrapados, entienden).

La falta de respeto de las imágenes son la muestra inequívoca de que el Partido Popular, en compañía de una casta “valiente” de técnicos, son sociópatas.

Vale.

A comienzos de diciembre de 2012, al hilo de una información que publicaba el diario regional HOY, publiqué una entrada sobre el edificio propiedad de Caja de Extremadura en el número 15 de la calle San Pedro, de Cáceres (https://cercadelasretamas.com/2012/12/06/caceres-cerrado-por-falta-de-uso-xiii-caja-de-extremadura/). Ahora, nuevamente el diario Hoy publica una información sobre el mismo inmueble y el mismo motivo: el desalojo de casi todo el inmueble y su disponibilidad “para el mercado inmobiliario”.

Ya en aquella entrada me refería a que la ficha catastral disponible en la web pública del Catastro se refería a un inmueble con una superficie construida de 1.620 m2. Y también el Catastro señalaba el año de construcción: 1968. Ha de entenderse, por tanto, que ese inmueble debería estar incluido en el correspondiente censo de Contribución Urbana (ahora, Impuesto de Bienes Inmuebles) devengando el gravamen referido a los 1.620 m2.

cajadeextremadura-central-5927503qd2752h0001ib

Ficha catastral. 2012.

Sin embargo, ya en aquella entrada calculaba que la superficie construida era muy superior, y, según medición poco exacta, pero sí aproximada, realizada sobre la planimetría del Catastro en internet, la superficie construida estaría en torno a los 3.840 m2. Es decir, una diferencia de 2.220 m2, cuya tributación ha sido escamoteada a las arcas municipales, ¿con conocimiento o sin él del Ayuntamiento?

La información que publica el Diario HOY señala que la superficie es de 4.032 m2, es decir, 192 m2 más de los que calculé para mi entrada de diciembre de 2012.

Consultada al día de hoy la misma fuente, la Oficina Virtual de Catastro, la ficha del inmueble arroja la superficie citada por el Diario Hoy (http://www.hoy.es/caceres/201612/19/liberbank-vacia-trabajadores-edificio-20161219003145-v.html) pero aporta algún dato interesante.

Mientras que la información catastral de 2012 señalaba como año de construcción el de 1968, en la actual se mantiene el año de construcción, pero se apunta el de 1975 como año de reforma. La diferencia de superficie construida entre ambas fichas es de 2.412 m2.

5927503qd2752h0001ib

Ficha catastral. 2016.

Si tomamos como referencia el año de 1975, el año que el Catastro señala la reforma última (seguramente el año de construcción del actual inmueble), hasta el que se hiciera la revisión de los datos (siendo generosos, aproximadamente en 2013 o 2014, cuando se produjera el traspaso de activos de Caja de Extremadura a Liberbank), han sido casi 40 años los que ese inmueble ha sido gravado con una superficie dos veces y media menor de la real.

¿Cuánto dinero ha dejado de ingresar el Ayuntamiento por esa diferencia de superficie construida? ¿Puede acreditarse por el Ayuntamiento los impuestos devengados en concepto de IBI por ese inmueble y si se corresponden con la superficie real? ¿Ha tenido, a lo largo de estas casi cuatro décadas algún responsable político municipal de la situación? ¿Se ha intentado alguna vez por el Ayuntamiento que este inmueble figurara en el censo catastral de Contribución Urbana y abonara los impuestos correspondientes a su superficie real?

Vale.

En agosto de 2015 escribí en esta misma Cerca sobre el uso, creía y creo, que indebido, de la terraza superior de la Plaza de San Jorge (https://cercadelasretamas.com/2015/08/07/la-terraza-de-mi-tasca-es-particular/).

Ahora, otra terraza viene a confirmar el desbarajuste, falta de respeto al entorno monumental y, sobre todo, incompetencia, que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cáceres luce en cualquier gestión que le toca.

Me refiero al disparate visual que supone la autorización de colocación de la terraza de otra tasca en la parte superior de la escalinata que lleva al Arco de la Estrella. Un despropósito que produce sonrojo por cuanto, de entrada, es una falta de respeto a la puerta de acceso de los cacereños y turistas al recinto monumental.

El impacto visual es grande y da lugar hasta que, como en muchas otras cuestiones, nos lo tomemos a guasa (mientras la incompetencia siga campando por los despachos municipales, es una opción que tenemos para hacer más llevaderas las alcaldadas) y creamos que no es real, que es imposible que ni haciéndolo adrede, se cometan estas tropelías.

Arco de la Estrella

Pero, como sucede en estos casos, las explicaciones (las excusas más bien) superan con creces lo que uno puede pensar. Así, en el Diario HOY de hoy mismo aparece una información que, en lo referido al turno de explicaciones desde el consistorio, agravan el asunto.

En principio, la razón por la que se autoriza en ese lugar la colocación de la terraza es porque el espacio que venía utilizando, sobre los soportales de la antigua farmacia de Escribano, amenaza ruina y ha sido precintado. Por tanto, estaríamos ante una utilización provisional. ¿No cabía otra solución? Claro, que cabe: que no haya terraza.

Esta opción, que no hubiera terraza, sin duda, puede acarrear alguna cuestión económica, desde la más sencilla devolución de las tasas por ocupación del espacio público que hubiera abonado la tasca, hasta que, decretada la anulación de la autorización, la tasca reclamara del Ayuntamiento no solo la devolución de las tasas sino el lucro cesante. Pánico para las arcas municipales llenas de telarañas.

Sin embargo, según el mismo medio de comunicación, que transmite lo que le dicen sin evaluar el valor de la “información” señala que el portavoz del equipo de gobierno, del Partido Popular, “también dijo que el Ayuntamiento aún tiene que determinar si ese espacio dañado es de titularidad pública o privada.” ¡Acabáramos!

Ahora resulta que el lugar en que ha venido, durante años, colocándose la terraza no sabe el Ayuntamiento si es de titularidad pública o privada. ¿Cómo ha cobrado las tasas hasta ahora… si las ha cobrado? ¿Si es de titularidad privada y el Ayuntamiento ha cobrado tasas “por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local”, no tendrá que pagar al propietario lo cobrado? ¿Podrá el propietario reclamar al Ayuntamiento por, incluso, apropiación indebida de un espacio que no es suyo?

Que el portavoz del equipo de gobierno no sepa si ese espacio es público o privado es otra vez la muestra de que en el Ayuntamiento de Cáceres no hay… gobierno. ¿No hay un inventario de bienes y derechos? ¿No hay un Negociado de Inventario o una Sección de Patrimonio? Parece que sí, pero parece que no.

Y mientras, el atentado contra el Patrimonio Histórico estará ahí, no se sabe por cuánto tiempo, o hasta que la vergüenza, si la hubiera en algún despacho municipal, aparezca. Aunque lo dudo.

Y a todo esto, como el machacón eslogan de Elena Nevado en la pasada campaña municipal: ¡Qué bonito es Cáceres! ¡Qué bonito es Cáceres! ¡Qué bonito es Cáceres! Y ya está.

Vale.

 

El 20 de marzo de 2009, el Ayuntamiento de Cáceres, tras una inversión de 88.000 euros, ponía El Refugio a disposición de la Asociación de Reporteros Gráficos de la ciudad, que junto con la Asociación Enfoca, abrieron una exposición para dar contenido al inmueble. Creo que si no fue la última fue la penúltima.

Desde hace mucho tiempo el inmueble permanece cerrado, como otros muchos. En este caso, además de ser un punto más en la larga lista de espacios cerrados, es un síntoma de una ciudad que dormita entre rotonda y rotonda.

el refugio

Una ciudad cuyos líderes (los concejales son los líderes “más cercanos”) se aventuran a querer para la ciudad, gratis, por supuesto, la vieja cárcel, que tiene 11.000 m2 construidos y que tiene un pequeño inmueble de menos de 200 m2 sin saber qué hacer con él.

composicion1

Claro que… como no se destine a usos culturales, no parece que haya ningún otro uso posible. La Asociación de Reporteros Gráficos se hizo con El Refugio, pero a día de hoy, y desde casi al día siguiente de la primera exposición, no tiene uso.

Las razones no se conocen porque la Asociación no ha vuelto a pronunciarse sobre lo que parece todavía (¿o no?) su sede social, ni ha vuelto a organizar nada en el lugar. Prefiere lugares más céntricos, más cercanos.

Organizar actividades culturales en cualquier barrio no parece de interés. Quizás porque quienes en esta ciudad, en este pueblo con rotondas, tienen intereses culturales esperan que los espacios que de verdad pueden ser atrayentes no estén en el quinto coño o en lugares tan extraños como El Refugio.

A estas alturas, no se sabe si el inmueble está ocupado o vacante, ya que no aparece en el listado de locales que puede verse en el portal de transparencia del municipio. Tampoco se sabe si está plenamente incorporado y en qué condiciones jurídicas al inventario municipal. No sería el primer caso.

composicion2

Ahora que el Ayuntamiento ha sacado la convocatoria de subvenciones para asociaciones culturales, en las que tendrán preferencia las que tengan más de 15 años de antigüedad (básicamente, solamente hay una, y santa, por cierto) o las que dediquen actividades a cuestiones solidarias (básicamente, en ese sur de Europa solamente hay una), ahora sería el momento de saber para qué quiere el Ayuntamiento determinados espacios. Sin duda, ni la asociación santa ni la del sur de Europa querrían tener que dar uso a El Refugio.

En Cáceres, la iniciativa cultural no va por barrios. Ni va por los barrios. Llevar una exposición de casa de cultura en casa de cultura no es programar cultural, es cubrir desconchones en las paredes.

¿No hay ninguna asociación cultural a la que no le importe dar uso real a El Refugio? ¿No hay nadie en el Ayuntamiento a quien le inquiete la cultura y que esté dispuesto a que la creatividad tenga acogida en un espacio público?

Me atrevo a decir, ya, una respuesta para las dos preguntas. Para la primera, sí, pero poquito, poco tiempo. Para la segunda, rotundamente, no.

Vale.

Pasar por algunas calles céntricas que en su día eran pasos obligados para muchos cacereños y visitantes, pone en estos últimos años un punto de nostalgia, cuando no de malhumor. La calle de Moros, bautizada, paradojas de los callejeros, como General Margallo, era hasta hace pocos años la salida natural del centro de la ciudad (Plaza Mayor, Ciudad Monumental) en dirección a la Plaza de Toros. Hoy, muy pocos vehículos y menos viandantes la caminan. Y en ese caminar uno se tropieza con inmuebles cerrados, en venta, en mal estado, junto a otros cuyos vecinos se esmeran en mantener.

Así, a media calle, en los números 45-47 (o 49-51, según el Catastro) nos encontramos con dos edificios, uno completamente demolido, el número 45, y otro, que hace esquina con la calleja Palafox, demolido hasta su planta primera. La imagen es desoladora. No se trata de una demolición previa a la reconstrucción de los edificios que allí hubo, sino una demolición que muestra, como un auténtico monumento, que el paso del tiempo es inexorable también para las ruinas. Y la imagen es de pura ruina.

Margallo45 margallo47

La suma del suelo de los dos inmuebles es de 279 m2 y la superficie que hubo construida, según el Catastro, de 744, es decir, el equivalente a unas siete viviendas.

Si los datos disponibles no son erróneos, el inmueble más pequeño, y que lleva demolido varios años, es propiedad de la Fundación Valhondo. Se trataba de una casa de dos plantas, con fachada encalada, y de construcción de finales del siglo XIX. La casa de mayor superficie y alturas, en su momento, parece una construcción posterior, del primer cuarto del siglo XX.

conjunto

Afortunadamente, como señalaba al principio, la vieja calle de Moros ya no es paso obligado para visitantes y la visión del abandono y la dejadez causa menor daño a la imagen de la ciudad.

Además, ese abandono, esa dejadez, pueden ser el origen, son el origen de una situación que puede dar lugar, si no lo es ya, a un nido de suciedad, de ratas, de focos de infección.

conjunto1

Existen muchas opciones para que desde el Ayuntamiento, en manos del Partido Popular gracias a Ciudadanos, si no estuviera el equipo de gobierno sin cabeza y sin rumbo, se obligara a los propietarios a adecentar los restos, las ruinas, y a mantener la limpieza y la higiene. Pero el Ayuntamiento, con su equipo de gobierno al frente, está en otras batallas: en la de empeñarse en subvencionar los toros, en perseguir a una arrendataria de un local municipal, en pelearse con la Junta de Extremadura o en creer que cambiando tres cosas de nada el servicio de autobuses recuperará usuarios….

La ciudad, cerrada por falta de uso y, sobre todo, por falta de liderazgo desde el Ayuntamiento, no puede mantener en esta vieja calle de Moros, como en otras, edificios ruinosos, aunque sean de particulares, sin que haya el más mínimo atisbo de oposición y de capacidad de oposición.

Vale.

En una pequeña capital de provincia, con una hacienda pública local bajo mínimos, y con un ambiente ciudadano cabizbajo, resignado, cualquier cosa parece un inmenso mundo que va a resolver el futuro, pero que en una semana, o menos, desaparece tapado por la rutina y los pasos perdidos de los vecinos. Si a eso añadimos una administración municipal que no solo está contagiada de la tristeza, sino que parece que es un foco irradiador de melancolías, tenemos el escenario perfecto de una tarde de lluvia: calles vacías, autómatas bajo paraguas…

Así es Cáceres. En este mismo blog puede seguirse una serie de entradas bajo el título genérico de “Cáceres, cerrado por falta de uso”. Una de esas entradas está dedicada, en agosto de 2012, a la ahora llamada “cárcel vieja”.

https://cercadelasretamas.com/2012/08/25/caceres-cerrado-por-falta-de-uso-iii/

Hoy, los periódicos locales hacen altavoz de las “gestiones” que viene realizando el Ayuntamiento (gobernado por el Partido Popular gracias a Ciudadanos). Unas gestiones que los periodistas trasladan lo que les dicen en el consistorio a los lectores. Así, en uno de ellos se lee: “El gobierno municipal ha solicitado al Estado la cesión gratuita del edificio de la cárcel vieja” y en otro: “Eso sí, confirman que se ha solicitado una «cesión a título gratuito».

http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/caceres/ayuntamiento-pide-estado-cesion-carcel-vieja_916654.html

http://www.hoy.es/caceres/201601/29/ayuntamiento-gestiona-hacienda-recuperar-20160129000632-v.html

Más adelante, uno de los periódicos dice: “Sobre la utilidad que se daría al inmueble, en el caso de que la petición del ayuntamiento prosperase, todavía no se ha definido.”, y en el otro: Queda definir si eso es posible y, en ese caso, qué uso se le daría.”

O lo que es lo mismo, el Ayuntamiento de Cáceres, con servicios jurídicos y técnicos cualificados, y dirigido por cargos políticos con estudios de derecho ha solicitado una cesión gratuita de un inmueble propiedad de la Administración General del Estado sin saber cuál es el estado del inmueble, sin saber para qué lo reclaman, sin haber evaluado los costes para un hipotético uso desconocido, sin saber si va a tener fondos para recuperarlo y ponerlo en ¿qué servicio o servicios?.

Claro, que el titular de la portada de un periódico viene bien. Conviene a los intereses de los miembros del equipo de gobierno municipal, con su alcaldesa a la cabeza: un poco de propaganda vale. Otra cosa es que los periodistas, digo relaciones públicas, tuvieran cierta curiosidad crítica. Vamos, que les han dicho que estamos haciendo esto y que lo pongáis.

hoy_caceres.750

La realidad es otra. Si en vez de hacer de transmisores de la propaganda municipal los periodistas hubieran tenido alguna curiosidad podrían haber consultado la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas se refiere a las Cesiones Gratuitas de bienes de los organismos públicos.

Así, el artículo 145 dice: Concepto

  1. Los bienes y derechos patrimoniales de la Administración General del Estado cuya afectación o explotación no se juzgue previsible podrán ser cedidos gratuitamente, para la realización de fines de utilidad pública o interés social de su competencia, a comunidades autónomas, entidades locales, fundaciones públicas o asociaciones declaradas de utilidad pública.

Pero es que, además, esa misma Ley, en su artículo 148, titulado “vinculación al fin”, establece: 1. Los bienes y derechos objeto de la cesión sólo podrán destinarse a los fines que la justifican, y en la forma y con las condiciones que, en su caso, se hubiesen establecido en el correspondiente acuerdo.

En este asunto falta solamente saber cómo se realiza, cuál es el procedimiento. Y la Ley lo establece en el artículo 149: “Artículo 149 Procedimiento

  1. La solicitud de cesión gratuita de bienes o derechos del patrimonio de la Administración General del Estado se dirigirá a la Dirección General del Patrimonio del Estado, con indicación del bien o derecho cuya cesión se solicita y el fin o fines a que se destinará, acompañado de la acreditación de la persona que formula la solicitud, así como de que se cuenta con los medios necesarios para el cumplimiento de los fines previstos.

A la vista de lo que señala la Ley, parece que el Ayuntamiento sencillamente hace un anuncio sin contenido, o lo que es lo mismo, un señuelo para que parezca que gestiona.

Si no tienen ni idea de qué uso se le puede dar, si no tiene capacidad financiera para recuperar un inmueble muy deteriorado y si no tiene previsiones financieras para conseguir fondos para los usos, para qué anunciar algo que está tan tan lejos. Quizás los periodistas, digo relaciones públicas, sepan qué publican.

Finalmente, un detalle: la vieja cárcel de Cáceres se construyó sobre terrenos cedidos gratuitamente por el Ayuntamiento (que tuvo que comprar, previamente, los terrenos a propietarios particulares) y con aportaciones económicas del propio Ayuntamiento de Cáceres, de la Diputación y de muchos pueblos de la provincia para conseguir tener una Prisión provincial en la que los detenidos purgaran sus penas con dignidad o esperaran, como le ocurrió al alcalde Antonio Canales y a Dionisia Sánchez Martín, su ajusticiamientos por los golpistas.

Vale.

En nuestro país, las legislaturas duran cuatro años, los que transcurren entre las fechas electorales, salvo, por supuesto, casos en los que se adelantan. Pero partimos de un duración de cuatro años.

Cuatro años para poner en marcha y cumplir el programa electoral del partido ganador. Y, sin embargo, cuatro años no es nada. No da tiempo para nada. Los primeros seis meses se pasan entre tomar posesión, distribuir competencias entre los miembros del equipo de gobierno y enterarse, ligeramente, de cómo funcionan los servicios técnicos y administrativos del organismo que se va a gobernar. O lo que es lo mismo, los cuatro años se convierten, de entrada, en tres años y medio.

Y tres años y medio, no son nada.

En esos tres años y medio, el partido que gobierna tiene que aplicar su programa. Y para ello, lo primero es tener un presupuesto. El heredado, por ejemplo, junio, fue aprobado por el anterior gobierno (fuera o no del mismo partido), no le vale, porque las inversiones prometidas ya no son las mismas, las promesas electorales del programa son distintas. Por tanto, las promesas electorales se retrasan hasta al menos el marzo, abril, del año siguiente si las elecciones han sido en mayo. Casi el primer año se pierde en ordenar plazos, ordenar presupuestos, redefinir promesas, priorizar qué promesas electorales se van a cumplir, si se fuera a cumplir alguna.

Cuatro años no son nada.

Y menos si descontamos el primer año de poner orden. Nos quedan tres años realmente para gobernar. Bueno. Tres años, no, dos, porque el último año ya no sirve para gobernar, sino para cumplir aquello que en los USA se dice del último año del mandato del presidente: el pato cojo.

Pongamos el caso de Cáceres, que me cae más cerca.

El actual equipo de gobierno llegó al poder con las elecciones de mayo de 2011. Tomó posesión a mediados de junio. En julio estuvieron probando las puertas de los despachos, mirando algunos cajones y mirándose al espejo, encantados de haberse conocido. Agosto de 2011, cerrado por vacaciones. Septiembre y octubre, paralizados porque la alcaldesa resultó candida al Senado y había campaña electoral en noviembre. Diciembre se dedicó a festejar las fiestas y el éxito electoral del partido en las elecciones de noviembre.

Durante 2012 y 2013, a vueltas con la herencia, pobre herencia de crisis recibida. Y a tratar por todos los medios de que la mayor baza con la que jugaban, El Corte Inglés, dijera, definitivamente, que sí. Pero también resultó fallido. No quedaba nada de aquellos efluvios electorales de mayo y noviembre de 2011.

Con la crisis encima, con un gobierno de mayoría absoluta de su partido en el Ayuntamiento y en el Gobierno central, no consiguieron el placet del Ministerio de Montoro y, en la práctica, el ayuntamiento de Cáceres está intervenido, razón por la cual, antes del 1 de octubre de 2014 la alcaldesa ha debido informar al Ministerio de Hacienda de las líneas generales del presupuesto para 2015. Líneas generales que sus votantes, los ciudadanos de Cáceres no son dignos de conocer. Practica lo mismo que hace su gobierno de Madrid: a “la superioridad” da una información, a los votantes se la hurta.

Y en estas estamos ya en el último año de legislatura. Cuatro años no son nada.

Porque en la política municipal, la más cercana a los ciudadanos, los resultados se tienen que ver. Es el último año el que determina los éxitos o los fracasos. Es el año de las inauguraciones, de los cortes de cintas.

Hemos llegado a ese último año y todavía no encontramos la tijera para cortar la cinta de inauguración de nada. De nada. No podemos celebrar la primera piedra de El Corte Inglés, dudamos de la continuidad del Cefot, esperamos que la peatonalización de San Pedro de Alcántara no tenga contratiempos, que el dinero de la Junta de Extremadura permita inaugurar el Espación para la Creación Joven del Molino de la Ribera del Marco (que se encontraron terminado y tardaron tres años en conseguir unas migajas de euros de la Junta para los accesos…). Esperamos que el comienzo de las obras del parking de Primo de Rivera (si comienzan) no resulte traumático para el tráfico y tránsito porque el agujero junto al Múltiples podría convertirse en el pozo en que cayeran los votos y no en las urnas.

A menos de un año vista, el balance de la gestión del Partido Popular en Cáceres no puede estar más vacío.

Y en los meses que quedan ya no hay tiempo. Quizás la peatonalización de San Pedro de Alcántara le permita una alegría entre sus más allegados pero que sin duda la aleja de los más de los ciudadanos.

De ahí que el año que nos queda sea un año baldío.

Cuatro años no son nada. Y el último, además, es inhábil a efectos de arreglar lo que no se ha hecho.

Vale.

 

En agosto de 2012, recién comenzada una serie de entradas en mi sitio en la red sobre la deplorable situación de la ciudad de Cáceres, bajo el epígrafe “Cáceres, cerrado por falta de uso”, incluí al Espacio para la Creación Joven, realizado por el gobierno socialista en la legislatura anterior (2007-2011).

El actual equipo de gobierno, del Partido Popular, que goza de una mayoría absoluta aplastante, se encontró, en junio de 2011 el ECJ terminado en el antiguo Molino de Aceite de la Ribera del Marco.

Desde entonces, de junio de 2011 hasta ahora han pasado tres años en los que la mayoría aplastante del Popular ha demostratado una aplastante incompetencia.

Hoy, un concejal de esos de la mayoría absoluta publica un artículo lleno de lugares comunes y un tufo de soberbia propios de otros tiempos.

Uno de los lugares comunes, frases hechas o tópicos, como se les quiera llamar es que “a partir de septiembre van a tomar la temperatura de los jóvenes de la ciudad”. ¿Colaboración con el colegio de enfermería, algún centro de salud próximo, práctias de la Escuela Universitaria?

El concejal, que en ningún momento dice que el edificio se lo encontraran terminado, se refiere a a que han tenido que pedir socorro a la Junta de Extramadura para finalizar las obras (¿no han tenido tiempo en tres años de asfaltar el acceso, que era lo único que faltaba?

Que se tarden tres años en asfaltar 80 metros de camino demuestra la temperatura política de una mayoría aplastante de los concejales.

Pero es más. Ese mismo concejal que hoy se marca el farol de que van a poner en marcha el ECJ para que los jóvenes de la ciudad… ese mismo, y todos sus correligionarios votaron el jueves (¿el mismo día que el técnico del área de juventud redactó el escrito para la firma del concejal que hoy publica el HolaPP?) en contra de una propuesta de la oposición que pedía mayor participación de los jóvenes en los asuntos de la ciudad.

Que ahora se anuncie que el dinero para poner en marcha el ECJ venga de la Junta de Extremadura, quiere decir que la mayoría aplastante de los concejales del Partido Popular han estado desde junio de 2011 tocándose las narices con este y con otros muchos asuntos. Y ahora, cuando ya se vislumbra la cuenta atrás de la legislatura, piden socorro al gobierno de Iván Redondo para que les lance un salvavidas, un salvavotos.

Eso de tomar la temperatura de los jóvenes para poner en marcha el ECJ es una solemne estupidez, propia de quien no tiene ni puñetera idea de lo que los jóvenes necesitan y llevan tres años en el ¿gobierno? pasando olímpicamente de ellos. Porque además, parece que lo que pretenden es que la concejalía del área esté en ese espacio. Esto es otra mayúscula estupidez. El EJC se concibió para los jóvenes, para que pudieran tener un espacio en el que desarrollar sus capacidades creativas y culturales. Y meter el poder que sobre estos asuntos representa la concejalía es condenar al fracaso el conjunto.

Porque si los jóvenes “huyen” de algo es de tener en el pescuezo el aliento “de los que mandan” cuando se trata de arrancar ideas, de crear, de ensayar… Y la burocracia de la concejalía será un yugo sobre los jóvenes. A no ser que sea eso lo que pretenden… someter a los jóvenes con un yugo.

Mientras el Partido Popular se dedica a rechazar iniciativas de la oposición para que los jóvenes tengan más participación en los asuntos públicos, el propio partido es el encargado de querer vender lo que otros hicieron. Y lo venden mal.

Mientras Cáceres está cerrado por falta de uso, uno se va dando cuenta que lo que está falta de uso es la capacidad de la mayoría aplastante de los concejales del Ayuntamiento de Cáceres.

https://cercadelasretamas.com/2012/09/15/caceres-cerrado-por-falta-de-uso-vi/

IMG_4778

 

Fue que las hojas parroquiales que se venden en los quioscos de Cáceres se hicieran eco de que el Ministerio de Defensa había puesto en venta lo que queda del Cuartel Infanta Isabel para que hayamos asistido a una auténtica sucesión de postureos por parte de la alcasenadora de Cáceres, Elena Nevado. En dos días hemos pasado del “creo que Defensa debería ceder gratuitamente el Cuartel” al “no descarto acudir a los tribunales”. ¿Qué paso entre los días 14 y 17 de mayo? Pronto lo sabremos.

Pero la bravata de amenazar al Ministerio de Defensa con llevarlo a los tribunales no es sino una capa para esconder incompetencias. Porque, ¿vamos a ver, para qué quiere el Ayuntamiento de Cáceres un edificio para el que no tiene dinero con el que ponerlo en uso, el que sea, cuando tiene otros abandonados?

El ayuntamiento de Cáceres, presidido por Elena Nevado, a la sazón, también, senadora del Reino de España, dispone de un edificio de unas 40 viviendas cerrado a cal y canto en Aldea Moret, para el que no tiene dinero con el que rehabilitarlo, y para el que no tienen ningún proyecto.

Y quiere el Cuartel Infanta Isabel

El ayuntamiento de Cáceres, presidido por Elena Nevado, a la sazón, también, senadora del Reino de España, dispone de un edificio, el antiguo Molino de Aceite de la Ribera del Marco, terminado para que sea Espacio para la Creación Joven, y para el que no tiene dinero ni ideas ni proyectos con los que ponerlo en servicio.

Y quiere el Cuartel Infanta Isabel.

El ayuntamiento de Cáceres, presidido por Elena Nevado, a la sazón, también, senadora del Reino de España, tiene un edificio, el antiguo Mercado de Abastos de la Avenida de la Bondad, sin uso, abandonado, para el que no tiene ni dinero, ni ideas ni proyectos con los que ponerlo en servicio.

Y quiere el Cuartel Infanta Isabel.

El ayuntamiento de Cáceres, presidido por Elena Nevado, a la sazón, también, senadora del Reino de España, tiene un edificio, el del Instituto Municipal de Asuntos Sociales IMAS, que quiere abandonar porque no tiene dinero para tapar las goteras.

Y quiere el Cuartel Infanta Isabel.

El ayuntamiento de Cáceres, presidido por Elena Nevado, a la sazón, también, senadora del Reino de España, tiene a su disposición mediante convenio suscrito hace años el que se construyó para hospital infantil, el Valhondo, y son cada vez más crecientes los rumores que dicen que quiere abandonarlo porque no puede subvenir a los gastos de mantenimiento.

Y quiere el Cuartel Infanta Isabel.

El ayuntamiento de Cáceres, presidido por Elena Nevado, a la sazón, también, senadora del Reino de España, ha rechazado, por falta de dinero para arreglarlo y ponerlo en funcionamiento, el edificio de la Junta de Extremadura en la calle Reyes Huertas, edificio que le cedían por la cara y dijo que no.

Y quiere el Cuartel Infanta Isabel.

Para responder a lo que pudo pasar entre el 14 y el 17 de mayo de 2013 habría que recordar algo que el común de los ciudadanos no conocen: los edificios, la infraestructura de Defensa dependen directamente del Secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, con quien la alcasenadora Nevado se entrevistó el 16 de mayo de 2012. Quizás algunos recuerden aquella entrevista porque a la salida, en plena Castellana y mientras el consejero de los mejores, Nevado Batalla y la alcaldesa Nevado hablaban para Canal Extremadura, pasó un chorizo de poca monta perseguido por la policía.

Lo que pasó en aquella entrevista debería, algún día, explicarlo alguna de las tres autoridades presentes: el Secretario de Estado, el Consejero Batalla o la alcaldesa Nevado. Aquella entrevista era para el asunto del Cefot, pero el cambio de rumbo dado entre el 14 y el 17 de mayo últimos quizás tenga mucho que ver con aquella audiencia de 2012. Mucho.

Vale.

El Periódico Extremadura (www.elperiodicoextremadura.com) publica hoy, 5 de abril de 2013, una información sobre los autobuses, una más: “Un juzgado cuantifica en 8 millones la deuda del Ayuntamiento de Cáceres con Busursa”.

Esta noticia viene a dar continuidad a una serie de ellas en las que los medios de información, los concejales, la alcasenadora Elena Nevado, los vecinos opinan, informan, desinforman y parlotean sobre cuál es el coste, lo que supone en el presupuesto municipal, la necesidad de acudir al interés general para hacer recortes… pero no he visto ninguna información que hable de la realidad.

Con motivo del último hachazo al servicio (que no al presupuesto) que le dio el actual gobierno del Partido Popular, he podido ir conociendo y asentando algunos datos que ya me sonaban, pero que ahora se confirman y demuestran la ineptitud de quienes dirigen el Ayuntamiento.

Cuando el Ministerio de Hacienda de Montoro rechazó en marzo el plan económico que presento el Ayuntamiento de Cáceres (única capital de provincia a la que Hacienda devolvió el plan), obligó a Elena Nevado y sus correligionarios a hacer drásticos recortes: un 23% en 2013 y un 15% en 2014. Sin duda, en las cuentas presentadas al alumno aplicado de Rodrigo Rato, figuraba (debía figurar) la deuda con Busursa, pero no creo que estuvieran los 8 millones de euro a que se refiere hoy El Periódico Extremadura. O lo que es lo mismo, el recorte presupuestario municipal en 2014 superará el 15% en bastante.

En ese recorte del 23% para este año se incluyeron unos 600.000 euros en disminución del déficit del servicio de autobús urbano, que desde la marcha de la empresa del empresario modelo de Esperanza Aguirre, Gerardo Díaz Ferrán, presta la levantina SUBUS. Pero solamente se tocó el servicio, es decir, que la disminución se hacía exclusivamente a costa de prestar un peor servicio. Y eso lo notamos quienes usamos el autobús y los que ven los números en el Audi oficial nunca llegarán a verlo.

Cuando Hacienda, cuando Montoro obliga a unos drásticos recortes (un 23% es drástico), el Ayuntamiento no entró a disminuir el coste del servicio. Y no lo hará. Entre otras cosas, porque sería reconocer que quien adjudicó el servicio lo hizo causando un grave perjuicio a la ciudad. Un perjuicio que ahora obliga a pagar en el juzgado 8 millones de euros que no están en la caja ni lo estarán nunca.

El Ayuntamiento paga el transporte urbano a 2,4 euros por kilómetro recorrido. Ese es el contrato que el gran gestor de la derecha firmó con don Gerardo, actualmente domiciliado en un palacio de propiedad estatal. Que no se olvide. Y la actual alcasenadora Elena Nevado no se ha atrevido a negociar cuando Montoro ha ordenado el recorte.

La actual empresa concesionaria dispone en Alicante y otras zonas en las que opera de vehículos más pequeños, que consumen menos, es decir, cuyo kilómetro de rodaje es más barato. A la empresa se le puede exigir que traiga esos vehículos más pequeños, en buenas condiciones de uso, y así el presupuesto municipal ahorraría bastante.

Como también podría resultar más barato si el Ayuntamiento revisara, de verdad, los costes de esos 2,4 €/km: combustible, gastos de personal, mantenimiento, seguros, etc. Porque seguramente el beneficio industrial podría rebajarse conociendo realmente los costes.

También, recientemente, la empresa ha hecho llegar al Ayuntamiento la necesidad de renovar la flota. Renovación que puede pasar por la compra de vehículos con menos gasto en combustible (gas natural, por ejemplo), de tamaños volúmenes más adecuados, que permitan una reducción notable del coste por kilómetro.

Ya que tenemos que pagar un contrato demencial a mayor gloria de don Gerardo, y que hay que seguir, hasta la nueva concesión, pagando la incompetencia del gran gestor de la OJE, tratemos de reducir los daños que esa gestión causa a las arcas municipales.

Es probable que mucha gente desconozca que el único criterio de pago del servicio de autobuses urbanos a la empresa concesionaria es el del km recorrido. Y es probable que mucha gente también desconozca que el precio por ese km recorrido sea de 2,4 €. Y a partir de ahí, las conclusiones las han de sacar quienes crean que hay otras formas de reducir los gastos, de recortar, y no solamente perjudicando a los ciudadanos, que es lo fácil, el recurso fácil del político indolente. Y es así, gestionando de verdad, con determinación, como se defiende el interés general, aunque ya se sabe que para algunos, el interés general es generalmente el suyo, que aquí nos conocemos todos.

Vale.