Con la Revolución industrial surgió un movimiento sanitario en muchas parte de Europa, y que en España tuvo especial presencia en el País Vasco. Una corriente que se conoce como el higienismo, que abogaba por la mejora de las condiciones de sanidad y salubridad de los trabajadores de las industrias pesadas.

En el artículo que reproduzco a continuación, el Diario de Cáceres del 21/11/1903 recomendaba a los concejales del Ayuntamiento que conocieran las propuesta que la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao y que divulgó en nuestra ciudad el Colegio Médico de Cáceres.

Cabecera. Diario de Cáceres. 21 de noviembre de 1903.

Barberías y peluquerías.

En el último número del Boletín del Colegio Médico de Cáceres, encontramos lo siguiente que recomendamos á nuestros concejales.

Por considerarlo –dice- de interés y por la frecuencia con que se presentan en nuestra consulta enfermos atacados de infecciones adquiridas en las barberías y peluquerías, publicamos á continuación las enmiendas que propone la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao al proyecto de ordenanzas municipales de dicha villa. Las referentes á este punto son:

Barbería antigua

1º. El Barbero ó Peluquero cuidará especialmente de la limpieza y aseo de su persona y sus ropas.

2º. Las navajas, tijeras y máquinas de cortar el pelo, se desinfectarán de preferencia en estufas de aire caliente (á más de 100 grados) ó en aparatos de evaporación intensa de formol. Si no se disponen de tales aparatos habrá que hacer un lavado de los instrumentos, pieza por pieza, en el alcohol absoluto.

3º. Se prohíbe el empleo de brochas y esponjas para enjabonar, salvo cuando pertenezcan al mismo parroquiano. En su lugar pueden emplearse torundas de guate y gasa ó hacer la manipulación con polvos jabonosos.

4º. Habrá paños limpios de diferentes formas y usos para cada cliente.

5º.- Se prohíbe aplicar polvos por medio de cisnes ó borlas, debiendo sustituirse por pulverizadores de fuelle.

6º. Los afinadores de navajas se desinfectarán al formol, y no se pondrán en contacto sino con las navajas previamente desinfectadas.

7º. Los cepillos y peines de cuero y concha, pueden desinfectarse al formol intensivo. Se recomienda de preferencia el empleo de instrumentos metálicos por su fácil esterilización al agua hirviendo.

8º. No pueden ejercer la profesión de barbero o peluquero, aquellos que presentaren síntomas infecciosos de sífilis ó de enfermedades contagiosas; así mismo está prohibido servir  en estos establecimientos á los clientes que tuvieran idénticas afecciones. Estos enfermos pueden ser servidos en sus domicilios con utensilios propios, debiendo los barberos desinfectarse las manos con sublimarlo al 1 por 1000 al terminar su cometido; y

9º. Todos los barberos y peluqueros cumplirán con el mayor rigor la siguiente prescripción: Al comenzar el trabajo con cada uno de los clientes se lavará y jabonará las manos, delante de los mismo, cuidando con especial esmero de la limpieza de uñas.

Vale.

El Diario de Cáceres, el 3 de noviembre de 1903 incluía un suelto bajo el título de La viruela, que tiene un carácter pedagógico, señalando las características de la infección y las mejores maneras de su eliminación, con especial referencia a la vacuna, con el pionero doctor Edward Jenner, de la Universidad de Berkley y cuyos éxitos llevaron a España a organizar una expedición dirigida por el doctor Balmis. Ahora, en 2020, con la dura pandemia de la COVID-19, la colaboración indispensable de las Fuerzas Armadas para vencerla ha recibido igual nombre.

Cabecera. Diario de Cáceres. 3 noviembre 1903.

LA VIRUELA

Ha sido una de las enfermedades infecto contagiosas que más han entretenido la atención de los profesionales.

La viruela produce lesiones superficiales ó erupciones y lesiones profundas, viscerales y sanguíneas.

Las lesiones de la piel recorren la escala que marcan los períodos: maculoso (mancha rojiza), papuloso (pápula redonda); vesículoso (dejeneración celular), pustuloso (vitalidad microbiana), desecación (cesa la supuración), cicatrización (formación de la costra).

Se llama viruela hemorrágica la caracterizada por derrames sangíneos en el tejido celular y mucosos. En la actualidad se desconoce el microbio causante de este proceso, habiendo sido inútiles cuantos trabajos se han hecho para capturarlo.

Los síntomas que mejor anuncian la invasión son: dolor de cabeza, escalofríos, vómitos, dolor de la raquis, angustia precordial y malestar general intenso. Estos síntomas que se observan en casi todos los tipos de viruela, se acentúan y agravan en la hemorrágica.

La vacua es una infección determinada por la inoculación en el hombre de una enfermedad especial en la vaca.

Jenner, médico de Berkley, demostró su acción profiláctica  practicando la primera vacuna oficial, inoculando en el brazo de un niño de ocho años el virus de una vaquera y legando á la humanidad un bien inmenso.

Jenner realizando su primera vacunación en James Phipps, un niño de 8 años. 14 de mayo de 1796

Para demostrar la excelencia de la vacuna bastará decir que antes de su descubrimiento mató en Trieste de 1877 á 1806 (1836) á 14.036 individuos por un millón de habitantes. De 1836 á 1850, ó sea después de su implantación, mató solamente á 182 por la misma proporción de habitantes.

De todo cuanto en esquema hemos dicho, de viruela y vacuna, podemos deducir los siguientes preceptos:

  • El varioloso debe estar aislado, igualmente el personal encargado de cuidarle y utensilio de que haga uso.

  • Deben desinfectarse todos los objetos que estén en relación directa ó indirecta con el enfermo (sábanas, ropa blanca, cortinas, vestidos y carruajes que hayan servido para su transporte).

  • Desinfección del enfermo antes de ponerse en contacto con el mundo exterior.

  • Práctica regular de la vacunación y revacunación, haciéndose ésta con todas las precauciones que reclama la asepsia moderna.

  • Practicar la revacunación cada cinco años, puesto que la inmunidad no es ni mucho menos indefinida, incluso los que hayan sufrido la viruela.

Del descuido de estas sencillas precauciones, nacen estas rachas variolosas que de vez en cuando aparecen por Madrid, causando infinitos trastornos y originando algunas víctimas.

Vale.

El consenso constitucional del 78 ha ido resquebrajándose con el paso de los años, como no puede ser de otra manera cuando se trata de una fórmula de relaciones sociales y políticas sobre la que el tiempo puede, y de hecho así ha sido, hacer que haya envejecido mal. Como el color de algunas películas, o su trama o sus efectos especiales.

El punto de no retorno de esa fractura del consenso constitucional fue la abdicación de Juan Carlos I y su progresiva aparición en investigaciones judiciales tanto en España (menos) como en otros países. El papel de Corinna, su amante más duradera, es el envoltorio de esa ruptura.

Lo que no ha sucedido, más bien al contrario, es que no ha sido posible sustituir la fórmula del consenso del 78 por otra que, adaptada a los tiempos, pueda hacer posible un tiempo amplio de concordia (con todos los defectos que cualquiera pudiera tener). Y no lo ha sido fundamentalmente por dos, a mi juicio, acciones decididas de la derecha, que ha visto en esa fractura su oportunidad de llegar al poder y mantenerse aniquilando cualquier atisbo de alternancia. Una de esas acciones fue la de tratar, por todos los medios, de aniquilar al PSOE con motivo de la investidura de Mariano Rajoy en 2016, forzando un sí que suponía (y que la derecha anhelaba) una fractura que creían irreversible en el partido moderado de la izquierda.

La otra acción de la derecha ha sido y sigue siendo, en plena efervescencia, la de utilizar a su antojo el Poder Judicial, por cuya estructura y funcionamiento no ha pasado ningún “espíritu de concordia” que se planteaba en el 78. El Poder Judicial, sostenido por el poder económico a través de los medios de comunicación (véase la estructura societaria de los grupos que detentan el poder de la comunicación), sigue siendo ajeno a la constitución del 78, y, si aplican las leyes surgidas del mismo es por utilizarlas para sus fines.

Estas dos acciones de la derecha han llevado, en 2020, en plena pandemia por el devastador coronavirus, a hacer que ese poder económico y judicial, sintetizado por jueces y grupos mediáticos, a poner en el punto de salivar con la posibilidad de recuperar lo que ellos creen el poder que les pertenece por ley natural.

Y en estos momentos, mientras el poder judicial detenta (que no ostenta) unas funciones para las que no están elegidos por haber caducado nombramientos, y la extrema derecha plantea una moción de censura dirigida a hacerse con todo el pastel electoral de la derecha, ante un Partido Popular dirigido por un inane mental, un verdadero milagro de equilibrio, Pablo Casado, tenemos un panorama en el que los símbolos constitucionales han sido capturados y sometidos a los designios del fascismo.

Entre esos símbolos, la figura (el figurín, más bien) del jefe del estado no es sino un muñeco manoseado ad nauseam por la extrema derecha, por el fascismo que no pierde hora ni ocasión que si es rey es porque Franco puso ahí a su padre, el huido.

La derecha política (léase, el fascismo) que grita vivas a Hitler y a Franco han decidido, con la connivencia del rey, hacerse con su símbolo, manoseándolo como un objeto de deseo nada oscuro. Mientras la extrema derecha dice (Ayuso, por ejemplo) que El Manoseado bloquea la acción del gobierno legítimo, y una piara de cerdos, menesterosos y piratas grita “viva el rey”, él calla, otorga y se cree a salvo de que, una vez consumados los deseos de poder de quienes ahora le manosean como barro sucio, lo arrojen al mismo destino que a su padre.

Mientras recordamos que Valle Inclán dijo que a Alfonso XIII el pueblo español no lo echó por rey, sino por ladrón, y que Juan Carlos I se haya huido en un exilio dorado, El Manoseado ya se ha quedado como símbolo de su origen, de su cuna en los brazos de Paca la Culona.

Vale.

En el día de hoy, se reúne, después de 10 meses desde su constitución, el “equipo de trabajo” que deberá proponer los usos futuros que tendrá el Hospital Provincial Virgen de la Montaña, actualmente cedido a la Junta de Extremadura por la Diputación Provincial de Cáceres.

Días atrás se hicieron públicas algunas propuestas/decisiones en relación con dicho inmueble:

1.- Mantener en el mismo el Punto de Atención Continuada (PAC) del Servicio Extremeño de Salud, que necesitaría una inversión, no cuantificada, para su mejora de instalaciones.

2.- Trasladar a dicho inmueble el Centro de Salud de la Zona Centro, del SES, actualmente ubicado en unos locales comerciales junto a la Delegación de Hacienda, en la Plaza de Hernán Cortes. No se conoce el importe de la inversión necesaria, que lo será cuando se acometan la redacción y ejecución del correspondiente proyecto.

Parece ser que los actuales locales que ocupa el Centro de Salud son propiedad de la Junta de Extremadura, por lo que podrían constituir un importante activo bien para destinarlo a otros usos, bien para su enajenación y obtención de recursos económicos. De todas formas, parece que dichos locales necesitan alguna inversión para mejorar su seguridad estructural.

Estos dos servicios se considerarían ya definitivos, y por tanto, la superficie que ocupen continuarían siendo servicios sociosanitarios.

3.- Traslado provisional, mediante la realización del correspondiente proyecto de ejecución, del actual Centro de Salud de la Plaza de Argel. Dicho Centro se encuentra enclavado en un edificio de 594 m2 de solar y 1.594 m2 de superficie construida, que es propiedad de la Tesorería General de la Seguridad Social, a quien revertiría si dicho Centro es trasladado definitivamente de lugar. También hay que señalar que el Centro de Salud de la Plaza de Argel necesita imperiosamente obras de rehabilitación y consolidación, ya que se encuentra en mal estado.

Es evidente que, en el caso de que por la Junta de Extremadura se obtuviera un espacio, ya construido o un solar para su construcción como edificio de nueva planta, el Centro de Salud de Plaza de Argel no sería necesario ubicarlo provisionalmente en el Hospital. Otra cosa será que el Servicio Extremeño de Salud haya realizado o realice una exploración de mercado inmobiliario que permita localizar una ubicación adecuada a la superficie del área de salud correspondiente a ese Centro.

4.- Ubicación en el Hospital Provincial del Archivo Histórico Provincial, que actualmente se encuentra en el Palacio de Moctezuma y el Edificio que se construyó en los años 80 específicamente para su uso como archivo. Las Asociaciones de Archiveros de Extremadura consideran que no es aconsejable el traslado, entre otras cuestiones, por seguridad estructural.

En todo caso, el Archivo Histórico Provincial necesitaría para su traslado la conformidad, previos los informes técnicos precisos, del Ministerio de Cultura.

Esta propuesta, de la Junta de Extremadura, se completaría con el destino a un Museo (sin determinar) en las actuales dependencias del Archivo.

5.- Ubicación en el Hospital Provincial del Conservatorio de Danza, actualmente en el Complejo Cultural San Francisco, de la Diputación Provincial, que, a su vez, y para “tapar” el vacío que en dicho Complejo dejaría el Conservatorio, trasladaría al mismo la actual Sala de Exposiciones “El Brocense” (calle de San Antón) y los espacios expositivos del edificio Pintores, El Hospital Provincial Virgen de la Montaña tiene una superficie de suelo de 13.363 m2 y una superficie construida, según Catastro, de 21.024 m2, cifras que son muy importantes pero que requerirían un planteamiento de conjunto, algo así como un Plan Director, que establezca un Acta de Definición de Necesidades (ADNE), en la que se determinen los usos preferentes para el Hospital, las superficies necesarias para cada uno de ellos, los presupuestos aproximados para las reformas precisas y, sobre todo, una definición clara de cómo los distintos usos pueden coexistir en el inmueble, sin que ninguno de ellos interfiera en los otros y una definición ciertamente flexible de espacios para su redefinición en el caso de necesidades imperiosas en un plazo razonable de tiempo.

Tanto la Junta de Extremadura, como la Diputación y el propio Ayuntamiento tienen técnicos cualificados para llevar a cabo el Plan Director y para proponer un ADNE más preciso, de manera que los nuevos usos que se den puedan llevarse a cabo de manera ordenada y, sobre todo, coordinada.

Vale.

En la presentación del puzle para dar uso combinado al Hospital Provincial, el Consejero de Sanidad manifestó que el traslado del Centro de Salud de la Plaza de Argel sería provisional hasta que se encontrara una ubicación adecuada en el ámbito geográfico de dicho Centro.

Comoquiera que la expresión crítica de decisiones de otro requiere la explicación razonada y la formulación de alternativas, aquí van las mías.

En primer lugar, antes de proyectar y acometer el traslado, de manera provisional del Centro de Salud Plaza de Argel al Hospital Provincial, deberían plantearse las alternativas, puesto que el gasto de ese traslado provisional podría invertirse directamente en la alternativa elegida.

Ficha Catastral del Centro de Salud Plaza de Argel. Cáceres

Para evaluar las alternativas posibles hemos de partir de los datos del inmueble que ocupa el Centro actual, parcela catastral 5734301QD2753D0001KQ, que ocupa una superficie de suelo de 594 m2 y dispone de 1.594 n2 construidos en tres alturas.

Con estos datos se pueden encontrar, dentro del ámbito geográfico que corresponde al Centro de Salud, algunos inmuebles cuyas características catastrales y urbanísticas se detallan a continuación.

1.- Parcela catastral 5731906QD2753B0001EY, situada en la calle Trajano, nº 16, con una superficie de suelo de 1.402 m2. Pertenece a la “APE 22.01 Juan Caldera”. Se desconoce la propiedad.

1.- Ficha Catastral. Parcela sita en Calle Trajano, 16, Cáceres

2.- Inmueble sito en c/ Margallo, nº 76, antigua Casa Cuartel de la Guardia Civil, parcela catastral 6033606QD2763CD0001QL, con una superficie de suelo de 3.406 m2 y actualmente edificada de 2.368 m2 (en muy mal estado). Es de propiedad privada, por enajenación en su momento por el Ministerio del Interior. Constituye la totalidad de la parcela el Área de Planeamiento Remitido 23.02. Actualmente en trámites iniciales de determinación de las condiciones edificatorias.

2.- Ficha Catastral. Calle Margallo, 76. Cáceres

3.- Solar en C/ San Justo, nº 50, referencia catastral 6034101QD2763C0001PL, propiedad del Ministerio de Defensa, con una superficie de suelo de 1.271 m2. Pertenece al Área de Planeamiento Específico 23.01, c/ Daoiz.

3.- Ficha Catastral. Calle San Justo, 50. Ficha Cáceres

Las disposiciones urbanísticas que afectan, en el Plan General Municipal, a estas parcelas se corresponden en dos casos (Calle Trajano, Calle San Justo) a áreas en las que el aprovechamiento (edificabilidad lucrativa) sirve para la obtención de algún espacio libre o mejorar algún viario, y en el caso del inmueble de calle Margallo, 76, para obtener algún equipamiento.

A mi juicio, modificar el PGM que afecta a cualquiera de las tres localizaciones señaladas puede resultar relativamente sencillo, tratándose, además, de la obtención de un equipamiento social básico. Por ello, un criterio sería elegir el inmueble cuya situación urbanística presente menores inconvenientes a la hora de la modificación para el uso sociosanitario.

Por otra parte, y partiendo de la idea del gasto/inversión que mejor convenga a los intereses públicos, introduciría un criterio en el que el coste suelo elegido más los costes de redacción de documentos técnicos (modificación del PGM, redacción de proyecto, etc.) y su tramitación en el menor tiempo posible, se podría hacer liberando para ello la partida económica que se pretende destinar a la adaptación provisional en el Hospital Virgen de la Montaña a la que se refirió el Consejero.

Acometer directamente la ejecución de un nuevo centro, en cualquiera de las ubicaciones señaladas (o en cualquier otra que pudiera señalarse), y con las adecuaciones urbanísticas necesarias, permitiría una mejor adecuación del gasto público.

Vale.

Cáceres, el puzzle

cercadelasretamas —  septiembre 30, 2020 — Deja un comentario

La decisión de la Junta de Extremadura y la Diputación Provincial de Cáceres de reubicar en el Hospital Provincial los actuales Centros de Salud de Plaza de Argel y Zona Centro, además de mantener el Punto de Atención Continuada actualmente existente, por un lado, y trasladar al mismo inmueble el Archivo Histórico Provincial y el Conservatorio de Música, puede convertirse en un puzzle, si se encajan bien las piezas, o en un juego de tetris con variables que pueden desactivar lo pretendido,

No es mala idea aprovechar un inmueble de un tamaño considerable, unos 20.000 m2 construidos, si ese aprovechamiento se realiza mediante un Plan Director que garantice la ejecución coordinada de encaje de todas las piezas (y quizás alguna más que pueda surgir en el camino), y no mediante una segmentación del inmueble a modo de reparto. A modo de ejemplo, cabe señalar que el edificio dispone de al menos tres entradas notables para dar acceso a distintos servicios y se pueden habilitar otras, de manera que garanticen tanto accesos como salidas de evacuación que será preciso tener en cuenta al producirse usos con distintos horarios de aprovechamientos y por distintos tipos de usuarios.

También será necesario tener en cuenta que la última gran reforma del edificio, para convertirlo en un hospital más moderno, a comienzos de los años ya se llevó a cabo con una intervención pudiéramos llamar agresiva, pero que dio buenos resultados, aunque la pérdida del gran claustro central del primigenio hospital es probable que en estas fechas hubiera sido más difícil realizarla.

En cuanto al puzzle (o tetris) al que se someterá a la ciudad, debería incluirse en el Plan Director. Esto es, determinar qué será de los inmuebles que actualmente ocupan el Centro de Salud de la Plaza de Argel y el Archivo Histórico Provincial, y, en menor medida, que será de los espacios que actualmente ocupa el Conservatorio en el Complejo San Francisco.

Como diría Jack, vayamos por partes.

El Centro de Salud de la Plaza de Argel es un inmueble que debe ser conservado y sometido a una rehabilitación integral, pues el paso de los años y el uso intensivo que como Centro de Salud ha tenido ha dañado sensiblemente su interior. Claro, que para ello, desde el momento en que se tome la decisión de trasladarlo al Hospital Provincial, debería establecerse una idea clara del uso que se le quiera dar, y comprometer, presupuestariamente, los medios económicos para ello. Esperar a que se pueda concluir el traslado y dejar su futuro a un “ya se verá”, no hará sino someter al edificio a un deterioro rápido y peligroso.

El Archivo Histórico Provincial ocupa actualmente el Palacio de Moctezuma y el edificio anejo, diseñado por el arquitecto Dionisio Hernández Gil, en pleno corazón de la ciudad monumental. Si para el edifico de la Plaza de Argel se hace necesaria una pronta definición de su uso futuro, y su ejecución sin solución de continuidad con el traslado del Centro de Salud, más necesario será establecer el uso futuro del propio Palacio de Moctezuma y del edificio anexo. No sería de recibo realizar un traslado del Archivo y sus dependencias sin saber el destino de las que quedarán vacías. El que el edificio apareciera vacío, sin uso, siquiera un año, dañaría mucho la imagen de la ciudad monumental y del sello Patrimonio de la Humanidad.

Lo que debería plantearse, por tanto, en ese Plan Director, sería que al mover las piezas del puzzle, no volviéramos a incrementar el número de inmuebles cerrados por falta de uso, y más siendo estos edificios de titularidad pública. Todavía tenemos pendiente de resolver la conversión del Palacio de Godoy en un Hotel y el tiempo no pasa en balde. Cada año, el deterioro, por ejemplo, del patio que da a la calle Zapatería es mayor. Someter al paso del tiempo al edificio de la Plaza de Argel, dejándolo si uso cuando ya hace tiempo viene necesitando una profunda reforma, no debería ocurrir, y menos aún al Palacio de Moctezuma.

Respecto a los espacios que deje libre el Conservatorio en el complejo de San Francisco, sin duda deberán destinarse a concluir definitivamente el uso de este edificio como Centro de Convenciones, y a un inaplazable trabajo de las áreas de Fomento y Turismo de Junta de Extremadura, Diputación Provincial y Ayuntamiento, ofreciendo una ciudad que con San Francisco y el Palacio de Congresos (además de la capacidad hotelera), deberá ser un foco de atracción turística, comercial y cultural de primer orden.

Vale.

En esta nueva normalidad y cabalgando con la tabla de surf buscando coronar la segunda ola de la pandemia, me he dedicado unos cuantos días a visitar farmacias, supermercados, tiendas de chinos… buscando encontrar un modelo de mascarilla que es de los más utilizados: las mascarillas pescueceras.

En vano.

Cuando uno va caminando por una calle, un paseo, es fácil encontrarse con alguien que lleva la mascarilla pescuecera. Otros/as llevan la mascarilla dejando la nariz al viento. A veces, incluso por debajo de la boca. Pero el modelo más común de estas mascarillas alternativas es el pescuecero.

Más incluso que las coderas o las muñequeras, que también las hay.

He visto a gente que ha recibido un mensaje en el móvil, se ha parado o se ha apoyado en una pared, se ha ajustado las gafas y, para ver mejor la pantalla, se ha colocado la mascarilla en el pescuezo.

En los lugares donde más abunda este modelo de mascarilla, no sé si está homologado, es en las terrazas. Parece que la norma de uso de la mascarilla que se establece por Salud Pública para el caso de sentarse en una terraza a tomar algo, es quitársela solamente cuando se está consumiendo. Pero si hacer ningún ejercicio de paciencia observadora, se aprecia que la mayoría de los usuarios de las terrazas, lo primero que hacen tras ocupar la silla o el taburete del velador, es cambiar la mascarilla a modo pescuecero on.

Da igual luego el tiempo que estén sentados en la terraza, las consumiciones que hagan, si es más de una, siguen con la mascarilla en el gañote. Hay otros/as que deciden pasara al modo muñequera, como si vinieran de jugar en el frontón de pala corta.

La norma de salud pública es clara: siempre la mascarilla, excepto mientras se está consumiendo. Pero pedir un café con hielo, o un villa masa con dos cubitos, da para que el café o la copa duren todo el tiempo que dura el hielo, incluso más, hasta que, agotados de estar sentados en la terraza, vuelven a colocarse la mascarilla, levantarse y moverse como si hubieran sido fieles cumplidores de la norma de salud.

Vale.

Guía de recursos

Hace unos días se publicó que la Junta de Extremadura había pedido a los ayuntamientos que facilitaran un listado de recursos disponibles, susceptibles para ser utilizados en el curso escolar, al menos al comienzo. Si una vez comenzado, todo va más o menos bien, serán menos necesarios esos recursos.

Cuando quedan poco más de dos semanas para el comienzo del curso escolar 2020-2021, las dudas sobre cómo afectará la pandemia en cada territorio a ese comienzo comienzan las dudas, los nervios y, cómo no, las soluciones. Algunas fáciles, otras menos. En Extremadura, también. Por supuesto.

Algunos centros están planteando opciones, para evitar la acumulación de alumnos en las horas diurnas tradicionales. Por ejemplo, el IES Norba Caesarina plantea hacer una parte nocturna, algo que algunos alumnos y padres no aceptan, por diversas causas. Y en este afán de cada actor en el ámbito escolar (centros, alumnos, padres) se visualiza con propuestas alternativas.

En Cáceres, siguiendo con el ejemplo del IES Norba Caesarina, los padres de alumnos contemplan como alternativa llevar clases al Instituto de Lenguas Modernas. Una alternativa como cualquier otra. Pero que flojea si tenemos en cuenta que en el mismo edificio, en los mismos espacios libres, se encuentra el CEIP Prácticas, con lo cual se descargaría el Norba y se recargaría el ILM. No parece posible la alternativa.

¿Qué tipo de recursos ha solicitado la Junta de Extremadura a los Ayuntamientos’ ¿Qué disponibilidades hay en cada municipio?

Es evidente que la pandemia nos ha cogido a contrapié, pensando en que en nuestro mundo este tipo de circunstancias es impensable, y ahora es el momento de realizar un esfuerzo por disponer en cada municipio, en cada ciudad, de una guía de recursos, no solamente físicos, sino también humanos y de tecnologías que permitan afrontar mejor los meses que restan hasta que se pueda dar por vencida la pandemia.

La OMS parece que señala un plazo de dos años para esa circunstancia, aunque antes se produzca la aparición de una vacuna, que siendo eficaz, deberá serlo en el tiempo.

Los centros escolares extremeños, en general, tienen buenas dotaciones en materia de internet y pueden afrontar períodos de enseñanzas a distancia, y permitir que los alumnos con mayores dificultades económicas, puedan disponer de las herramientas necesarias.

También, los recursos que puedan poner los municipios al servicio de la comunidad educativa, deberán ser los apropiados a las necesidades que en cada momento demanden los centros. La primera mirada que se echa cuando se lee la noticia de la petición autonómica, es a los pabellones deportivos, de los que muchos pueblos disponen, pero habría que realizar un buen catálogo de infraestructuras para movilizar en el entorno de cada centro educativo.

En las ciudades más grandes, ese catálogo debería incluir las posibilidades de uso por los centros educativos más cercanos.

La propuesta de los padres de alumnos del Norba, en Cáceres, viene marcada por la inexistencia de ese catálogo, pues de existir, no habrían propuesto el antiguo Instituto de Lenguas Modernas, ya que en caso de ser necesario aumentar el distanciamiento entre alumnos del Colegio de Prácticas, sus espacios serían los primeramente accesibles.

Vale.

Dice la RAE que almena es “cada uno de los prismas que coronan los muros de las antiguas fortalezas para resguardarse en ellas los defensores”.

Torre de los Pozos. Cáceres. Años 20 aprox.

Parece ser que esta definición académica es válida para todas las murallas, excepto para un tramo de la de Cáceres actualmente en rehabilitación. En los últimos días, con motivo de la terminación de obras en un lienzo y una torre, la llamada de los Pozo, los dos periódicos impresos que se publican en Extremadura han coincidido en afirmar que esas obras han levantado la polémica.

Bien es cierto que, como viene sucediendo en la prensa española en general, los dos periódicos eluden en referirse a qué autoridades técnicas o científicas en la materia de historia les parece mal la actuación de rehabilitación que se viene llevando a cabo. Eso sí, parece que es en las “redes sociales” donde se debate el asunto con fruición.

Torre de los Pozos. Cáceres. 2020. Parte de rehabilitación concluida.

Sabido es que esas llamadas redes sociales han sustituido a la barra del bar, y más ahora en tiempos de pandemia, y en las páginas de los medios escritos nos encontramos con la opinión de un arqueólogo, que no critica exactamente la actuación sino que se refiere a esperar el resultado final, y a un divulgador de historias inventadas, ni siquiera leyendas con apoyatura histórica, que parece el origen de la agria polémica.

Estaría bueno que recuperar lienzos de muralla (todas las murallas son defensivas) y sus torres se hicieran sin tener en cuenta uno de los elementos fundamentales en las tareas de defensa, como es el que los defensores pudieran guarecerse de ataques enemigos.

Torre de los Pozos. Cáceres. 2020. Lienzo.

La Torre de los Pozos forma parte del conjunto de torres albarranas que jalonan el perímetro amurallado de la ciudad de Cáceres, que data de la época de la dominación árabe, y construidas en algunos casos aprovechando la existencia anterior de sillares de origen romano, formando cada torre y cada lienzo de la muralla que se conserva, una lectura en si misma de la historia de la ciudad.

Esa torre de los Pozos, a la que ahora la rehabilitación le ha devuelto sus almenas, parece ser que es el quid de que las redes sociales y los titulares de los periódicos hablen de polémica.

Una polémica estéril, puesto que las torres albarranas que se conservan (la de la Yerba, la torre del Horno, la del Aver, la Ochavada…) culminan en almenas de prisma rectangular, que es el modelo que se ha seguido en la recuperación del lienzo y torre de los Pozos, si bien en un lateral, aún en obras, el prisma cambia a una figura de base cuadrada y terminación piramidal, acorde con los datos que se conservan del antiguo alcázar árabe.

Torre de los Pozos. Cáceres. 2020. Parte alta de la torre rehabilitada.

Cuando los mal llamados medios de información se refieren a polémicas sin otro dato que sus titulares, lo que están buscando es “competir” con las redes sociales y conseguir que los usuarios que los visitan vía internet cliquen en esos titulares: cada click es contabilizado y es el medio técnico de contar visitas virtuales que forman parte de la factura que cargan luego a sus anunciantes.

Es de esperar que en pocos días, alguno de los polemistas de las redes se atreva a publicar algún artículo en la prensa y así veremos la calidad de sus argumentos.

De momento, y a ojos de quien esto escribe, la parte de las obras ya terminadas (o casi) presenta un aspecto inmejorable, que permite ver en su primera función, la defensiva, una parte de la historia, digo, de la muralla de Cáceres.

Vale.

El 7 de agosto de 1918, el periódico liberal EL BLOQUE publicaba un artículo de Jacinto Benavente, el autor de “Los intereses creados” y “La malquerida”, entre otras obras, y que en 1922 sería elegido Premio Nobel de Literatura.

El autor teatral, que a lo largo de su vida se vio sacudido por los avatares de la propia realidad española, pasando, por ejemplo, de ser uno de los creadores de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, en 1933, a ser censurado durante el franquismo (sus obras se representaban si citar su nombre, sino como “del autor de La malquerida”), y a participar en desfiles y conmemoraciones del franquismo, dejaba ver en el artículo que reproducía El Bloque, la doble moral de la llamada “alta sociedad” de la época, señala en la “señora de ***”.

Jacinto Benavente

¿A qué atenerse?

La distinguida señora de ***, en su casa y fuera de su casa:

En casa.- Necesita un portero. Condición: casado pero sin hijos. ¿Con chicos? De ninguna manera. Los chiquillos… que juegan y lloran  y alborotan en la portería… No puede ser.

Fuera de casa.- Es secretaria de una sociedad protectora de los niños; contribuye á una Gota de Leche y cose para un Ropero de niños pobres.

En casa.- Ordena al mayordomo que despida inmediatamente á una doncella , en quien ha creído advertir señales  de próxima maternidad. ¡Son cosas que no pueden tolerarse! Ella no se ha interesado nunca por la muchacha, nunca ha sido para aconsejarla, ni se ha cuidado nunca de los peligros que pudiera correr en su casa ó fuera de ella… Pero, ¡aquello! ¡Oh! ¡Aquello!

Fuera de casa.- Cargo importante y de faroleo en la Asociación Contra la Trata de Blancas; ídem en la Sociedad protectora de madres desvalidas.

En casa.- La servidumbre duerme en aposentos sin ventilación, el trabajo está regulado por los caprichos de la señora… Si la tertulia de noche se prolonga hasta la madrugada, los criados precisos velan toda la noche y después han de madrugar para atender el servicio, limpieza de habitaciones, etc. Cocheros, lacayos y “chauffeurs” aguantan heladas, lluvias y ventiscas, hora y horas. La alimentación de la servidumbre es por contrata con el cocinero, y el que no consigue captarse las simpatías del “jefe” anda á media razón por lo regular.

Fuera de casa.- Juntas se sanatorios y ligas antituberculosas.

En casa.- A los oficiales y jornaleros encargados de trabajos, obras y reparaciones se les paga un jornal muy regateado. ¡Abusa de un modo esta gente! Todo hay que ajustarlos antes: ¡desde que la gente baja lee el periódico!… Y ¡esa Casa del Pueblo!

Fuera de casa.- Funciones de beneficencia para los pobres de la parroquia; limosnas y donativos á vagos y holgazanes, con tal de que cumplan con la Iglesia y lo pidan por Dios. Todo lo que sea Caridad y nada que sea Justicia. ¡Es natural!; la Justicia no hace tanto ni hay porqué agradecérsela…, con ser más rara virtud que la Caridad.

En casa.- En las comidas íntimas, en las sobremesas, delante de los criados, se murmura de los amigos, se cuanto su vida y milagros, se ridiculiza á los ministros y á personajes más altos; en suma, se siembra indisciplina social.

Fuera de casa… y en casa también.- ¡Esta Prensa, que no respeta la vida privada! ¡Vivimos en plena anarquía” ¡No se respeta ni lo más respetable! ¡Con estos Gobiernos que se llaman liberales!

En casa.- La señora recibe á distinguidos judíos y luteranos, y se despitorra por ellos si son gente de viso.

Fuera de casa.- Firma exposiciones contra el Gobierno para impedir que se autorice la apertura de una sinagoga  ó de una capilla protestante.

En casa.- La señora se viste en París; veranea en el extranjero, y los pocos libros que lee son franceses; los niños tienen “nurse” inglesa y aya alemana. Se escandaliza de las comedias españolas y no se pierde representación de una Compañía francesa.

Fuera de casa.- Es muy española: va á los toros, y, aunque en menos cantidad de la que paga á su modisto de París, contribuye á todas las suscripciones patrióticas. ¡En la de la bandera para el barco “España” no ha faltado su peseta…!

El patriotismo de la distinguida señora de *** es tan grande como su caridad. Ya lo dicen los cronistas de salones. ¿Tendremos razón para no tomar en serio su caridad ni su patriotismo?

JACINTO BENAVENTE

Vale