Archivos para julio 2009

El tesorero del PP declaró ante el Tribunal Supremo en calidad de imputado provisional. Ayer, en los minutos de la basura antes de que el Supremo elevara los suplicatorios, Bárcenas dimitió, provisionalmente, de su cargo de tesorero de la cuadrilla de Mariano. Hoy, el Tribunal Supremo ha decidido solicitar del Congeso y el Senado los suplicatorios para investigar y, en su caso, procesar, al diputado Merino y al Senador Bárcenas.
Al día de hoy, Francisco Camps, que se anuncia en los carteles como Er Niño de la Franela o El Curita, sigue siendo, provisionalmene, presidente de la Comunidad Valenciana. Mariano, el ¿capataz? de la cuadrilla, sigue, provisionalmente, manteniendo su apoyo a Camps. Ahora dispone de más capacidad para apoyar al Bienvestido porque se ha quitado, provisionalmente, la carga de Bárcenas.
Al día de hoy, los espías de doña Espe han sido, provisionalmente, señalados en la prensa: son tres ex-guardias civiles que estaban en el lugar donde fueron espiados los provisionalmente correligionarios de mistress Espe, La Tonadillera.
Al día de hoy, el partido de la derechona más rancia sigue, provisionalmente, siendo un partido político y cohesionado: mientras algunos son apartados, provisionalmente, de sus obligaciones, otros siguen camp-ando a sus anchas.
Por cierto: al abogado de Er Niño de la Franela se le ha caído un documento esencial sobre la estrategia de defensa. Se resume en una frase: señorita Rita, lo que se trajea no se quita.
Vale.

Con motivo de los últimos incendios, y zapeando por las televisiones, me he encontrado con dos tipos de informaciones. Por un lado, y teniendo en cuenta el lugar de los incendios y la cadena informativa, las labores de control y extinción, así como las causas variaban. Eso forma parte del juego y de la capacidad de discernir de los espectadores y de su espíritu crítico. Por otro, en algunos reportajes he podido observar que se introducen cortes en los que afectados por los incendios se reclaman en el derecho de permanecer en sus propiedades cuando son requeridos por la Guardia Civil para el desalojo. No sé si son manifestaciones voluntarias o inducidas por preguntas de los periodistas. Me ha parecido, incluso, que en algún reportaje se hacía referencia a que en algún caso ha sido precisa la orden judicial para el desalojo.
Cuando se produce una catástrofe natural (o provocada, en el caso de muchos incendios), es cuando se hace más presente y necesario el Estado. Sin embargo, la globalización y la influencia de la cultura (?) estadounidense creo que están en la raíz de una aparente creencia en nuestro país de que los individuos están por encima del Estado siempre, incluso cuando un incendio amenaza sus propiedades y sus vidas.
En esas manifestaciones de querer permanecer en sus casas cuando son requeridos para el desalojo aparece una falta de confianza en las fuerzas de seguridad y en los equipos contraincendios que no es tal, sino que es en una creencia de supremacía de la capacidad individual para salvaguardar su propiedad. Es una manifestación propia del liberalismo individualista propio de la sociedad estadounidense, que tiene su máximo exponente en la tragedia del Katrina, donde el Estado no supo prever y, mucho menos, proteger a los ciudadanos, y donde éstos entendieron que podrían proteger sus casas y sus vidas sin la ayuda del Estado.
En nuestro país, en los países europeos consolidados, el Estado tiene la obligación de proteger vidas y haciendas porque es una parte de nuestra cultura política. Los ciudadanos individuales no estamos capacitados, o, mejor dicho, no tenemos medios y capacidades suficientes para ello cuando se produce una catástrofe. Sostener lo contrario es un grave error.
Por eso, cuando he visto y escuchado manifestaciones individualistas de desconfianza hacia las fuerzas de seguridad que instan los desalojos por no considerarlas suficientes para salvaguardar las propiedades individuales, no sé si son manifestaciones propias de una situación de angustia o si forman parte de la inducción a ese tipo de respuestas por parte de los periodistas.
Si se produce un grave incendio, intervienen los bomberos, los agentes forestales para su combate y extinción, y las fuerzas de seguridad (Guardia Civil, Mossos d’Esquadra o Ertzaintza) se encargan de la seguridad de la personas y sus bienes. Y ahora, también, la intervención de la Unidad Militar de Emergencias refuerza las capacidades del Estado para combatir incendios, de manera que el individuo está más protegido en su seguridad personal por los profesionales que intervienen y en la seguridad de sus bienes.
Introducir, artificialmente, creencias individualistas que sostienen que el Estado no es capaz de garantizar la vida y la hacienda de los ciudadanos es una actitud peligrosa, y de seguir así no sería extraño que en algunos ámbitos políticos se planteen acciones legislativas en esa línea, porque ideológicamente es apetecible y está siendo “avalada” desde algunos grupos de presión interesados en el negocio de la seguridad privada en todos los campos posibles.
Vale.
Acabo de escuchar unas palabras de la mujer de Kaká que me han dejado estupefacto: “Dios puso el dinero en las manos del Real Madrid para contratar a Kaká“. Eso es lo que dice la señora. A ver ahora cómo lo explica Florentino. Porque si es Dios el que ha puesto el dinero para fichar a Kaká, lo habrá tenido que quitar de algún capítulo del presupuesto de la Iglesia. De lo contrario (multiplicación de los billetes de 500), estaríamos ante la mayor falsificación de dinero de la historia.
De todas formas, me preocupa más el mensaje, que se parece mucho al del nacionalcatolicismo franquista: “Dios está con nosotros” (en realidad, no estaba con ellos, lo tenían secuestrado, como dijo León Felipe). Hay que recordar al personaje fascista que interpretaba Alfredo Landa en una serie en la que hacía de dueño de una gasolinera (¿o no era un personaje de ficción, sino Landa haciendo de sí mismo?). Decía: “Sólo creo en Dios, Franco y don Santiago Bernabéu“. Ahora, Dios, en tiempos de crisis, mientras sus opulentos obispos predican, él detrae decenas de millones de euros para ponerlos al servicio del Bernabéu (¿de don Santiago y de Franco también?).
La iglesia católica ha apostado fuerte, muy fuerte, por el Madrid católico, apostólico, romano y franquista de toda la vida fichando a Kaká… aunque sus misioneros vean que no les llega un duro para dar de comer al hambriento.
Y no ha sido sólo Kaká, también Cristiano (¿lo han fichado por buen jugador o por el nombre?) Ronaldo juega para la iglesia. ¿No habéis visto no sé qué del Banco del Espirito Santo?
¡Que el abad de Montserrat rece todo lo que sepa, porque este año los árbitros harán el milagro de la multiplicación de los panes y los penaltis en las áreas de los equipos contra los que juegue el Madrid!
Vale
Según parece, han sido presentadas diversas alegaciones que plantean la clasificación de determinados suelos conforme a las previsiones contenidas en los documentos de aprobaciones anteriores.
Lo que caracteriza a este tipo de alegaciones es que plantean “recuperar” las determinaciones contenidas en los documentos anteriores, ya que consideran que las aprobaciones iniciales y provisionales les otorgan categoría de derechos.
Estas alegaciones no tienen en cuenta que las definiciones del modelo y las normas generales en materia de suelo han sido claramente modificadas con la aprobación de la Ley 8/2007, que elimina aspectos de la legislación de 1998, que son los que inspiran el modelo político que se aprueba inicialmente en 2005 y que no tienen cabida en la norma básica en materia de suelo que será la que esté en vigor en el momento de la entrada en vigor del Plan.
Las expectativas que la aprobación inicial y las aprobaciones provisionales posteriores, hasta la actualmente en curso, no tienen valor ninguno de carácter administrativo y jurídico. Mucho menos, aún, de carácter vinculante para las administraciones que sucesivamente vayan tramitando el documento hasta la aprobación definitiva y entrada en vigor del nuevo planeamiento, de manera que las aprobaciones o los documentos tramitados que no hayan alcanzado la aprobación definitiva no producen derechos que hayan de ser reconocidos.
Respecto del modelo, el documento aprobado inicialmente en 2005 y mantenido en las aprobaciones provisionales de 2006 y 2007, tiene su base en la Ley 7/1998, del Suelo y Valoraciones, de corte liberal que incluso llegaba a considerar urbanizable todo el suelo salvo el sometido a cualquier régimen de protección. De ahí nacía el hecho de que el planeamiento previsto para Cáceres alcanzar un número de viviendas superior a las 65.000, totalmente fuera de la realidad económica y de las proyecciones científicas en materia demográfica.
Igualmente hay que tener en cuenta que la Ley del Suelo de 1998 y el documento de revisión del plan general de Cáceres en sus formulaciones de 2005, 2006 y 2007 tienen un mismo origen: el urbanista Porto Rey, que fue redactor de la Ley y director de las dos primeras aprobaciones de la Revisión del PGM de Cáceres.
Una de las características de la Ley 8/2007, de Suelo, es que elimina las expectativas.
Con independencia de las ventajas que pueda tener la técnica de la clasificación y categorización del suelo por el planeamiento, lo cierto es que es una técnica urbanística, por lo que no le corresponde a este legislador juzgar su oportunidad. Además, no es necesaria para fijar los criterios legales de valoración del suelo. Más aún, desde esta concreta perspectiva, que compete plenamente al legislador estatal, la clasificación ha contribuido históricamente a la inflación de los valores del suelo, incorporando expectativas de revalorización mucho antes de que se realizaran las operaciones necesarias para materializar las determinaciones urbanísticas de los poderes públicos y, por ende, ha fomentado también las prácticas especulativas, contra las que debemos luchar por imperativo constitucional.
Por tanto, la propia Ley 8/2007 establece desde su origen que las expectativas de revalorización carecen de virtualidad hasta que las “operaciones necesarias para materializar las determinaciones urbanísticas” no hayan concluido de ser realizadas por los poderes públicos.
En este sentido, cabe reseñar que el texto recogido con anterioridad, perteneciente al Proyecto de Ley presentado por el Gobierno a las Cortes en septiembre de 2006, se mantiene en su integridad en la Ley publicada en el Boletín Oficial del Estado.
Esta consideración de las expectativas como carentes de virtualidad, no solamente aparecen en la exposición de motivos de la Ley, sino en su articulado. Así, en el artículo 23, Valoración en el suelo rural, el apartado 2 dice:
2. En ninguno de los casos previstos en el apartado anterior podrán considerarse expectativas derivadas de la asignación de edificabilidades y usos por la ordenación territorial o urbanística que no hayan sido aún plenamente realizados.
También, la propia Ley, a la hora de establecer los criterios de capitalización del suelo rural recoge una disposición adicional que no deja lugar a dudas en cuanto a la consideración nula de las expectativas en el orden urbanístico.
Disposición adicional séptima. Reglas para la capitalización de rentas en el suelo rural.
1. Para la capitalización de la renta anual real o potencial de la explotación a que se refiere el apartado 1del artículo 23, se utilizará como tipo de capitalización la última referencia publicada por el Banco de España del rendimiento de la deuda pública del Estado en mercados secundarios a tres años.
2. En la Ley de Presupuestos Generales del Estado se podrá modificar el tipo de capitalización establecido en el apartado anterior y fijar valores mínimos según tipos de cultivos y aprovechamientos de la tierra, cuando la evolución observada en los precios del suelo o en los tipos de interés arriesgue alejar de forma significativa el resultado de las valoraciones respecto de los precios de mercado del suelo rural sin consideración de expectativas urbanísticas.
Todas estas referencias a las expectativas, recogidas tanto en el Proyecto de Ley como en la Ley que finalmente entró en vigor, fueron objeto del debate político en las Cortes Generales, por lo que queda meridianamente clara la voluntad del legislador de eliminar las expectativas en materia urbanística incluso en su variable económica, por lo que las alegaciones presentadas que apelan a las aprobaciones anteriores carecen de fundamento jurídico para ser tomadas en consideración.
Vale.
“El sistema es poco transparente y muy complejo, como resultado de una negociación en la que se ha pretendido contentar a todos, creando una gran incertidumbre respecto a los efectos de su aplicación que sólo se resolverá en 2012 con la primera liquidación del modelo”.
Este párrafo es la sexta y última conclusión del comunicado de prensa del PP tras la reunión de Javier Arenas y Cristóbal Montoro con los consejeros de Hacienda de las CCAA gobernadas por la derecha.
Es el resumen de una constatación que recuerda el momento glorioso de Mariano Cuchara Rajoy, cuando en el Congreso de los Diputados acusó a los socialistas de que saben leer.
El PP, comenzando por su teórico de la economía, Montoro, descalifica el Plan de Financiación de las CCAA de una forma clara y evidente. Después de cinco conclusiones de orden político, la sexta y definitiva demuestra que Montoro y sus consejeros de Hacienda no saben matemáticas a un nivel adecuado.
El Plan consta de unas 75 páginas, de las cuales, unas 30 se resuelven con complejos cálculos matemáticos, fórmulas financieras (¿Excel? ¿Open Office? ¿Math Lab? ¿SPSS?) que los economistas manejan habitualmente. Pero los economistas del PP siguen con el papel de estraza y el lápiz de carpintero.
Por ello, la conclusión sexta del comunicado del PP demuestra que desde Montoro a sus consejeros de Hacienda de las CCAA que gobiernan no tienen ni idea de matemáticas financieras o económicas y tienen la pereza suficiente (vagancia, más bien) para utilizar las fórmulas incluidas en el plan de financiación y simular los posibles escenarios de 2012 y adoptar el más adecuado y el más inadecuado.
Lejos de estudiarse el Plan, lo que hacen es decir que es muy complejo, que tienen ganas de irse de vacaciones y que ya estudiarán en septiembre… otra vez.
Vale.
Como era de esperar, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, no ha tardado mucho en contestar al disparate de Rita Barberá, pretendiendo que el presidente del gobierno, Zapatero, habría cometido el mismo delito que se imputa a Francisco Camps y por el que es muy probable, más que probable, que tenga que sentarse en el banquillo.
El delito, tipificado como “cohecho impropio”, que habría cometido Zapatero sería el haber recibido dádivas (anchoas) ofrecidas por Miguel Ángel Revilla. En el presunto razonamiento (¿tan desesperados están que razonan tan mal?) de Rita Barberá, recibir anchoas de regalo del presidente cántabro es un delito igual que el que se le imputa a Francisco Camps. Vale, aceptamos pulpo como animal de compañía. Tras las declaraciones de Revilla (“en las antípodas de la corrupción y del señor de los trajes”, afirma), y con la “doctrina Barberá”, el Tribunal Superior de Justicia de Valencia puede añadir un nuevo delito por el que investigar y, seguramente, juzgar, a Francisco El Curita Camps: “cohecho impropio cometido con un bote de anchoas de la marca Revilla”.
La desesperación es mucha en el PP, y más en el PP de Valencia, que a costa (nunca mejor dicho) de Costa, Campos, Betoret y Camps y a costa de una defensa tan cerrada por unos trajes de José Tomás, parece que, en realidad, están tratando de que los trajes taponen lo que parece cada vez una madeja mayor.
Vale.
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en su afán de defensa de Francisco El Curita Camps, ha terminado por confirmar expresamente que lo de los trajes es verdad. Dice Rita Barberá que habría que aplicar el mismo criterio al presidente del gobierno por las anchoas que recibe cada vez que el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, visita La Moncloa.
O lo que es lo mismo: las anchoas que lleva el presidente Revilla son “casus delicti” que diríase en latinajos. Como es cierto y conocido por todos que lo de las anchoas es verdad, es cierto, también es cierto, siguiendo el ¿razonamiento? de Rita Barberá, que Francisco Camps ha recibido unos trajes (¿sólo unos trajes?) pagados por Álvaro Pérez, El Mamachicho.
Con defensas así, es posible que los escaloncitos que faltan para ser juzgado por cohecho (dizque impropio) son solamente dos. Porque la verdad ya se sabe, la ha confirmado doña Rita (doña Rita Rita, los trajecitos a medida que le dan al Curita no se quitan).
Y lo más interesante está por llegar: la contestación que le puede dar Miguel Ángel Revilla puede ser espectacular.
Vale.
El Tribunal Superior de Justicia de Valencia ve indicios suficientes para seguir el procedimiento judicial contra Francisco Camps, presidente de la Comunidad Valenciana, al haber encontrado “suficientes indicios racionales” por los regalos recibidos de la trama corrupta.
A la hora que escribo esta entrada, los titulares de las webs de los principales medios de comunicación son:
También, a la hora que escribo esta entrada, lo único que ha dicho la dirección (o lo que sea) del PP es que apoya a Camps. Lo ha dicho en boca de su secretaria general, De Cospedal, porque Mariano Rajoy sigue mudo.
En la práctica, la contundencia del auto judicial y su trasunto en los titulares de los medios de comunicación, van llevando, de manera inexorable a concluir que lo que comenzó siendo una dencuncia de unos concejales de un pueblo de Madrid, pasó a ser “caso Gürtel”, y en la Comunidad Valenciana, “caso Camps”, y en la calle Génova, “caso Bárcenas”, termine siendo lo que cada vez parece más claro: el CASO RAJOY.
Si no es así, ¿por qué unos implicados son cesados y suspendidos de militancia en el PP y otros, los que más poder tienen o detentan, son permanentemente defendidos, más allá de lo razonable cuando las actuaciones judiciales son contundentes?
Vale.
Europa Press (04/07/2009): En una marcha al monte Gorbea. Urkullu dice que Euskadi “no es Perejil ni un islote en el que algunos claven su estandarte”.
Cadena Ser (04/07/2009):Los pescadores vascos quieren que el Ejército acompañe a sus barcos.
¿Cómo puede explicar el presidente del PNV a los pescadores vascos que la bandera del Estado, la que ondea en los barcos de las FAS, puede servirles de apoyo y seguridad en su trabajo y no puede colocarse en el monte Gorbea? La bandera de un país identifica a ese país. Incluso si en algunos aspectos se cuestionan sus colores, siempre hay una bandera. También la ikurriña es una bandera que representa a Euskadi y no hay reparo con su colocación en la sede del gobierno del Estado cuando el lehendakari, ahora Patxi López, antes Ibarretxe, han visitado La Moncloa.
Claro, que hay que tener en cuenta algo que no se dice habitualmente. El PNV es un partido político de índole nacionalista, y por ello les gusta más que su ikurriña; pero el PNV es un partido ideológicamente de derechas (demócrata cristiano, se definen) y para ellos, la economía de sus empresarios, que no la de los trabajadores, es muy importante.
Fue el PNV el que planteó en el Congreso de los Diputados que barcos de la Armada española protegieran a los atuneros vascos en el cuerno de África. Y así se hizo. Es justo que las Fuerzas Armadas protejan los intereses económicos nacionales, aunque en el caso de los atuneros vascos, les produzca sarpullidos ver que son defendidos por barcos de bandera española.
La bandera del Estado puede ondear en cualquier lugar del Estado, como lo hace en las embajadas o en los barcos de la Armada. O como debe ondear en los organismos oficiales. Los colores de la bandera, los que marca la Constitución, al fin y al cabo, no son más que la representación simbólica que se le quiera dar.
Pero denostar que en un punto concreto de Euskadi no debe ondear la bandera que sí ha de proteger los intereses económicos de los pescadores vascos, es una muestra de hipocresía, que es, como todo el mundo sabe, el primer y más importante de los fundamentos ideológicos de la derecha que se declara y define como demócrata cristiana.
La bandera del Estado puede ondear, y debe ondear, lo mismo en el monte Gorbea como en los barcos de las FAS que protegen a los atuneros vascos que faenan en aguas del Índico.
Vale.

Desde una perspectiva local, la ciudad de Cáceres, y en un enfoque general, podemos hacer un balance de la semana que termina que resulta revelador de cómo se entiende la política en la izquierda y en la derecha. Para que luego digan los falsos apolíticos (decía Perich en una viñeta de un orondo preboste: “yo soy apolítico de derechas como mi padre”) que todos los políticos son iguales o que da igual que gobierne la derecha o la izquierda.
A nivel local, se ha demostrado que la intolerancia ideológica, acompañada de la incapacidad individual para el diálogo, no tienen cabida cuando han de compartirse tareas de gobierno y han de adoptarse decisiones para el común de los ciudadanos y no sólo para satisfacer una supuesta coherencia que no es otra cosa que intransigencia. Así, aunadas en una sola persona la intolerancia, la incapacidad para el diálogo y la intransigencia, se ha producido el hartazgo de la alcadesa de Cáceres que ha cesado de modo fulminante y a todos los efectos al concejal de IU Santiago Pavón. En la izquierda, estas actitudes intransigentes, incapaces de empatía e intolerantes se pagan. En la derecha, la intransigencia y la falta de empatía se premian, y si no, que se lo digan al humilde y sencillo Trillo.
A nivel nacional, mientras que una guerra interna por cuotas de poder en el Centro Nacional de Inteligencia han llevado a la dimisión de su Director General, Alberto Sáiz, por la sola publicación de acusaciones en un periódico que no se deben a la labor de periodismo de investigación, sino a que los que querían defenestrar a Sáiz lo han utilizado de mero buzón de correo. El Mundo de Jota Pedro ha vuelto a ser lo que más le gusta: buzón.
Alberto Sáiz ha renunciado, ha dimitido como consecuencia de unas informaciones publicadas en la prensa que, teniendo una ligera idea de cómo funcionan determinados órganos del Estado, se llevarán por delante también a sus autores (no, a los periodistas no, que ellos no han sido autores, han sido carteros). La lección que se ha vuelto a poner de relieve es que en la izquierda se dimite.
Dimitió Mariano Bermejo por el asunto de la cacería, pero no ha dimitido el consejero de Madrid Francisco Granados que almorzó con el presidente del TSJ de su Comunidad cuando ya sabía que el caso Gürtel le tocaba. ¿De qué hablaron, sino de cómo desmontar el caso?
En la izquierda se dimite y en la derecha el tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, tiene agarrado por sus debilidades a Mariano Rajoy. Imputado, investigado por el Tribunal Supremo que asume que existen indicios de haber cometido delitos tipificados en el Código Penal, Bárcenas sigue siendo el ejemplo de que en la derecha no se conoce el verbo dimitir, ni que el jefe (¿en realidad, no es el jefe el propio Bárcenas?) tiene agallas ni capacidad para cesarlo.
Por cuestiones ideológicas, una alcaldesa socialista cesa a un concejal de IU, por cuestiones de guerrillas internas, el director del CNI presenta su dimisión. Pero habérse llevado muerto un pastizal, Luis Bárcenas ni dimite ni es cesado. Dimitir es un acto individual, que correspondería solamente al tesorero.
Cesar [a alguien] es un verbo que requiere un sujeto activo, que toma la decisión y un sujeto pasivo, que la recibe y acepta. Rajoy es solamente un sujeto. O como decía el ideólogo José María [García], en el caso Bárcenas, Rajoy es un bulto sospechoso.
Vale.