Archivos para octubre 2010

El código penal español establece, en su artículo 74 el concepto de “delito continuado”. Es aquel en el el que, en ejecución de un plan preconcebido o aprovechando idéntica ocasión, realice una pluralidad de acciones u omisiones que ofendan a uno o varios sujetos e infrinjan el mismo precepto penal o preceptos de igual o semejante naturaleza.
Hace poco, parece ser que se ha señalado por la Fiscalía Anticorrupción que los delitos electorales conocidos en el “caso Gürtel” han prescrito. No entiendo cómo un delito que se comete con la finalidad expresa de que los efectos (quid prodest) del delito beneficien a quienes los comete a lo largo de un período legislativo de cuatro años pueda prescribir si solamente se cuenta el momento preciso en que se materializa la primera parte (compra de candidatos, financiación de la campaña electoral…).
Sería muy interesante que los juristas expertos en derecho electoral estudiaran si el delito se comete y finaliza expresamente en el momento en que quien paga de modo fraudulento una campaña electoral, ya sea de un partido, ya sea de un candidato individual, o si, por el contrario, es en ese momento en el que comienza un “plan preconcebido” para realizar “una pluralidad de acciones u omisiones que ofendan a uno o varios sujetos e infrinjan el mismo precepto penal o preceptos de igual o semejante naturaleza”.
En mi opinión, el delito electoral se comete a lo largo del tiempo en que se desarrolla una legislatura sobre la que el delincuente planea la obtención de beneficios (el partido o candidato, asegurarse la elección y su permanencia en los cuatro años, y quien pone los medios económicos y/o materiales de modo fraudulento, porque espera obtener contrapartidas iguales o mayores que las facilitadas a lo largo de la legislatura).
En Madrid y en Valencia, el Partido Gurtelar se ha beneficiado de la falta de tipificación del delito electoral continuado, o, mejor dicho, del entendimiento que la Fiscalía Anticorrupción hace del concepto de “delito continuado”, que se aplica en casos muy concretos (estafa, abusos sexuales), pero que será preciso que se vaya extendiendo a delitos como el electoral o el de violación de los derechos de los trabajadores o del tráfico de personas.
Vale.

Dice el trabajador líder de la derecha española en una entrevista que se publica en el día de hoy en el Diario El País que sus primeras medidas al llegar a La Moncla (da por hecho que ganará las elecciones y podrá gobernar sin pactos) serán como las que adoptaron en 1996. O lo que es lo mismo, este sujeto confía en la desmemoria de los ciudadanos o se mueve con un descaro absoluto.

El primer Real Decreto que aprobó el primer gobierno de Aznar fue el RD-L 5/1996, de 7 de junio, de medidas liberalizadoras en materia de suelo y de colegios profesionales.

Es decir, que este sujeto está dispuesto a volver a la economía del ladrillo, que tan buenos réditos económicos dio a su partido, y sigue dando (Gürtel, Brugal…). No sé si lo hacen porque no saben y no tienen capacidad de plantear un modelo económico nuevo o, sencillamente, porque tienen que seguir pagando peajes.

Este sujeto parece, ya digo, confiar en la desmemoria de los ciudadanos. Y combina la desmemoria, o la memoria selectiva, con un descaro digno de mejor causa. Desmemoria porque en los años en los que el ladrillo, las empresas cuyos altos directivos aplauden con las orejas las políticas que les dan tan pingües beneficios, muchos ciudadanos aprendieron, con la inestimable ayuda del gobierno y los medios de la derecha, a que cada uno de nosotros lleva un especulador dentro.

La especulación que inspiró el primer decreto firmado por Aznar es el mismo y único predicamente ideológico y económico que inspira a un sujeto incapaz de mover un dedo por el conjunto del país. Lo levantará, únicamente, para sí mismo, para su mejor conveniencia.

Un partido atrapado en una red de mierda, en la que los ciudadanos son tan responsables como los ladrones que anidan en las listas electorales corruptas, que confía, y sabe por las encuestas, en que esa mierda no les pasará factura, no puede estar pensando (suponiendo que piensen) en volver a las andadas de una economía basada en el ladrillo a mayor gloria de los empresarios.

La mezcla de desmemoria y descaro de la que hace gala el presunto líder del Partido Gurtelar demuestra, además, que le da igual el país, que su interés está en gobernar a la manera con la que lo hacían las familias pudientes del siglo XIX: un hijo, arzobispo, otro, militar, una hija, casada con un terrateniente, otra, monja, y el hijo tonto a Madrid a guardar los intereses de la familia.

Vale.

Cada vez que en alguno de los dos periódicos locales aparece alguna noticia o refrito de noticias sobre las obras de la Plaza Mayor, sucede lo mismo. Cada vez que en cualquiera de esos medios hay una entrevista o una información o refrito de información con la alcaldesa de la ciudad, sucede lo mismo. Se suceden los comentarios anónimos, de valientes catovis, que dan mandobles sin saber y cualquier día se van a cortar ellos mismos.

Dejando a un lado los que van dirigidos a los militantes del mismo partido que Carmen Heras y similares, los que más éxito tienen son los que bordean o superan, en muchos casos, el Código Penal.

Están los mensajes que vapulean, insultan y tratan de degradar a Carmen Heras. Esos mensajes no serían iguales si se llamara Carmelo Heras. Demuestran lo que son quienes los escriben, y, lo que es peor, que muchos de ellos están escritos por mujeres.

Luego hay otro tipo de comentarios (muchas veces se mezclan con los anteriores) que superan el tipo penal definido para la xenofobia.

Muchos de esos comentaristas, y de esas comentaristas, han conocido la plaza antes de que el alcalde Saponi decidiera colocar la bandejina (que, si no recuerdo mal y para eso están las hemerotecas, él mismo definió de provisional).

Antes de esa bandejina, la plaza estaba como muestra la fotografía que ilustra este post.

Ninguno de esos comentaristas hace referencia a esta imagen, como se ve, una foto en color, por lo que no es muy antigua. Y muchos de esos comentaristas tan valientes apostados en la trinchera de la anonimia conocieron al alcalde responsable de convertir a la Plaza Mayor en un inmenso aparcamiento indecente.

Y si no lo conocieron (algunos podrán atribuir a que son jóvenes ese desconocimiento) no dijeron nada cuando el responsable de convertir la Plaza Mayor en el cutre aparcamiento que se ve en la fotografía fue honrado por el Ayuntamiento con una hermosa calle que lleva su nombre.

Ese responsable no era de Cáceres y ningún atrevido u osado comentarista dice lo más mínimo. Eso sí, no se llamaba Alfonsa.

Cuando se recuerda una foto como la que ilustra este post y se han visto los planos (que han estado en exposición pública y colgados en internet, no sé si siguen colgados), la diferencia es como la de entre noche cerrada y día soleado. Pero eso no interesa.

Las obras de la Plaza Mayor para los cómplices del desaguisado que muestra la foto son la excusa para atacar, sin miramientos y sin educación (de cultura, que es otra cosa, ni hablamos) a la actual alcaldesa de la ciudad.

Por cierto, la foto que ilustra este post pertenece al libro “Extremadura. Reflejos de una tierra. Cáceres”, de Editorial Extremadura.

Se podrá estar o no de acuerdo con el proyecto, se podrá discrepar de las soluciones planteadas por los arquitectos (por cierto, alguno cacereño de familia ilustre y poco sospechosa), pero lo que no puede ser la excusa para los insultos.

¿Y si el jurado de la capitalidad europea 2016 hubiera seguido los comentarios en los periódicos para hacerse una idea de la “cultura” de las ciudades aspirantes? Seguro que en mala educación habríamos ganado sin presentarnos.

Vale.

Siempre he pensado en la apuesta por participar en el reto de la Ciudad Europea de la Cultura 2016 era una excusa para desarrollar políticas y proyectos cuyos resultados se verán en el futuro, que van más allá de una legislatura e incluso de dos períodos de gobierno.

Cáceres 2016 era una excusa, y debe seguir siendo, con el nombre que quiera ponerse.

Quiero recordar que la Expo de Sevilla fue la excusa perfecta para la realización de grandes proyectos que permitieron que 1992 fuera no una meta, sino un punto de partida. Baste de ejemplo el AVE entre Madrid y Sevilla, que ha servido para demostrar la apuesta por un ferrocarril rápido, moderno y eficaz que tendrá pervivencia por largo tiempo. Hoy, esa línea de alta velocidad es el ejemplo que los responsables de infraestructuras ferroviarias en EEUU están tomando para sus proyectos.

La dificultad que el proyecto de Cáceres 2016 entraña y entraña si la decisión es sustentarlo en la cultura es, precisamente, la cultura. El concepto cultura choca frontalmente con la economía y con la tradición. Choca con una economía local y regional cegata y con una tradición amparada en el inmovilismo cultural e ideológico.

La derecha cavernícola de la ciudad partió de una idea sin proyecto. El impulso dado desde la comunidad autónoma y la cooperación de las fuerzas progresistas (en Cáceres declararse progresista es pecado para la carcundia beata) permitió que la idea se convirtiera en proyecto. De haber seguido adelante, las risas con las que una concejala del Partido Popular acogió, en el propio lugar donde se hizo público el fallo, se habrían asumido también por la oposición.

Ahora, la derecha que puso en marcha solamente la idea sin proyecto no quiere saber nada. ¡De buena se han librado! Seguir apoyando conceptos como cultura y ver a la izquierda Habana Espacio y a la derecha el Centro Helga de Alvear cuando se dirigen a sus rezos es una contradicción que no podían soportar por más tiempo.

El futuro del Consorcio Cáceres 2016, con la marca que sea, no es posible si el motor es la cultura, porque la ciudad carece de ella y no quiere “cultivarla”. La cultura no vende, porque no genera plusvalías inmediatas. Por eso, quienes desde el criterio, desacertado, de que para ellos cultura es sinónimo de tradición, y de ahí no salen, solamente quieren que las inversiones vinculadas al proyecto 2016 se mantengan.

Quieren solamente el dinero, la cultura les importa un pepino.

Vale.

El personaje de Los Simpsons tiene pelo. El secundario prejubilado, no. ¿Puede ser cauda de su alopecia la seborrea mental? Seguramente.

Hoy, el actor secundario Pavón, concejal de la más que ruinosa IU en Cáceres, ha montado un nuevo espectáculo en el que, para conseguir los cinco segundos de gloria de los impotentes, ha destruido su ejemplar del Proyecto de la Candidatura de la ciudad a ser designada Ciudad Europea de la Cultura. Lo ha hecho entre el regocijo de los concejales de la derecha, a los que sirve de entretenimiento como los bufones de la Corte de los Austrias. Incluida la concejala que celebró con alegría en el Reina Sofía la decepción de la candidatura cacereña.

El actor secundario Pavón ha cometido hoy una falta de respeto. No a los demás concejales, están acostumbrados a sus gilipolleces ideológicas (contradictio in terminis). No a los medios de comunicación, a los que les ha gustado, y mucho, la actuación del bufón de corte: ya se sabe el poco gusto que los periodistas tienen para el teatro. Con tal de llenar una o dos páginas, les vale todo. No ha faltado el respeto a sus votantes, que ya sabían cómo es el meritorio, y son corresponsables de sus actos.

Hoy, el actor secundario Pavón ha faltado el respeto a los miles de cacereños que creyeron en el proyecto, que creyeron que era posible conseguir la designación.

Hoy, el actor secundario Pavón se ha atrevido a despreciar los deseos de los ciudadanos que apostaron por esta ciudad y su futuro.

Hoy, el actor secundario Pavón ha violado todas las reglas democráticas porque ha faltado el respeto a los ciudadanos. No que se haya equivocado, o que haya hecho un comentario desafortunado. El actor secundario Pavón ha actuado premeditadamente, ha ensayado ante el espejo y seguramente ante algún gi…bello que otro.

Hoy, el actor secundario Pavón me ha faltado el respeto a mí, como ciudadano, como cacereño, como extremeño que ha creído en la oportunidad, en la excusa de la capitalidad cultural para alcanzar un futuro que siempre se nos ha negado.

Hoy, el actor secundario Pavón se ha convertido, sencillamente y llanamente en el concejal sin vergüenza Pavón, al que no hay que guardarle ningún respeto, y la mejor respuesta que se merecen él y los que le jalean desde la ruinosa IU, es echarlos del ayuntamiento.

No se merecen ni siquiera entrar en el salón de plenos, donde los ciudadanos estamos representados y donde no podemos permitir que se nos falte al respeto.

Vale.

Flaca memoria

cercadelasretamas —  octubre 19, 2010 — Deja un comentario

La derecha parece que no ha gobernado nunca en ningún sitio. Ni siquiera se reconoce heredera del franquismo, pero no condenan la dictadura. Esa flaca memoria se aplica a todos los órdenes del gobierno, ya sea local o nacional.

Ahora, en Cáceres, la portavoz del partido de la derecha (de toda la derecha, todas las derechas), cuestiona la viabilidad del Pabellón de Ferias. ¡Qué curioso! Un pabellón de ferias que era viable cuando ese partido desmemoriado gobernaba y cuando negociaban con propietarios de los terrenos del entorno del Ferial para acometer una modificación del Plan General que daría, a esos propietarios, pingües beneficios económicos. Tantos, que hasta plasmaron su interés con una oferta de alrededor de 1.200.000 euros a entregar al Ayuntamiento. Aquella modificación no salió adelante, no podía salir, porque la Ley no contemplaba ni contempla convenios urbanísticos que supongan vulnerar el artículo 103 de la Constitución Española. Y al no salir adelante, el partido de la derecha, en el gobierno municipal con mayoría absoluta tiró por la calle de en medio y dio comienzo a la Revisión del Plan General.

Entonces, cuando negociaban con los propietarios de terrenos del entorno, el pabellón de ferias era viable. ¿Por qué ahora no? Ahora, la portavoz de la derecha reclama la constitución de la Agrupación de Interés Urbanístico para desarrollar el Sector denominado “Nuevo Ferial”, dentro del que se encuentran los terrenos sobre los que se plantea el pabellón. ¿Qué condiciones están poniendo los propietarios de ese Sector para iniciar las actuaciones? Seguramente alguna de las que se señalaron en medios de comunicación hace un tiempo: que no se haga el Centro de Ocio en terrenos del actual ferial, sino que se lleve, según la doctrina Cascos, “al quinto pino”. Se nota la misma mano ordenadora que en el Nuevo Cáceres. ¿No se han fijado que todos los terrenos dotacionales, todos, del Nuevo Cáceres están en la misma franja que empieza en el Multiusos y termina más allá de la iglesia de los Testigos de Jehová? ¿Saben por qué? Porque así se “alejaban” los pisos de barrios “poco recomendable” como Las Malvinas (Las 232) y Las Trescientas.

La historia se repite: el Centro de Ocio de titularidad municipal no puede perturbar los intereses económicos de los propietarios de terrenos, ya que su proximidad los perjudicaría.

Además de haber intentado por la vía del negocio, digo del convenio, digo de la “modificación del PGOU” de 1998, durante todos los diversos documentos de la Revisión expuestos al público, los redactores (y con ellos, o por directiva impuesta, los gobernantes de la derecha) mantuvieron los terrenos del actual Ferial dentro del Sector para computar superficies y aprovechamientos, pero los dejaban fuera a la hora de la equidistribución de cargas y beneficios, como marca la ley, perjudicando claramente los intereses municipales, los intereses generales. Los derechos urbanísticos de los terrenos del Ferial han sido recuperados por el actual equipo de gobierno, ante el silencio culpable de quienes los habían camuflado durante tanto tiempo.

Con esa memoria tan flaca, es necesario recordar estas cosas y decir que con los derechos urbanísticos que corresponden al Ayuntamiento por las 13 hectáreas de suelo municipal “recuperados”, incluso con la necesaria participación en los costes de urbanización del conjunto, la economía municipal es más que suficiente para hacer viable el Pabellón de Ferias.

De aquí a mayo de 2011, los propietarios del Ferial se mostrarán renuentes a constituir la Agrupación de Interés Urbanístico si antes no tienen “garantías” del alejamiento de la previsión del Centro de Ocio, y, por tanto, maniobrarán a favor de parte. De la parte derecha, concretamente.

Vale.

Invasión

cercadelasretamas —  octubre 14, 2010 — 1 Comentario

En fechas recientes visitó la ciudad de Cáceres la nueva presidenta de la Confederación Hidrográfica del Tajo, que, además de comprometerse a la limpieza de una parte de la Ribera que había sido dañada por la tormenta de granizo, hizo unas declaraciones que, sencillamente, no respondían a las demandas de la ciudad en cuanto a acometer el proyecto de recuperación integral de la Ribera. Desafortunadas declaraciones.

En esa visita debería, cuando menos, haber informado de las acciones que la CHT debe llevar a cabo para la limpieza de especies invasoras de la Ribera, o lo que es lo mismo, la eliminación del cangrejo americano que ha aparecido con mucha fuerza, primero en la pequeña charca de El Marco, pero que ya va colonizando el resto del cauce.

Según algunos vecinos de la zona de El Marco, desde este verano puede estimarse en unos 10.000 los ejemplares de cangrejo invasor que han sido capturados por algunas familias, algunos para ser vendidos y otros para ser consumidos por los “pescadores”. En esos 10.000 están también los capturados por niños y adolescentes que los capturan o los torturan. Las “fuentes” consultadas pueden ser, incluso, en parte responsables de la introducción del depredador en la Ribera.

En muchos casos, los niños y adolescentes someten a torturas hasta la muerte a los cangrejos invasores que éstos desearían ser los grillos de la exposición de Alabado. No es infrecuente ver cangrejos aplastados, pisoteados, pero tampoco lo es ver a algún cangrejo vivo con una sola pinza, arrancada la otra de algún golpe o en algún intento de captura.

Aunque el número es creciente, sería posible su eliminación, siempre que la nueva presidenta de la CHT sea informada por sus técnicos… o termine enterándose si algún medio de comunicación lo publica.

Vale.

En fechas recientes, tras la visita del Jefe del Ejército a las instalaciones del Campamento de Santa Ana y tras una carta al director en un medio local (Diario HOY), se ha levantado la correspondiente polémica política, como no era por menos de esperar, que llegó a su punto más caliente cuando la portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento acusó al Ministerio de Defensa de robar a la ciudad de Cáceres y de especulación urbanística.

Gruesas acusaciones que no tendrían más valor si se pronunciaran por un lego en derecho, pero no por alguien que ejerce la abogacía. Está claro que la primera acusación, la de robo, se hacía en términos políticos, pero la de especulación lo es en términos económicos y eso ya es otra cuestión. Con el tiempo, no tardando mucho, la portavoz del PP se verá en la obligación de aplacar su vocabulario tremendista, vocabulario por otra parte que forma parte de la línea ¿ideológica? de su partido.

Interesante también fue ver cómo en el medio local (diario HOY) se publicaba, sin más, una carta al director firmada por el jefe del gabinete de prensa del JEME y cómo, tras una información publicada en el otro medio local (El Periódico Extremadura), se hacía un refrito con un aparatoso titular, todo ello trufado de entrecomillados sacados de la mencionada carta.

A todo esto, los medios de comunicación locales siguen siendo poco dados al conocimiento de los asuntos y de los conceptos. Y en materias complejas como la Defensa Nacional, esa falta de formación y de preocupación por aprender se nota desde lejos.

El Diario regional HOY, del grupo Vocento, podría haber recurrido a informaciones publicadas por diarios de su grupo, en concreto, por el Diario ABC, a mediados de julio, y por medios locales en Toledo, para conocer la polvareda que montó en dicha ciudad el mismo documento que en Cáceres mantiene y da pervivencia de futuro a las instalaciones del Campamento de Santa Ana. También la portavoz del PP local podría haber contactado con sus correligionarios toledanos para informarse.

A mediados de julio, en Toledo, en el pleno municipal se hablaba y mucho de la Directiva de Reestructuración de Centros Docentes Militares, aprobada por el Jefe del Ejército a mediados de junio. ¿Cómo habían tenido los grupos municipales conocimiento de dicha directiva?

En Cáceres, que se sepa, ninguna autoridad del Ministerio de Defensa ni del Ejército había informado de la situación de los Centros Docentes militares ni al Ayuntamiento ni a la Junta de Extremadura, que tienen suscrito un protocolo general de intenciones (que no un convenio, a ver si distinguimos los conceptos) que afecta a la finca donde está el CIMOV nº 1, o, como se llama ahora, CEFOT nº 1.

No es de recibo que visite las instalaciones el Jefe del Ejército y se emitan comunicados de prensa sobre ello y luego una carta al director si antes nadie ha informado a las autoridades locales. Seguramente, y conociendo un poco el funcionamiento de la administración militar, la visita tuvo lugar en un contexto en el que ya se daba por hecho que las autoridades locales conocían el contenido de la Directiva. Pero no es así.

A todo esto, en Toledo se echaban las manos a la cabeza clamando contra la desaparición de la Academia de Infantería, a lo que tuvo que salir al paso el mismo gabinete de prensa.

Aunque otro día trataré de explicar por qué no se ha podido cumplir lo previsto de trasladar a Cáceres un regimiento de ingenieros, solamente un detalle: el senador Monago ha hecho una pregunta con un entrecomillado falso. Ha preguntado, en julio, al Gobierno sobre el regimiento de ingenieros con un entrecomillado: El día 31 de Abril de 2004, el entonces Ministro de Defensa, Sr. Bono, en la Base Militar de Santa Ana (Cáceres), afirmó textualmente que “a partir de 2006 en la Base de Cáceres se instalará un Regimiento de Ingenieros”.

Bono nunca habló en abril de 2004 de un Regimiento de Ingenieros. Lo sé porque yo estaba allí y Monago, no.

Vale.

Si no fuera porque los lectores de los periódicos no tienen la culpa de lo que los redactores escriben y sus directores publican, en el asunto del futuro del Acuartelamiento estaríamos ante un episodio que, si tuvieran que examinarse los periodistas sobre lo que saben de lo que escriben, el suspenso sería aparatoso.

Es evidente que en mayo de 2004, el Ministro Bono y el Presidente Ibarra comprometieron una unidad de ingenieros (en hemerotecas, se hablaba de un total de unos 500 militares). Es evidente que en abril de 2006, el Gobierno aprobó un Real Decreto que determinaba que en Cáceres habría un Regimiento de Ingenieros y que no lo habría en Burgos, donde en aquellos momentos estaba el RING 1.

Es evidente que el 2 de diciembre de 2008 se firmó un protocolo general de intenciones entre Ministerio, Junta de Extremadura y Ayuntamiento.

Es evidente que el 26 de diciembre de 2008 se publicó una orden ministerial en la que en el despliegue operativo del Ejército de Tierra no figuraba un Regimiento de Ingenieros en Cáceres y volvía a parecer en Burgos.

Esto son evidencias que nadie puede negar. Y los ciudadanos, guiados por lo que publican los periódicos, asumen como dogmas. Pero los periódicos no dicen toda la verdad. O lo que es lo mismo: los periodistas no leen los documentos que citan.

Primero. El ministro Bono dijo que a Cáceres vendría una unidad de ingenieros EN SUSTITUCIÓN del CIMOV nº 1. O lo que es lo mismo: si aquello afirmado en mayo de 2004 se hubiera cumplido en septiembre, los militares destinados en el CIMOV nº 1 habrían tenido que irse de la ciudad. Por tanto, todos aquellos que tanto “quieren” al CIMOV nº 1 (ahora CEFOT nº 1) deberían dar las gracias porque la promesa política no se cumplió. Y los militares que estaban entonces destinados en dicha unidad y continúen en ella, deberían dar las gracias por no haber tenido que hacer las maletas.

Segundo. El RD 416/2006 no se refería solamente a que a Cáceres vendría un Regimiento de Ingenieros, sino que esa opción estaba dentro del despliegue operativo de la Fuerza, en el caso del Ejército de Tierra. O lo que es lo mismo, afectaba a TODO el Ejército de Tierra, que tenía, conforme al texto de la norma legal que los periodistas ignoran premeditadamente, un plazo de cuatro años para desarrollar el despliegue.

Tercero. El protocolo general de intenciones firmado en diciembre de 2008 no solamente recoge una referencia al RD 416/2006, sino que incluye el traslado de la Subdelegación de Defensa al Palacio de Las Cigüeñas y que el edificio de mando del Cuartel Infanta Isabel pasará, conforme a la valoración económica que se establezca, al Ayuntamiento. También establece dicho protocolo que la base de Santa Ana será ampliada en 280 hectáreas, para lo cual será preciso obtener recursos mediante la disponibilidad urbanística de una parte de dicha Base que no se utiliza (la margen izquierda de la N630).

Cuarto. La OM de diciembre de 2008 modifica el despliegue operativo de la Fuerza del Ejército de Tierra en base a las posibilidades económicas que habría en los presupuestos generales del Estado de 2009 y siguientes. De hecho, el mismo JEME que ha determinado que no vendrá a Cáceres un Regimiento de Ingenieros, estableció que en los años 2009 y siguientes no se movería ninguna unidad (caso del Regimiento de Ingenieros de Burgos a Cáceres, y otros previstos) si no se contaba con la suficiente financiación.

La situación actual, aunque les pese a periodistas indocumentados por apatía al no leer los documentos, es que está plenamente vigente un protocolo general de intenciones que afecta a la propia Base de Santa Ana, que no se cierra como quiso hacer el Partido Popular (la memoria es flaca y, en algunos casos, famélica) entre 2001 y 2004.

La situación actual, aunque les pese a concejales de derechas poco duchos en asuntos públicos, es que el Jefe del Ejército ha establecido en documento bastante, la Directiva de Reestructuración de Centros Docentes Militares, que el CIMOV nº 1 pase a denominarse CEFOT nº 1 y que, a partir de 1 de enero de 2011 toda la formación de tropa del Ejército de Tierra se haga en tres centros en territorio peninsular (Cáceres, San Fernando y Calatayud) y uno insular (Canarias).

La situación actual es que la vigencia del protocolo general de intenciones es plena en sus tres aspectos fundamentales: la ampliación de la Base de Santa Ana, el pase del Cuartel Infanta Isabel al Ayuntamiento de Cáceres y la disponibilidad de los terrenos sin unos de Santa Ana para obtener recursos.

En cuanto a las afirmaciones de la portavoz de la oposición, Elena Nevado, sobre los terrenos que serán recalificados para dar cumplimiento al protocolo, y las acusaciones de especulación, una sola cosa: cuando más ha especulado, a mansalva y con descaro, el Ministerio de Defensa con terrenos ha sido cuando ha gobernado el Partido Popular, y, especialmente, entre 2000 y 2004, con el ministro del Yak 42 al frente.

Y sobre otros aspectos del protocolo, recuerdo a la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Cáceres que la fórmula por la que se obtendrá el Cuartel Infanta Isabel para la ciudad es la consecuencia de la dejación de obligaciones que hizo su partido con motivo de la venta por el Ministerio de la mayor parte de los terrenos. Dejación de obligaciones.

Vale.

Después de unos días de noticias (o algo parecido) acerca del CIMOV o, como se llama ahora, CEFOT, y de si viene a Cáceres o no un Regimiento de Ingenieros, aparece la portavoz municipal del PP, Elena Nevado, aplicando la doctrina oficial de su partido. O lo que es lo mismo, utilizando el lenguaje tremendista que oculta, en realidad, la falta de cualquier propuesta constructiva.

Robo de un Regimiento de Ingenieros que, efectivamente, se preveía en un decreto de 2006, en una reorganización del Ejército para el período 2006-2010 y que la crisis parece que se ha llevado por delante.

Habla Elena Nevado, en un comunicado de prensa, de robo (como cualquier mal entrenador de tercera), y se limita a los tópicos que marcan la doctrina Rajoy: gritar mucho y no hacer nada. Se les va la fuerza por la boca.

Después del tremendismo, la portavoz del PP debería actuar. Y como es portavoz de la oposición, su mejor mecanismo es la presentación de una moción en el próximo pleno municipal instando a que el pleno se pronuncie claramente y exija que el regimiento de ingenieros previsto en 2006 se instale, finalmente en el entrañable Campamento de Santa Ana.

¿Será capaz Elena Nevado de presentar la moción reclamando, exigiendo, que se repare “el robo”? ¿Será capaz Elena Nevado de superar el tremendismo verbal y formalizar una moción que el pleno apruebe para que el regimiento de ingenieros se instale en Cáceres?

Seguramente, no. Seguramente si lo hace y lo anuncia con antelación al pleno no tendrá más remedio que comerse la moción.

¿Sabe de qué habla Elena Nevado cuando dice lo de robo y reclama que se cumpla lo previsto, esto es, que se instale el regimiento de ingenieros? Estoy seguro de que no, o, al menos, no lo sabía cuando firmó el comunicado remitido a los medios. Cuando escribo este post quizá lo sepa. Y si no lo sabe a esta hora está tardando en anunciar la moción y presentarla.

Vale.