Archivos para febrero 2007

Las manifestaciones que el PP organiza con el escudo de la AVT (hay que decir las cosas como son) terminan, invariablemente, invocando un concepto de España privativo de los herederos del franquismo, herederos directos.
Consideran los herederos del general bajito que España les pertenece porque, según ellos, son los únicos que tienen un concepto de nuestro país: para esta gente, incluida la dirección del PP en tanto no se desmarque de los gritos y rebuznos (gracias, Bergman), España es una, grande y libre, como aparecía en los escudos del régimen fascista.
Consideran estos herederos de nada que España y su gobierno les pertenecen y por ello convocan manifestaciones con el único objetivo de acosar al gobierno, de pedir su marcha, de desalojar a los socialistas, que no tienen derecho a gobernar, porque ellos no se lo han dado.
Consideran estos herederos de los represores franquistas (¿o no son herederos, sino continuadores?) que solamente a ellos les pertene España y que solamente su ¿idea? de España es la que tiene valor.
Consideran, en fin, quienes no han tenido más remedio que aceptar un sistema democrático, que si no ganan en los votos, debe desalojarse como sea al Gobierno legítimo. Los gritos que se oyen en las manifestaciones de la extrema derecha no son ni acallados, ni desautorizados por los dirigentes del PP que las encabezan. Y esos gritos no son aislados, son las consignas del día, de cada día que se manifiestan.
El día en la dirección del partido de la derecha desautorice esos gritos, deje de convocar manifestaciones esudándose en la AVT y las convoque a cara descubierta (es su derecho, y ojalá no les diera vergüenza hacerlo), ese día me creeré que defienden a las víctimas: a las únicas víctimas que están defendiendo ahora son ellos mismos, que son víctimas de sus propias mentiras.
Vale.

Las gentes del PP tienen tan interiorizada la hipocresía que a veces parece que la consideran un valor, incluso un valor democrático. Prueba de ello es la manifestación que el Partido Popular ha convocado para el sábado 24 de febrero contra la sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso De Juana Chaos.
Es más, una vez pública la sentencia, han cargado contra el gobierno exigiéndole que De Juana cumpla la integridad de la misma, cuando saben que si se hace eso, los abogados del terrorista etarra pueden exigir el cumplimiento de la Ley, que está por encima, mal que les pese, de los deseos morbosos, pornográficos, de Rajoy, Acebes y Zaplana.
Las sentencias de los jueces y tribunales se acatan y, si procede, se recurren. Y, también, se critican si es necesario: todas las sentencias, no las que son favorables a unos intereses u otros. Lo que hacen los monaguillos de gÁnsar no es criticar, no es discrepar con argumentos de una sentencia, sino que, sin tener en cuenta la separación de poderes, exigen del Gobierno que no aplique la Ley, con tal de hacer vomitar los más bajos instintos de la venganza.
Esta hipocresía no les deja ver más allá de sus intereses partidarios que no son otra cosa que intereses económicos: quieren el poder, todo el poder para ellos porque les corresponde por derecho natural o derecho divino, y porque con el poder en sus manos pueden hacer y deshacer las vidas de todos, mentir con la guerra de Irak, mentir con los atentados del 11-M, mentir con el Prestige.
Esa hipocresía no es otra cosa que prevaricación política. Son, por derecho natural, por derecho divino, prevaricadores políticos.
Vale.

La soldado Idoia ha muerto en un atentado en Afganistán, donde participaba en la misión española, una misión decente, como ha dicho el ministro de Defensa. La soldado Idoia representa, además, muchos símbolos y tiene muchos significados.
Representa el símbolo de una participación decente, con el acuerdo internacional, con el respaldo de la ONU, con el acuerdo de nuestro parlamento. Representa, también, el símbolo del cambio profundo que la presencia de la mujer representa en las Fuerzas Armadas. En el imaginario popular nada hay más machista que el toreo, y hubo intentos que no cuajaron de mujeres toreras. En el imaginario popular (en el subconsciente colectivo) la marcha racial del soldado es símbolo del machismo (recordad cuando decían que había que ir a la mili para hacerse un hombre). La soldado Idoia es el símbolo de la realidad que supone una cambio profundo en nuestra sociedad.
Su muerte, en un atentado, en una zona en conflicto, en la que España interviene bajo mandato de la ONU en misión de paz, la muerte de la soldado Idoia retrata el despavorido intento de la derecho de reclamar para ella la distinción militar con distintivo rojo, para demostrar que en Afganistán nuestro país está en guerra. No procede, no es decente: el distintivo amarillo premia a quienes sufren en misiones de paz, en misiones decentes.
La soldado Idoia representa un símbolo, el símbolo del cambio profundo e irreversible en nuestra sociedad, y significa, viendo su rostro joven y limpio, la verdad de un futuro mejor para todos: su muerte significa una tragedia para su familia, pero significa un alto valor para todos.
Vale.

En el día de hoy, el presidente de la Junta de Extremadura, en un acto en Sevilla (creo que por Andalucía, ¿no?) ha dicho que en cuanto el Estatuto de Autonomía de Andalucía esté publicado será recurrido por el asunto de la competencia en la cuenca del Guadalquivir.
Ya han empezado los del PP a despotricar, olvidándose (¡qué poca memoria tienen!) que los derechistas andaluces lo han aprobado sin rechistar, para evitar un ridículo como el que hicieron en el año 1981.
El presidente de la Junta de Extremadura considera que los andaluces invaden con su Estatuto las competencias exclusivas del Estado, y, en concreto, el artículo 149.1.22, que para información general y no hablar de oído, dice:
“La legislación, ordenación y concesión de recursos y aprovechamientos hidráulicos cuando las aguas discurran por más de una Comunidad Autónoma, y la autorización de las instalaciones eléctricas cuando su aprovechamiento afecte a otra Comunidad o el transporte de energía salga de su ámbito territorial.”
Vale.

Días atrás, Miguel Ángel Rodríguez, vocero de gÁnsar, decía que le gustaría saber que grupo terrorista puso a Zapatero en la Moncloa. Hoy, Acebes dice que el PP irá a la manifestación de la AVT contra la sentencia del Supremo sobre De Juana Chaos, para solidarse con los familiares d elas 25 víctivmas del asesino vasco.
Miguel Ángel Rodríguez no debería buscar muy lejos al comando que puso a Zapatero en La Moncloa: los millones de españoles que votaron a favor de un proyecto en el que no tenían cabida las mentiras de gÁnsar sobre las armas de destrucción masiva en Irak, ni sobre los hilillos de plastilina de Rajoy, ni sbore las mentiras de Acebes empeñado en atribuir a ETA un atentado que no había cometido. Ese es el comando que llevó a Zapatero a la Moncloa. Y las armas de ese comando fueron desactivadas por los millones de votos que echaron fuera las mentiras.
Por cierto, que después de que Miguel Ángel Rodríguez declarara la mayoría de edad de la Constitución de aquellas manera tan suya, no es raro el día que es violada por un fachorro o dos.
Hoy, Acebes, que es democráta Abeces, dice que el partido de la extrema derecha del que es Secretario General acudirá a la manifestación de la AVT contra la Sentencia del Supremo sobre De Juana: ¿no habías quedado en que había que defender la independencia del poder judicial? Estos derechones no conocen límites a su hipocresía.
Para mí, desde luego, es probable que el PP tenga unos Estatutos que sean democráticos, pero desde luego, quienes no son demócratas son la caterva de extremistas que ocupan los despachos de Génova, 13.
Vale.

Explicaciones

cercadelasretamas —  febrero 16, 2007 — Deja un comentario

El portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cáceres, Andrés Nevado, aseguró hoy que el Consistorio local “todavía” está a la espera de que “alguien dé una explicación sobre el chalé de los Málaga”. Esa es la posición oficial del equipo de gobierno, del PP, en relación con el lamentable ridículo que ha hecho en la gestión sobre la compra de un inmueble declarado Bien de Interés Cultural.
Ninguna explicación sobre cuál ha sido la realidad de la negociación, sobre cuáles han sido los gastos ocasionados al erario público, incluidas las horas de trabajo de técnicos y funcionarios municipales que han intervenido.
Ninguna explicación que ponga en conocimiento de los ciudadanos los documentos oficiales que se han elaborado en el “expediente de adquisición del Chalet de Los Málaga”.
Ninguna mención a que han sido ridiculizados, algo que, viendo el ridículo de sus mayores (el trio RAZ) en otros ámbitos políticos, no parece que vayan a asumir nunca.
La familia, o las familias Málaga, han toreado al alcalde de la ciudada, que ha quedado como un “palomino” sin abogado que pueda lavar su incompetencia.
Vale.

Hoy ha dado comienzo contra los acusados de los atentados del 11-M de 2004.
Son 29 los acusados que se sientan en el banquillo: todos ellos con cargos suficientes para que la fiscal Olga Sánchez y el juez del Olmo hayan cerrado un extensísimo sumario para que la sala de lo Penal abra juicio oral, con la declaración del Egipcio.
También aparecen acusados, aparecemos acusados, todos aquellos que decimos que el PP mintió el 11, el 12, el 13 y todos los días desde entonces. También aparecemos acusados todos aquellos que decimos que Jotapedro y Jiménez Fasciantos mienten para vender periódicos y hacer daño. También aparecemos acusados todos aquellos que le pedimos al trío RAZ (Rajoy, Acebes y Zaplana) que dejen de sembrar dudas contra la investigación policial, contra la instrucción del sumario.
Los 29 acusados están sometidos a la justicia, no lo están, porque se inmolaron en Leganés, los siete suicidas que se llevaron por delante a un miembro de los GEO.
El sumario ha sido instruido y cerrado, y ahora se abre el juicio: bastaría solamente que el trío ZAR y sus secuaces Jotapedro y Fasciantos (¿o es al revés?) creyeran un poquito en el estado de derecho y confiaran en la justicia… pero saben, están seguros, que la verdad de lo que pasó será la misma que la verdad judicial: fue un atentado islamista.
Por último, en el juicio se demostrará, también, que la derecha de Aznar (con la melena que tiene ahora le llaman el leoncito de la FAES) “bajó la guardia” y que, cuando Acebes era ministro, no estuvieron atentos a sus obligaciones, hicieron dejación de sus obligaciones.
Vale.

Un columnista de prensa ha hecho de su criterio de que Cáceres es la ciudad feliz sea asumido como algo cierto, como un punto de valor añadido, como una marca. pero la realidad de esa ciudad feliz es otra.
No es la ciudad feliz para los vecinos de Aldea Moret, ni para los del Carneril, las 300, las Malvinas, Mejostilla: es la ciudad feliz solamente para los que detentan el catovismo como último horizonte de sus ambiciones. Los que hacen de ser cacereños de toda la vida su catecismo, su dogma, lo que consideran que el paraíso se acaba en un kilómetro a la redonda de su casa.
Cáceres no es la ciudad feliz, es la ciudad dormida, adormecida, anestesiada por quienes detentan el poder: el poder económico, el poder político, el poder religioso.
Cáceres es feliz cuando la gente sale a la calle a ver y a ser visto, pero que no les pidan a esos cacereños de toda la vida que se comprometan, que ayuden y apoyen.
Recuerdo cómo se planteó en su día una manifestación para mantener abierta la Base de Santa Ana, y cómo la misma gente que lo planteó se dio cuenta de que los catovistas no saldrían a la calle, no se comprometerían.
Cáceres es la ciudad anestesiada, en la que nunca pasa nada.
El día que pase, no estaremos entrenados ni dispuestos para defendernos: nos pillarán dormidos, anestesiados.
Vale.

Se acerca el comienzo del juicio por los atentados del 11-M y la teoría de la conspiración se entrecruza con la realidad. Hoy se ha sabido que policías al servicio de Ángel Acebes viajaron a Guantánamo, acompañados de agentes de la CIA para interrogar a unos 20 presos sobre las actividades de Al Qaeda en España.
Entre otras pesquisas, mostraron a los prisioneros de Bush fotos de Jamal Al Zougham, uno de los autores materiales de los atentados.
La conspiración, la real conspiración de lo que pasó el 11-M fue la incompetencia de Ángel Acebes, Ministro del Interior en la fecha. Y la conspiración, la real conspiración es que la reunión del gabinete de crisis que reunió Aznar fue con Arriola, para buscar el modo de que se hiciera creer que fue ETA la autora de los atentados.
A medida que vayan sabiéndose más cosas de los seguimientos a islamistas por la policía, de la ineficacia de su jefe, Acebes, se llegará a la misma conclusión que Aznar en su libro: bajaron la guardia. Más bien, nunca la tuvieron levantada, sólo la bandera de la incompetencia.
Desgraciadamente, quienes fueron capaces de mentir de aquella manera solamente tenían en mente una cosas: las elecciones. Desgraciadamente, quienes fueron capaces de mentir de aquella manera eran el presidente del gobierno y sus ministros.
Ahora, cuando va a comenzar el juicio, seguirán buscando conspiradores.
Un prestigioso criminalista y alto cargo de la época de UCD, cuando le preguntaban por otro conocido criminalista, decía: Ése el único criminal que conoce es el que ve cuando se mira al espejo.
Pues lo mismo: estos que buscan conspiradores para tapar sus mentiras e incompetencias, los únicos conspiradores que ven son los que salen en el espejo cuando se afeitan.
Vale

El candidato a la presidencia de la Junta de Extremadura por el PSOE, Guillermo Fernández Vara, considera muy conveniente incrementar la población de la comunidad, y para ello ha anunciado medidas económicas para favorecer el nacimiento de niños.
En esa senda, y traído por los pelos, el próximo exalcalde de Cáceres, José María Saponi, le dice a los niños de 3º y 4º de un centro escolar que espera que la ciudad alcance los 100.000 habitantes en pocos años, ya que hace pocos años tenía 75.000 y ahora estamos en los 90.000. Así, con este nivel intelectual, se dirige a los niños. Pero no lo hace por la necesidad de aumentar la población para generar riqueza y bienestar, lo hace porque así la ciudad pasaría de tener 25 concejales a 27. Curioso.
Mientras que el candidato socialista se preocupa por el futuro de los ciudadanos de la comunidad, el alcalde de Cáceres se preocupa solamente por una fila de bancos en el salón de plenos.
Sin embargo, podía haberle dicho a los niños de 3º y 4º de ESO que el mismo Ayuntamiento calcula que la ciudad alcanzará esos 100.000 habitantes en 2015 (¡cuán largo me lo fiáis, amigo Saponi!), como en la pestaña de estadísticas de la web municipal tiene colgado el servicio de informática.
Podía haberles explicado que cuando Saponi accedió a la alcaldía (¡hace 12 años!) la ciudad tenía 78.000 habitantes y que desde entonces solamente ha crecido a razón de 1.000 por año.
Podía haberles explicado que cuando esos niños ya no lo sean en 2015, las políticas sobre juventud, empleo y suelo que él viene aplicando (o no aplicando, por dejación) serán las causantes de que se hagan clientes de AutoRes para ir y venir a Madrid a trabajar, hasta que se compren un coche o se queden a vivir fuera.
La sangría demográfica que el Plan de Estabilización de 1959 (¡ojalá hubiera economistas atrevidos que lo divulgaran!) causó a Extremadura, mientras Saponi calzaba botas de cordones, vestía camisas azulfalange y ceñía cinturones con el mochuelo del pardo, es ahora, cuando la economía regional comienza a respirar por sí misma, cuando puede recuperarse. Y serán las medidas propuestas por el candidato socialista las que lo consigan, no buscando ese habitante número 100.000 para tener 27 concejales.
Esa mirada de corto alcance de Saponi es el reflejo de una mente estrecha, estrecha, que le entran las ideas a rastras, una al año, y dos si el año es bisiesto.