Archivos para enero 2011

Por primera, y creo que única vez, que no volverá a suceder, copio literalmente una información de prensa para colgarla en este modesto blog. La información proviene del Diario HOY y al final colocaré el enlace.

HOMENAJE PÓSTUMO A FELICIANO VEGAS

Moraleja nombra hijo predilecto al cabo fallecido en el Yak-42

El pleno ha acordado también poner su nombre al parque fluvial

26.01.11 – 10:45

El pasado jueves, 20 de enero, un concejal, al parecer del tercio familiar, adscrito al grupo del Partido Gurtelar, viendo cómo un joven bloguero, al parecer perteneciente al tercer mundo, grababa el desarrollo del pleno que se celebraba en el Ayuntamiento de Cáceres, se levantó y con andar parsimonioso y seguro de sí mismo y su misma mismidad, dirigióse al bloguero del tercer mundo, asióle por el brazo y ordenóle que cesara en la grabación, diciéndole: “Tú, a mí, no me grabas”. Y repitióle las dichas palabras.
Esto sucedió así, tal cual, en el salón de plenos de un ayuntamiento democrático, cuando un concejal del Partido Gurtelar, sin duda visiblemente nervioso por el desarrollo del pleno en el que se evidenciaron carencias y derrotas de su partido, se acercó a un joven bloguero para conminarle, con la autoridad que le da el saber que es una autoridad, hacer uso de ella. Pero ni caso. El blog circula por la red.

http://www.youtube.com/watch?v=ZtRwB3aJldI

La actitud del concejal se debe, sin duda, al nerviosismo que le ataca, bien porque presenció la amarga conversación entre su jefa, Elena Nevado, embajadora del tercer mundo en Extremadura, con el mamporrero oficial del partido de la derecha, el tal Pavón, dizque comunista o izquierdoso, pero más en el papel que en los hechos. También se debe a la falta de acuerdo en el grupo parlamentario a la que pertenece el concejal Quehavuelto a perder el Rumbo en asuntos que se debatían en el pleno y que lastran la unidad de un grupo que en cualquier momento puede darnos días de gloria y titulares jugosos a los boletines locales.
Con ser grave, por antidemocrática, la actuación del concejal Rumbo de la Montaña (J.J. como otros Jotas Jotas famosos: Vázquez, González, Santos…), también es de lamentar que el incidente, presenciado por los representantes de los medios de comunicación, que eran muchos por los importantes asuntos que se debatían, no haya tenido ningún reflejo en los medios. Ningún medio de comunicación, de los presentes en el pleno y que conocieron de primera mano el incidente ha hecho referencia. Se da la circunstancia de que el increpado es, simplemente, un bloguero, un joven que publica una página, de notable éxito (www.13rosas.com). Si la amenaza se hubiera cernido sobre un periodista comme il faut, hoy estaríamos hablando de un ataque a la libertad de expresión. El mismo ataque a la libertad de expresión que sufrió el bloguero increpado. Es de esperar que en los próximos tiempos ningún periodista de los medios locales o regionales se queje de falta de libertad de expresión. Al menos yo me encargaré de recordarle su hipocresía.
En cuando al concejal Rumbo de la Montaña, mal, muy mal le tienen que ir las cosas en las previsiones de las próximas listas cuando da ejemplo de tan poco valor democrático y cuando puede verse relegado a la última fila, como cuando en la mili a los que no sabían marcar el paso se les echaba para atrás. A ver si va a ser eso, que en las listas del Partido Gurtelar están volviendo a la mili…
Vale.

El Ayuntamiento de Cáceres ha acordado la cancelación de la concesión del servicio de autobuses urbanos con la empresa del faro y guía de los patronos, Don Gerardo, y también ha acordado traspasar la concesión a SUBUS, con la finalidad de dar continuidad al servicio.
Ahora, cuando la nueva empresa concesionaria se haga cargo del servicio, habrá cosas que hacer, factores que corregir, algunos, muy interesantes, referidos a la propia gestión del servicio, algo que no es conocido habitualmente por los usuarios y en gran parte sí por los responsables municipales, aunque no alcancen a evaluar su alcance.
La nueva concesionaria debe asumir, entre otras cuestiones, la actual plantilla y mantener los acuerdos sociales pactados por BUSURSA con los trabajadores. Pero asumir la actual plantilla no impide que se deban, digo bien, se deban acometer algunos cambios fundamentales para el trabajo ordinario.
En primer lugar, debe cambiarse al actual gerente en Cáceres de Busursa, porque en muchos aspectos deficitarios del servicio tiene alguna responsabilidad. Responsabilidad en el sentido de sola y exclusivamente trabajar en beneficio de la empresa concesionaria (que le paga), aunque ello perjudicara al servicio público y a su economía. El gerente es conocedor, de primera mano, de los puntos fuertes (líneas y frecuencias que mejor rentabilidad pueden aportar) y también de aquellos puntos que generan déficit en la concesión (déficit que debe ser asumido por el Ayuntamiento).
Y como a lo que se ve, el gerente solamente ha trabajado por la generación de recursos para su empresa y ha obviado las deficiencias que producen déficit, su permanencia al frente de la concesionaria en Cáceres, de la nueva concesionaria, no puede continuar. Y ello, sin que inicialmente el actual gerente sea responsable de un pliego realizado por el Partido Popular en el que la concesión funciona por kilómetros recorridos (de ahí que no se supriman líneas y servicios claramente gravosos para las arcas municipales).
En segundo lugar, debe corregirse el sistema por el que son designados, por el que han sido designados, los llamados inspectores, que son conductores de confianza del gerente y que, para no perder ningún complemento, son inspectores conductores. No es de recibo que la forma de designación sea la de confianza del gerente y su actuación encaminada a inspeccionar a los conductores más díscolos con la forma de gestión del servicio y a ser condescendientes con los más allegados y dóciles a la dirección. Respecto a que sean inspectores-conductores se debe a que así pueden seguir cobrando complementos como el toma y deje, quebranto de moneda, etc.
Otro día, otra vez, hablaremos de cómo reestructurar el servicio. O de cómo cambiar el pliego para que, por ejemplo, los actuales vehículos, aquiridos con el dinero de la concesión (dinero público), cuando terminan de ser pagados pasan a ser propiedad de la empresa concesionaria y no del Ayuntamiento. Esto también es de agradecer a la “eficaz” gestión de Partido Popular, que ahora amenaza con volver.
Vale.

En la mañana de hoy, 20 de enero de 2011, el secretario general del partido gurtelar en Extremadura ha realizado unas declaraciones políticas de sumo interés. El asunto, la ausencia del presidente de la Junta de Extremadura del pleno que se celebraba en la Asamblea. El titular de la información, de Europa Press, es: El PP lamenta la “ausencia” de Vara en el pleno de la Asamblea por hacer “primar” su condición de candidato socialista”.

En la información, no sé si declaraciones a un periodista o un comunicado de prensa, el interfecto tilda la ausencia de Guillermo Fernández Vara de “desconsideración parlamentaria” y, tras algunas consideraciones más y metiendo en el mismo paquete a varios consejeros del gobierno autonómico, señala que “se encontrarán -suponemos- también desayunando o de campaña electoral, desatendiendo, también, sus responsabilidades políticas y despilfarrando el dinero público que cobran como consejeros”.

Muy interesantes las apreciaciones del sr. Manzano, que así se llama el secretario general del partido gurtelar de extremadura, porque sobre ausencias sonadas las tiene muy cerquita, en el despacho de su jefe, y muy cerquita en el tiempo. ¿No se acuerda el señor Manzano que su jefe político cogió su morral, abandonó, como un controlador aéreo cualquiera, su puesto de trabajo (ja ja) en el Senado y se fue a cazar oryctolagus cuniculos en coto ajeno.

El señor Manzano debería haber guardado un prudente silencio. No está su partido para dar ejemplos de nada, ni siquiera de que es un partido político.

Cuando tienes tan reciente un asunto como el crucero de placer del presidente regional de tu partido, abandonando para ello sus obligaciones, que pagamos todos los ciudadanos, incluidos los que no les votamos.

Que el Presidente de la Junta de Extremadura atienda a medios de comunicación de implantación nacional, acudiendo cuando se le llama, el día siguiente en el que el Senado (ese lugar que abandona por placer su jefe, señor Manzano) aprobara el nuevo Estatuto de Extremadura, es atender obligaciones que interesan a todos los extremeños.

Que consejeros de la Junta de Extremadura mantengan reuniones, en Mérida, en Madrid, o donde sea, para tratar asuntos relevantes y de interés para Extremadura, no es comparable al abandono de obligaciones por placer.

El señor Manzano (¿le recuerdo también su papelón cuando aquella campaña del CJEx sobre educación sexual?) ha perdido una magnífica ocasión de haberse callado y no haber reavivado, con su torpeza, la llama prendida en el crucero.

Vale.


Hoy, 11 de enero de 2011, el Partido Popular de Extremadura ha presentado una campaña bajo el lema “te escuchamos”, que incluye un vídeo colgado por el propio partido en su canal de Youtube: http://www.youtube.com/user/ppextremadura#p/u/0/3_1TwT3wNII.
Ese vídeo que promociona a un partido político que es firme partidario de la familia en el mismo sentido que defiende la conferencia episcopal, contiene algún error de los que se estudian en esos programas en los que se analizan los fallos de las películas.
En este caso, no se trata de que en una secuencia aparezca un elemento y desaparezca en la siguiente, o al revés. Se trata de un error de concepto. Un error que tiene su punto de gracia, y que a la vista del detalle, tiene su regusto de que, por fin, alguien en el Partido Popular es coherente consigo mismo.
En una reciente entrevista publicada en el diario regional HOY con el presidente regional del partido de la derecha (toda la derecha, incluida la extrema), aparecían dos conceptos que llaman la atención. Por un lado, una frase – fuerza en el discurso del derechista Monago, aprendida de su mentor e ideólogo de cabecera, el alcalde Celdrán: “la burra, por lo que vale”. Por supuesto, en ningún momento aclara cómo se fija el valor de la burra. Eso ya es estudiar ciencias exactas y economía en Moody’s. El segundo concepto era el estado civil del candidato a presidente de la Junta de Extremadura.
La vida privada de los demás siempre me ha importado un comino. Allá cada uno con ella. Pero cuando la vida privada y sus avatares tiene o puede tener repercusiones públicas, sí es interesante. Recuerden los más jóvenes cómo se llamaba en mentideros ministeriales al ahora, de nuevo, en el candelabro, Álvarez-Cascos. El Almendro. Y su situación familiar acarreó algún disgusto protocolario.
En la citada entrevista con Monago, diciembre de 2010, se señala que el candidato de la derecha es divorciado. Sin embargo, en sitios de internet oficiales, en los que su labor pública es de trascendencia para los afiliados de su partido (web del partido) y de trascendencia para todos los extremeños (web del Senado), su estado civil se señala que es el de casado, como se aprecia en estos enlaces:
Senado:
http://www.senado.es/legis9/senadores/256_index.html
Web del Partido Popular de Extremadura:
http://www.ppextremadura.com/index.php?opc=biografia

Recuérdese que este pasado verano, en el mes de julio, fue noticia que el senador Monago se ausentó de, al menos, dos plenos del Senado, del que cobra por representarnos a todos, porque estaba de crucero. Es decir, abandonó sus obligaciones para con todos los extremeños, ya que representa a Extremadura por designación de la Asamblea, para un viaje de placer. Como un controlador cualquiera.
Sigo manteniendo que la vida privada de cualquiera me importa un comino. Pero en afirmaciones del interesado, cuando se fue de crucero (julio), decía que ya hacía mes y medio que lo tenía contratado.
Para un partido político que en su concepción de presencia en la sociedad el modelo tradicional de familia, el mismo defendido por la jerarquía de la iglesia católica, es el que hay que preservar, por qué un miembro destacado de ese partido abandona sus obligaciones para con todos los ciudadanos en una viaje de relax, por no calificarlo de otra manera. ¿Un crucero es eso, no?
Claro que es relevante para los ciudadanos saber si los dirigentes políticos propugnan una cosa en público y en privado hacen la contraria. Algo que, dicho sea de paso, solamente se reclama de los dirigentes de los partidos de izquierda.
Al día de la fecha, en la página oficial del partido sigue apareciendo el estado civil de “casado” del señor Monago. Y en la web del Senado lo mismo.
Ahora, el vídeo de propaganda del Partido Popular, por fin, acude a la coherencia. El protagonista, un ciudadano maduro, de clase media (pijama de tergal azul clarito, corbata tirando a granate, lisa, traje clásico), se prepara para una entrevista de trabajo. Aparece en el cuarto de baño, pasando sus manos por la cara y bajo el grifo. Sale al pasillo, donde su hijo le da una palmadita de ánimo, y, antes de salir a la calle, donde le espera Monago y el Partido Popular en pleno, el protagonista del vídeo se despide de una señora. ¿Es su esposa? Desde luego, en el vídeo se aprecia claramente en la mano derecha de la señora una alianza matrimonial, y la voz en off que nos relata la historia se refiere a ella como “tu mujer”. Curioso…
… Curioso porque en el vídeo propagandístico de un Partido que defiende a la familia tradicional nunca se ve en las manos del protagonista, ciudadano tradicional, de clase media, ninguna alianza. Y la tradición manda que las alianzas las lleven marido y mujer.
En el vídeo del Partido Popular, la esposa está atada por la alianza. El ¿marido? no lleva ninguna ¿ninguna atadura, ningún compromiso?
Cada uno arrastra sus contradicciones como puede.
Vale.

La entrada en vigor de la denominada “ley antitabaco” ha desatado, como no podía ser de otra manera, una erupción de comentarios, tonterías, idioteces varias, que, al amparo de unos medios de comunicación (empresas de mercadeo, más bien) más interesados en el escándalo o en el ruido por el ruido, deriva en múltiples variantes.
Una de ellas, iniciada por un asador de Marbella, declarando que en su local no se cumplirá la ley, con lo cual no quedará más remedio que aplicarla, ha tenido algunos seguidores y en medios de producción de libelos, ya se habla de “objeción de conciencia” frente a la ley antitabaco.
La objeción de conciencia, bien vista socialmente en asuntos como la guerra (objeción de conciencia frente al servicio militar) se ha invocado últimamente por trabajadores de la sanidad pública para no cumplir la ley del aborto, y, ahora, hay quien roza el más absurdo de los absurdos comentando la objeción de conciencia como opción ante una ley que, según los medios fascistas (y políticos neofascistas), convierte a los ciudadanos en delatores. Es lo mismo que opina un dizque escritor, Pérez Reverte, con frases lapidarias en twitter. Lo único que demuestra ese dizque escritor, es un mal gusto que recuerda, cada vez más, al ideólogo del fascismo español, Giménez Caballero.
Quienes consideran que las leyes aprobadas en el parlamento no tienen que cumplirse, como la llamada ley antitabaco, no tienen redaños para incumplir otras: el código de la circulación, por ejemplo.
Invocar en el caso de la ley antitabaco la objeción de conciencia, como hace el asador marbellí, no puede sino llevarnos a pensar que en ese asador seguramente se incumplan otras leyes, muchas, como la de seguridad alimentaria, como el código penal, como la legislación tributaria. ¿Quién asegura, si no es una inspección sanitaria a fondo, que en dicho local no se expenden alimentos en mal estado o manipulados contra la salud? Hágase cumplir a ese asador todos los preceptos que sean necesarios, y si para ello ha de estar cerrado, ciérrese ¿Quién asegura que en ese asador marbellí no se reúnen mafiosos de toda clase y condición para planear la comisión de delitos, con el conocimiento del dueño? Inspecciónese a todos los empleados del local, a sus clientes. Alguien que de la manera desafiante con la que el dueño de local afirma que incumplirá una ley aprobada por las Cortes, donde reside la soberanía del pueblo español, solamente puede ser un chulo o un mafioso. ¿Quién nos asegura que en ese local las cuentas no están sometidas a la misma objeción de conciencia que ahora reclama para incumplir la ley?
La objeción de conciencia es un derecho, limitado, solamente a aquellos aspectos en los que la vida de los ciudadanos puede, por el ejercicio de las potestades del Estado, ponerse en riesgo por la participación de los propios ciudadanos. El servicio militar es un caso claro. El aborto puede serlo, pero teniendo en cuenta que quienes invocan esa objeción saben, cuando inician su relación laboral, estatutaria en la sanidad pública, que el aborto es un derecho de otros ciudadanos.
Pero invocar la objeción de conciencia para casos como la ley antitabaco demuestra que el virus del fascismo (desde esa presunta o supuesta demanda de la libertad del individuo frente al Estado se llega a la destrucción del propio Estado y su puesta al servicio de grupos organizados que han ido, como EL YUNQUE, expandiéndose).
Vale.