Archivos para mayo 2009

El diario As publicaba en su última página del día 30 de mayo una noticia escalofriante: la Federación Española de Baloncesto ha abonado 2 millones de euros en “aportaciones voluntarias” a una fundación de la FIBA, en dura competencia con Italia. Así, claro, la concesión a España del Mundial 2014 no solamente ha sido mérito deportivo, sino económico… para la FIBA.
Es de esperar que el presidente de la FEB dé las explicaciones necesarias, dé la cara, pero hay que advertir a los periodistas de Madrid que se despidan de explicaciones claras: todavía está porque asuma el despido (improcedente) de Pepu Hernández y no escudado en alguna cosa irregular como solamente insinuó en su momento.

Para los que conocemos bien los manejos de Sáez en el baloncesto (cada vez se parece más a Villar), recordar solamente el maltrato al que sistemáticamente los árbitros han sometido al Cáceres 2016 Basket en nuestra propia cancha, en el Multiusos, mientras que el escudero fiel en Extremadura de Sáez, Jesús Luis Blanco, desaparecía o aparecía bulbuciendo excusas. Ese maltrato, además, tiene el agravante de que el tal Sáez fue distinguido en su día con la medalla de Extremadura, medalla que después de lo sucedido con los arbitrajes al Cáceres, debería tener la vergüenza torera (como Morante o Paco Camino) de devolver.
Confirmar que, finalmente, la organización del Mundial de Baloncesto 2014 se ha conseguido pasando por caja, elimina cualquier mérito del presidente de la FEB, mérito que ya tenía perdido, desde hace mucho, con la afición al baloncesto de Cáceres.
Vale.

El presidente Obama ha anunciado el próximo nombramiento de un responsable para la seguridad cibernética, lo que, de inmediato, han calificado los medios como “ciber zar”. Es una consecuencia, una más, de la globalización.
En un mundo cada vez más interconectado, la administración Obama se ha planteado la necesidad de saber qué pasa en otras partes del mundo (para eso tiene las diversas agencias de seguridad) y ahora quiere saber qué pasa en ese otro mundo que es internet. Cada vez son más los estudios y análisis que consideran que los Estados, los Gobiernos, han de estar en disposición de conocer cómo afecta a la Defensa y a la Seguridad el tráfico de datos e informaciones que circulan en un mundo no físico, no delimitado. Para el mejor entendimiento, un ejemplo: cuando manejamos Google, en español, podemos buscar páginas en “la web“, o páginas “en español” o páginas “en España”. Cuando buscamos en la web nos aparecen páginas que pueden estar localizadas en cualquier parte, pero cuando buscamos páginas “en español”, pueden estar localizadas en España o en cualquier parte del mundo.
Para asuntos como la Defensa o la Seguridad, cuestiones tan simples como saber dónde está alojada una web desde la que se reivindica un atentado terrorista o una amenaza sanitaria, es un asunto que requiere tener preparados los sistemas de una administración que pretenda y que aspire a garantizar la seguridad de sus ciudadanos y la defensa de los intereses nacionales.
Los analistas en estos temas, cuya divulgación ha de ser cada vez más conocida, consideran que saber qué pasa en internet permitirá establecer estrategias ante peligros y amenazas, manteniendo siempre un equilibrio necesario entre libertades y necesidades en Defensa y Seguridad.
Estos asuntos son tratados cada vez más por los centros de estudios en los países occidentales que están formados por civiles y militares, en un campo de trabajo donde las relaciones entre ambos niveles formulan análisis y propuestas que van lentamente siendo asumidas por los gobiernos.
Es curioso que los partidos políticos, los más interesados en la consecución de los resortes de poder, en alcanzar la gobernabilidad, tengan, al menos en España, tan poco interés en estos asuntos, y no aparezcan en sus organigramas áreas concretas dedicadas a los asuntos de Defensa y Seguridad (están difuminados en áreas con denominaciones muy genéricas), por lo que la incidencia del desarrollo de internet en ellos ya casi desaparece.
La inexistencia de estos asuntos como principales en las estructuras de los llamados partidos nacionales (por lo que he podido ver, también sucede en la mayoría de los países occidentales) se acrecienta por un aspecto político de primer orden: la Defensa y la Seguridad son puramente Estado, el núcleo duro de la esencia de un Estado, junto con la Hacienda Pública, la Justicia y los Asuntos Exteriores.
La tradicional ausencia de los asuntos de Defensa y Seguridad (no confundir Seguridad con asuntos policiales) en las estructuras de los partidos, tiene en la existencia de un nuevo espacio, internet, en el que se juegan ya, y se jugarán en el futuro, peligros y amenazas a los que los partidos solamente se enfrentan cuando ejercen el gobierno. O lo que es lo mismo, están llegando tarde.
Por ello, la decisión de Obama tendrá efectos positivos en esta materia, por el simple contagio que sus acciones políticas están teniendo en todo el mundo. Sería muy deseable que en España, al menos el PSOE pudiera crear una estructura dentro de su organización más allá de ese epígrafe escondido dentro de la Secretaría que ostenta Elena Valenciano, y que esa estructura tenga su correlato en la propia definición federal del partido, porque es sencillamente desolador escuchar a importantes cargos territoriales (Presidentes de Comunidades Autónomas, Consejeros, Alcaldes de ciudades importantes, Secretarios Generales…) hacer comentarios sobre asuntos de la Defensa y la Seguridad llenos de inexactitudes, errores, incoherencias. Si a ello sumamos que existe una potencia mundial poco conocida (internet) y emergente en estas materias, la desolación se convierte en un paisaje yermo.
Vale.

La desvergüenza y la hipocresía con la que el presidente del partido de ultraderecha que presenta a Mayor Oreja como candidato a las europeas (o a delegado del sindicato de monaguillos al concilio de Trento, según se mire) ataca el uso del Falcon por el presidente del Gobierno, tiene su contrapunto, por ejemplo, en la crónica de un épico viaje narraba en 1999, para El Mundo el que es ahora felpudo de Florentino (uno de los felpudos).

Aznar comparte el final de sus vacaciones con los monjes de Silos

Un año más, el presidente volvió al monasterio y a Quintanilla de Onésimo antes de reincorporarse a La Moncloa
EDUARDO INDAEnviado especial

QUINTANILLA DE ONESIMO (VALLADOLID).- El comandante Ruiz Leal, el piloto del helicóptero de Aznar, tuvo ayer trabajo extra. Pasaban las 9.00 horas cuando, a los mandos de su nave, puso rumbo a Las Playetas (Castellón) y recogió a su egregio viajero, al que acompañaba, como casi siempre, su médico personal. Al filo de las 11.30 horas enfilaron el camino a Santo Domingo de Silos, en donde, por enésimo año consecutivo, el helicóptero presidencial tomó tierra en el campo de fútbol del pueblo, en medio de una endiablada nube de polvo.

Cerca de 100 lugareños recibieron a Aznar en una escena más propia de Bienvenido Mr. Marshall que de la visita de un presidente europeo. Los 100 espontáneos hicieron de improvisados guardaespaldas. Acompañaron al presidente hasta el umbral del monasterio benedictino de Santo Domingo de Silos. El relaciones públicas de los monjes, Lorenzo, salió a recibirlo en medio de un enjambre de cámaras y micrófonos. Más de 40 periodistas rompieron la tradicional paz de Silos.

Aznar se aisló durante unas horas en compañía del secretario de Estado de Cultura, Miguel Angel Cortés, uno de los prohombres del clan de Valladolid, y del presidente castellanoleonés, Juan José Lucas.

El almuerzo fue, como no podía ser de otra forma, espartano. De primero, verdura; de segundo, pescado; y para postre, macedonia. Nada del otro mundo. Treinta monjes compartieron mesa y mantel con los tres dirigentes populares. El silencio más absoluto que reinó durante la degustación de las viandas tan sólo fue roto por la lectura de unos pasajes de un libro de Manuel Revuelta: Política religiosa de los liberales del siglo XIX. Una obra que le vino como anillo al dedo a una comida entre religiosos y liberales (especialmente, Miguel Angel Cortés).

La buena sintonía de la visita tan sólo la transgredieron unos manifestantes burgaleses que exigían una solución presidencial a la polémica del pantano de Castrovido.

Tras dar buena cuenta de las viandas, Aznar se retiró a un salón contiguo, donde charló largo y tendido con los responsables del monasterio, que saltó a la fama mundial hace unos años con los célebres cantos gregorianos.

«¿De qué han hablado?», interrogaron los informadores a la comitiva presidencial a la salida. «De las pensiones», comentó alguien, no se sabe si en tono jocoso. Quizá es que la serpiente del verano también ha sorteado el muro infranqueable de Silos.

El comandante Ruiz Leal dio de nuevo la bienvenida a su egregio pasajero y esta vez puso el timón rumbo a Palencia, donde Aznar visitó la célebre exposición Las edades del hombre, una muestra del arte religioso de Castilla y León.

A media tarde, sin tiempo para el respiro, el piloto de Aznar tuvo que volver a apretar el botón de arranque. Esta vez había que encaminarse a otro monasterio, esta vez el de Santa María de Valbuena. Allí, el presidente puso rúbrica al convenio que convertirá este sancta santorum cisterciense en la sede permanente de Las edades del hombre.

Aunque entre San Bernardo, pueblo donde se asienta el monasterio de Santa María de Valbuena, y Quintanilla de Onésimo (en honor al falangista Onésimo Redondo) no hay más de 20 kilómetros, Aznar recurrió al helicóptero para alcanzar la última parada de su ruta por tierras castellanas.

En Quintanilla echó la vista atrás. La nostalgia hizo acto de presencia en su memoria.

Como él se encarga de recordar cada vez que tiene oportunidad, aquí transcurrieron algunos de sus mejores días. Y es que Quintanilla fue su lugar de vacaciones durante su etapa al frente de la Junta de Castilla y León (1987-89).

Esta vez no hubo partida de dominó. La agenda manda, y esta vez no había en ella hueco para el dominó. Donde sí disfrutó Aznar, y de lo lindo, fue durante la cena, regada, evidentemente, con un Ribera del Duero.

El hombre que hoy rige los destinos de España tuvo la oportunidad de encontrarse con las personas que creyeron en él cuando no era más que una promesa. Aznar halló aquí, en Valladolid, hace más de 10 años, la baraka, ese término que utilizan los árabes para hablar de la suerte. Quizá, por eso, vuelve, verano tras verano, a sus orígenes. El helicóptero del comandante Ruiz Leal le devolvió a la dura realidad de La Moncloa.

Que Mariano Rajoy diga lo que está diciendo en los mítines, cuando su jefe viajaba a rendir tributo a un falangista (Onésimo Redondo), utilizando medios del Estado, no hace sino reforzar algo que parece obvio: de tanto viajar al centro, el PP y Mariano Cuchara Rajoy se han caído del tren y están en el apeadero de la extrema derecha.

Vale.

Después de una semana en que especialmente los medios de la derecha han ido marcando la agenda y el argumentario del PP con el asunto del brote de gripe A en la Academia de Ingenieros del Ejército de Tierra en Hoyo de Manzanares, las comparecencias ayer de Carme Chacón en el Senado y de la propia ministra de Defensa, junto con la de Sanidad, Trinidad Jiménez, hoy en el Congreso, han ido poniendo las cosas en su sitio: de entrada, la actuación seguida por la sanidad militar ha seguido escrupulosamente los protocolos fijados en base a las determinaciones y recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.
En segundo lugar, la contundencia de los datos y argumentos con los que la ministra de Defensa ha sostenido la gestión de la situación en el ámbito de la Defensa han ido circunscribiendo el asunto a la alarma social creada en torno a la visita que un grupo de escolares realizó a la Academia de Ingenieros el miércoles de la semana pasada. “Durante la visita, los escolares siempre estuvieron a una distancia superior a 500 metros del lugar en el que estaban aislados los afectados, no visitaron ningún local ni tuvieron contacto con personal que estuviera afectado por el proceso gripal vírico.” Esto ha afirmado hoy, con contudencia, por Carme Chacón en el Congreso, después de la realización de un expediente administrativo. Y a la vista de ese expediente, la actuación de las autoridades del cuartel de Hoyo de Manzanares ha cumplido los protocolos, por lo que solamente resta de este asunto la falsa alarma social propalada por el Partido Popular siguiendo los argumentarios que los medios de la derecha distribuyen diariamente por los quioscos.
Además de la contundencia política con la que la ministra de Defensa ha puesto las cosas en su sitio, hay una variación considerable en cuanto a la forma de actuar. Durante una semana, el Ministerio de Defensa ha realizado todas las acciones administrativas que su estructura compleja requiere. Una vez realizadas, es la Ministra la que responde en sede parlamentaria, donde le corresponde hacerlo (incluso ha suspendido su participación en actos electorales de su partido), pero también, y esto hay que hacerlo notar para que de una vez por todas el PP aprenda que hay otra forma de gobernar, el Jefe del Estado Mayor del Ejército, Fulgencio Coll, acompañado de los militares responsables de la prevención y sanidad en este asunto, ha comparecido ante los medios de comunicación. Y su comparecencia, para establecer sin ninguna duda, que se han seguido todos los protocolos establecidos por el Ministerio de Sanidad y desde el primer momento se ha actuado escrupulosamente dejó muy clara una cuestión: el asunto, en el ámbito del Ejército de Tierra ha sido gestionado por las autoridades militares y comparecen como tales, en tanto que hoy, en el Congreso, la cúpula militar ha estado presente en la comparecencia de la ministra. Queda establecido, por tanto, que la actuación técnica (militar) ha seguido los protocolos que le correspondía cumplir, y que la actuación política (comparecencia de la ministra) se ha llevado a cabo cuando la actuación técnica ha facilitado los resultados y los datos necesarios. La dirección política de la Defensa ha ordenado la realización de un informe. La dirección técnica (militar) lo ha llevado a cabo conforme a su estructura y jerarquía. Es como ha de actuarse, es otra forma de gobernar.
Finalmente, fijadas la posición política del Ministerio de Defensa, realizada por la estructura militar la investigación ordenada, y siendo sus argumentos claros, precisos y, especialmente, tranquilizadores, sólo queda una cosa: ¿por qué Mariano Rajoy está empeñado en seguir sembrando alarma?
La única explicación que puede tomarse en serio es que los hilitos de corruptina que están creciendo por las vigas y columnas de Génova, 13 son cada vez más espesos y durante una semana han tenido el velo de la alarma creada mediáticamente en torno a la visita de los alumnos de un colegio a la Academia de Ingenieros.
A partir de hoy, después de fijada claramente la posición del Ministerio de Defensa, desactivados (nunca mejor dicho, estando por medio el Centro de Desminado de la Academia de Ingenieros) los augurios de alarmas y puesta en evidencia la estrategia que le marcan a Mariano El Cuchara Rajoy, este líder casismático (casi carismático) queda desnudo, solamente cubierto con los trajes de Camps tan bien pespunteados por el sastre pagado por El Bigotes, y con un detalle que no les conviene: ahora, todavía le queda a Carme Chacón una semana de participación en actos electorales, para los que sin duda, le habrán llenado de fuerzas los ataques recibidos de una derecha más de derechas que el grifo del agua fría (Ibarra dixit).
Ah, y un detalle: no he citado para nada a Trillo, el íntegro, que estuvo en Cáceres en marzo de 1986 en la jura de bandera de uno de sus hermanos. ¿Recuerdas, Federiquín?
Vale.


Vale.

La franquicia derechona de Génova, 13, conocida como PPcinco, está atravesando algunas malas horas. ¿PPcinco? Claro:
PPuno: Movimiento Nacional, con Manuel El Dinosaurio Fraga.
PPdos: Alianza Popular, con Manuel El Dinosaurio Fraga too.
PPtres: Alianza Popular – PP, con Antonio El Breve Hernández Mancha.
PPcuatro: PP, con José María Narcissus Aznar.
PPcinco: PP, con Mariano Soft Rajoy.
En PPcinco están pasándolo mal, porque a pesar de que todas las formaciones políticas atraviesan momentos malos, por la crisis económica, ellos tienen otras preocupaciones que enfangan su diario devenir.
Esta historia recuerda una visión política de un asunto ecológico: los hilitos de plastilina que luego fueron el chapapote del Prestige. Aquel marrón que empezó con la cacería de Álvarez Cascos (¿dimitió por no abandonar la cacería y asumir la gestión del chapapote que le correspondía por ser ministro de fomento? Ah, ya, que los de derechas no dimiten, ni siquiera por estar de cacería cuando no toca) y siguió con el encargo que le hicieron a Mariano no por ser buen gestor, sino por ser gallego. Aquellos hilitos de plastilina pudieran ser hoy los “casos aislados” según los acólitos y los medios de la derecha, y son, en realidad un chapapote de mierda que llega al ático de Génova, 13.
En esos hilitos de corruptina hay que destacar uno que no afecta a cuestiones puramente económica, ni a regalos, sino a la dignidad: la falta de dignidad de Trillo por no asumir responsabilidades políticas en el asunto del YAK-42. En este sentido, cabe recordar que una vez tras otra, los escribanos acólitos, cuando analizan los resultados electorales siempre repiten el tópico de que en Extremadura los que votan al PSOE son analfabetos. ¿Los que en Alicante votaron a Trillo, no son cómplices de la misma indignidad que Trillo?
Los hilitos de corruptina ya trepan por Génova, 13 y alcanzan varios despachos. En la planta primera está la sede de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad Autónoma de Madrid, y su teléfono es 91 319 50 46. A esa fundación fue a parar una donación de Diaz Ferran por unos 246.000 euros en 2003. Para una capital de provincias como Cáceres, es de gran interés saber si ese dinero salió de las cuentas privadas de Diaz Ferrán, o si salió de las empresas que el actual presidente de la patronal controla. Y lo es, porque Diaz Ferrán es o ha sido o era en esas fechas, en 2003, presidente de la empresa Autobuses Urbanos del Sur, S.A., BUSURSA, que es la concesionaria del servicio de autobuses urbanos de Cáceres. Parece ser, según se publica en http://www.escolar.net, que las aportaciones a FUNDESCAM de Diaz Ferrán provenían de Seguros Mercurio, participada por Autobuses Urbanos del Sur, S.A., en cuyo nombre firmó Gerardo Díaz Ferrán la Junta General de Accionistas, el 11 de enero de 2006 (www.borme.es, de 17 de enero de 2006).
Vale.

El brote de gripe A producido en la Academia de Ingenieros está siendo aprovechado por el Partido Popular para aumentar las partidas de caza sobre la Ministra de Defensa, Carme Chacón. Es curioso, mucho, que un partido como el de la derecha española, afectado por una grave metástasis de dignidad, pretenda convertir un hecho tan perfectamente identificado como el brote de gripe para tratar, por tierra, mar y aire de cobrarse la cabeza de la ministra.
Se aprovecha el partido de la derecha de dos circunstancias: las visitas de niños de dos colegios, el lunes y el miércoles, a la Academia de Ingenieros y del desconocimiento general de los asuntos relacionados con la Defensa.
En el caso de las visitas de los niños, cabe decir, en primer lugar, que al haberse producido los primeros posibles casos el lunes, y no teniendo confirmación de los casos, la visita de los niños se organizaría de forma que no pasaran por los lugares que habitualmente utilizan los alumnos (mayoría) de la Academia. Es más que probable que suspender las visitas de los niños sin tener confirmados los casos de gripe habría causado mayor alarma en la localidad de Hoyos de Manzanares entre las familias de las personas que trabajan en ella, y de los vecinos que hubieran tenido contacto con ellos.
Respecto al desconocimiento general de los asuntos de Defensa, el tamaño de un cuartel como la Academia de Ingenieros permite realizar visitas en casos como el de la gripe. Un cuartel no es un sólo edificio, es una pequeña ciudad, por lo que la existencia de un caso, o varios, de gripe no debería causar mayor problema que en una urbanización de la periferia de cualquier capital.
Con todo esto, el PP, con Mariano a la cabeza, tiene puesta en su diana política a Carme Chacón, y cualquier decisión que tome, o que no tome, o que pase cerca de ella, será considerada como elemento suficiente para exigir su dimisión.
¿Cómo es posible que un partido político, en plena descomposición por metástasis democrática pretenda que por un hecho controlado -aunque no publicitado- se pueda exigir la dimisión de la Ministra de Defensa? ¿Qué habría sucedido en España si el YAK-42 sucede con un gobierno socialista? Me temo que Mariano y sus mantenedores no se atreverán a dar, en público, una respuesta a estas preguntas, pero sus hechos les delatan.
Vale.

Ha nacido una estrella: la diputada Sermones.
Por si las acusaciones de abyecta, indigna y vil dirigidas a la ministra de Defensa no fueran bastantes, el calificativo de canalla aplicado al suave vídeo del PSOE, ponen en primera página a la diputada Beatriz Rodríguez-Salmones Cabeza, la diputada Sermones.
No tenía el gusto de conocer a esta señora, y, como yo, muchos ciudadanos, muchos, incluso muchos que la votaron en la lista de Madrid, y muchos que votaron al PP en otras provincias. Quizá sea por eso, porque necesita posicionarse en el mercado político esperando mejores tiempos… sin Marianico en el despacho de Génova.
La diputada Sermones es periodista, y conoce, por tanto, la importancia de estar en los medios. Su ataque a la ministra Chacón defendiendo a Coward Trillo la ha puesto en todos los carteles. Defender a Trillo, después de que unos militares que obedecieron sus órdenes hayan sido condenados y el mandahuevos siga ocupando de manera indigna un escaño en el Congreso, no es sino la muestra de que la diputada Sermones buscaba portadas y que se la conociera.
Hoy, después de difundirse un vídeo suavecito del PSOE, la diputada Sermones se ha dado por aludida, como otros muchos peperos, y lo ha calificado de canalla. Ya se sabe, quién se pica… patada en los cojones (que diría Patricia Conde).
Vale.

Al conocerse ayer la sentencia de la Audiencia Nacional sobre las identificaciones falsas del YAK-42 (falsas, delictivas, no erróneas como dice el ABC), la ministra de Defensa, Carme Chacón señaló directamente a Federico Coward Trillo, en sede parlamentaria, como responsable político del asunto. Lo hizo en sede parlamentaria, en el Congreso de los Diputados, ¡qué mejor espacio para ello!
Hoy, en el mismo lugar, el Congreso de los Diputados, la diputada Sermones ha tachado de “abyecta, indigna y vil” a la ministra de Defensa. La diputada Sermones, ¡santo dios! lo ha hecho para defender a un cobarde, para defender a Federico Coward Trillo.
Hoy, ¡santo dios! se ha sabido que ayer Federico Coward Trillo puso su cargo de portavoz de Justicia (¡manda huevos! portavoz de Justicia) a disposición de su partido, pero Mariano, Cospedal y Santamaría no se la aceptaron. Eso dicen, pero el parecido de la “dimisión” es demasiado grande con lo que se nos hizo creer alguna vez cuando se dijo que tras el accidente del YAK-42 había puesto su cargo de ministro de Defensa a disposición de Aznar. Ni entonces ni ahora Federico Coward Trillo presentó la dimisión o puso su cargo a disposición del partido. Es demasiado coward.
El histrionismo de la diputada Sermones en su defensa de Federiquín ha sido patético. ¡Santo dios!
¿Con qué bagaje moral critica la diputada Sermones a la ministra Carme Chacón? ¿Con el santo dios? Con un santo dios que recuerda a cuando los padres y abuelos políticos de la diputada sermoneadora, del cobarde, del suave decían aquello de “Dios está con nosotros”, y la realidad era que lo tenían secuestrado (León Felipe dixit).
Federico Coward Trillo nunca ha actuado, desde que está en política con valentía, siempre se ha aprovechado de su situación política personal en beneficio propio. Hasta hizo eso en actos solemnes como juras de bandera, ¿verdad, Federiquito?
Vale.
La sentencia dictada por la Audiencia Nacional en el caso del YAK-42 condena a los acusados a penas de prisión, que en los casos de menos de dos años no requerirán el ingreso en prisión y en el caso del general Navarro, condenado a tres, tampoco ingresará en prisión, al menos de momento, porque recurrirá el fallo judicial.
Sin embargo, es de gran interés la condena que se hace al Estado como responsable civil subsidiario en las falsas identificaciones, ya que fueron realizadas por funcionarios públicos. Es de gran interés y es muy curioso porque en el caso del YAK-42, además de las pérdidas de vidas humanas (aspecto fundamental), el Estado resulto perjudicado económicamente y no ha podido ser resarcido de esas pérdidas económicas.
Para las empresas, en estos tiempos, el contar con personal cualificado es un valor diferencial, lo que se denomina “capital humano”. Los departamentos de recursos humanos de las grandes y medianas empresas invierten en la localización y formación de los mejores para incorporarlos a sus plantillas, algo que también realizan las FAS.
La muerte en accidente de 62 militares provocó pérdidas económicas al Estado, porque había invertido tiempo y dinero en la formación de aquellos militares, oficiales superiores, suboficiales, tropa, que, además de tener un empleo militar (teniente coronel, comandante, capitán, subteniente, brigada, sargento, cabo 1º, cabo, soldado), tenían una gran formación profesional, que es costosa, mucho, al Estado, y que la falta de controles reales y de calidad (la misma calidad personal y profesional que se exige a cada miembro de las FAS) en la contratación del maldito avión ucraniano provocó las pérdidas de vidas humanas (irrecuperables) y las pérdidas económicas para el Estado.
Que hoy, en su Sentencia, la Audiencia Nacional requiera al Estado la responsabilidad civil subsidiaria por las falsas identificaciones, y que el propio Estado no pueda ser resarcido de las pérdidas económicas que la mala gestión (negligente, siendo piadosos) del Ministerio dirigido por Trillo, no deja de ser una contradicción.
Es cierto que el Estado es responsable, sin duda, de las falsas identificaciones llevadas a cabo por funcionarios públicos pero el Estado también lo es de la mala calidad del transporte en el que encontraron la muerte 62 cualificados funcionarios públicos.
Que los responsables, cuando menos políticos, de esta doble responsabilidad estén sentados en cómodos escaños del Congreso es un insulto al Estado de Derecho, y que la muerte de 62 servidores públicos pueda quedar impune incluso del reproche moral o político, es una sangrante herida que quedará abierta no sólo en los familiares de quienes fallecieron, sino de todos aquellos que, siendo también funcionario públicos, consideramos que servir al Estado es un honor y una forma de estar en la sociedad, y quienes se sirven del Estado y no asumen sus responsabilidades se definen, en el ámbito de la Defensa y la Seguridad, como lo que son: cobardes.
Vale.