Archivos para marzo 2007

Con fianza

cercadelasretamas —  marzo 31, 2007 — 1 Comentario
El PP ha presentado un lema de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas: confianza. En realidad, deberían decir “con fianza”. Por ejemplo, la que deben imponer ellos mismos al peón graso Díaz de Miera, mentiroso y cobarde judicial.
Dice Pío, por decir algo, que el lema se refiere a los conceptos de firmeza, determinación, convicción, tranquilidad y sinceridad. ¡Ahí es nada! Claro, está claro:
Firmeza, porque han puesto a todos los suyos firmes y contra “prisa”. De terminación, porque es el momento de la terminación del mandado de Maricomplejines. Convicción, porque el juicio del 11M está dejando al cuarteto RAZA convictos de dejación de obligaciones en la prevención del terrorismo. Tranquilidad, la que nos llegará a los ciudadanos cuando el 27 de mayo se vuelvan a llevar otro sofocón. Y sinceridad… ¡qué graciosos quieren ser!
Esta gente que encarga productos de marketing en el mercado de la publicidad agresiva, engañosa, no se paran a pensar en que esos productos les delatan, como esos “conceptos” que señalan. ¿Qué confianza vamos a tener los ciudadanos en un partido que nos la reclama con colores naranjas? ¿No se han fijado en que ese color naranja es el de los camiones de las constructoras, el color que más abunda en los parques móviles de los alcaldes y concejales del PP procesados por corrupción urbanística?
¿Que confianza nos reclama el rey del turrón, el asesor de Murdoch, el piloto de helicópteros o el que es demócrata Abeces?
Vale.

Tomado de la Wikipedia: Presentada como «la gran superproducción española», Raza es una película de ficción que sintetiza el ideario del régimen franquista español en los primeros años de la posguerra a través de la historia de tres hermanos y sus vicisitudes durante la guerra civil. Se estrenó en 1941, dirigida por José Luis Sáenz de Heredia y con guión técnico del mismo director a partir de un argumento de Jaime de Andrade, seudónimo bajo el que se ocultaba el general Francisco Franco.
Patrocinada por el
Consejo de la Hispanidad y con una banda sonora interpretada por «las orquestas Nacional, Sinfónica, Filarmónica coaligadas», Raza pretende mostrar el espíritu abnegado y valeroso que sería propio del ser español (o hispano) y que coincidiría completamente con el ideario nacional-católico del régimen puesto en pie tras la guerra civil.
¿No les suena a lo de españoles de bien, los buenos españoles, los españoles decentes que los chicos del PP utilizan tan a menudo?
Claro, cómo no les va a sonar si son los mismos, son ellos, y lo mismo que el general bajito de voz atiplada escogió un seudónimo para perpetrar el asunto, los chicos del PP son, en realidad, la propia raza del título de la película o lo que sea.
Los herederos políticos y económicos del régimen franquista se muestran hoy como lo que son: la translación a nuestros días de aquella RAZA:
Rajoy, Acebes, Zaplana, Aznar.
Y no es casualidad, seguro.
Vale

Second Life

cercadelasretamas —  marzo 25, 2007 — Deja un comentario

Causa furor en la red un programa, Second Life, que recrea mundos virtuales, en los que podemos ser parte de un mundo ideal o no según nos interese. Eso parece que ocurre con la dirección del PP, que viven en una second life, porque quedaron en estado de shock tras las elecciones del 14M y buscan desesperadamente que su estado catatónico se convierta en su realidad.
No tienen una segunda vida: solamente creen que su vida (política) les fue arrebatada innoblemente, y quieren recuperarla como sea. Consideran que en el mundo virtual en el que viven les permite cometer todo tipo de tropelías, como sacar permanentemente a la calle a sus seguidores, ponerse en la evidencia de que su auténtico ideario político les sobrepase y salga a flote el ramalazo facha que llevan dentro.
Creen que en su mundo virtual equivocarse no tiene coste, ya que en la realidad se equivocaron conscientemente, mintieron a mansalva, mintieron con toda la boca, y creen que la puerta de retorno a su realidad (al poder que “les pertenece por derecho divino”) serán más mentiras.
Buscan, en su second life, la autoestima que les falta, y por ello necesitan permanentemente reafirmarse, sin saber que la puerta de retorno a la realidad está en que acepten que salieron del poder porque los ciudadanos les castigaron sus mentiras, y que si siguen instalados en ellas continuarán mucho tiempo en un mundo virtual.
Entretanto, son jaleados por quienes creen que tenerlos domesticados (o cogidos por sus partes, da igual) les permitirá, por fin, alcanzar las cotas de poder mediático que no han sido capaces de conseguir ni como personas, ni como periodistas ni como empresarios.
Vale.

El PP ha emitido un comunicado para declarar un boicot a todos los medios del grupo PRISA. Un comunicado que por su contenido y su redacción más parece el de una empresa comercial que el de un partido político.
Puede el PP hacer lo que quiera, ordenar a sus militantes que actúen de una u otra manera en relación con los medios de comunicación, pero no puede impedir el derecho constitucional consagrado en el Artículo 20. Por ello, lo que no puede hacer la dirección del PP es ordenar a sus cargos públicos electos a que no faciliten información a ningún medio de comunicación.
Desde la orden dada en el comunicado, no se conoce ningún hecho por el que ningún diputado, presidente o consejero autonómico o concejal o alcalde del PP lo hayan llevado a la práctica. Si lo hacen, estarán incurriendo en una manifiesta vulneración del Art. 20 de la constitución que, en lo que respecta al ejercicio de la profesión periodística, puede c0nstituir un delito de prevaricación.
Es de esperar que el veto impuesto por Los Payasos ZAR sobre el grupo Prisa solamente se refiera a la acción política de sus militantes en lo que respecta a actos de partido, y que en ningún caso se extienda a la acción política de sus militantes en el ejercicio de los cargos públicos electos o de libre designación en función de la militancia.
En la práctica, estamos ante una actitud, una más, que demuestra que el único ideario que mueve a la dirección del PP es el fascismo puro y duro.
Vale.

Los que mantienen la teoría de la conspiración en los atentados del 11M, saben, a estas alturas del juicio que corren un serio riesgo. Rajoy se ha dado cuenta (a días, sólo a días) y parece que se quiere desmarcar. Otra cosa es que le dejen.
El riesgo de los conspiradores es que viendo sus titulares de prensa, escuchando sus diatribas radiofónicas o sus blogs, están convirtiéndose, día a día, en abogados defensores de los procesados. Tuercen y retuercen argumentos y declaraciones en sede judicial para entresacar de una coma, de un lapsus de memoria o de una falta de método (en aquella fecha fatídica, ¿quién tenía un método?), y de ahí colgar sus argumentos que sostienen, según ellos, una conspiración magna en la que estuvieron los islamistas junto a los etarras para perpetrar los atentados ante la pasividad o connivencia de la policía para derribar al gobierno del PP.
Esa tremenda conspiración tiene defensores (Losantos, Jotapedro, Acebes, Zaplana, Rajoy y muchos más), defensores que son defensores de los procesados, ya que una sentencia absolutoria de sus patrocinados devendría, obviamente, en un reconocimiento judicial de sus teorías, esas teorías que esconden, en el caso de los fasciperiodistas, su antisocialismo (igual que el antijudaísmo de los nazis), y en el caso de los payasos ZAR, su incompetencia, ya que una conspiración del tamaño como la que defienden no fue detectada por su fino olfato.
El riesgo real que corren los conspiradores no es otro que el de pasar de defensores de la teoría de la conspiración a defensores de los procesados y, finalmente, a cómplices de los condenados, ya que su finalidad no es demostrar su teoría, sino que sus patrocinados sean absueltos, para lo que han construido su teoría como coartada.
Vale.

En opinión de Floriano, esta polémica “no es una cuestión de derechas o izquierdas, es cuestión de sentido común y de respeto”, por lo que debe haber un pronunciamiento. Esta es la petición del senador Floriano en relación con el asunto de las fotografía de JAM Montoya.
¡Menudo susto! “Debe haber un pronunciamiento”, ¿ militar, por supuesto? Qué cosas tiene el nieto del ayudante del capitán Luna.
Lo del catálogo de las fotos de JAM Montoya es cuestión de sentido común, algo de lo que carece el señor Floriano. Porque, vamos a ver, si las fotografías son pornográficas en sí mismas, ¿por qué las difunde el señor Floriano a mansalva? No es de sentido común eso que han hecho los peperos. Y no es cuestión de respeto porque no han respetado, por ejemplo, los derechos de propiedad intelectual, al difundir sin autorización del autor las imágenes. Y eso que el señor Monaguillo Terraza parece que anda detrás de los creative commons.
En estas tribulaciones, hay una afirmación que determina que las fotografías son pornográficas, sin más. No son arte. Vale, de acuerdo, no son arte. Pero, ¿por qué son pornográficas y no eróticas? Muy sencillo, son pornográficas porque la mentalidad de los denunciantes no distingue entre los conceptos pornografía, erotismo y arte.
En la práctica, esta falta de definición de conceptos se debe a una deficiente formación artística (hay quien considera las fotografías de Montoya como arte), a una deficiente formación psicológica (podrían ser consideradas imágenes eróticas), a una deficiente formación sexual (sin duda conseguida viendo las rayas de los viernes en Canal + codificado).
Estas tribulaciones del candidato Floriano no le permitirán defender su posición en la Asamblea de Extremadura: si lo hace, hará aflorar las muchas contradicciones que su deficiente formación artística, psicología y sexual, en definitiva, su deficiente, muy deficiente formación política.
Vale.

El hombre valiente, ese hombre curtido en mil peleas, ese hombre que aparece en la fotografía de las Azores con la mano de Bush sobre su hombro, en una pose que desdice su hombría, no quiere reconocer su error: el belicista gÁnsar sigue manteniendo su posición (y si es con Bush posando su mano sobre su hombro, su postura).
La guerra de Iraq era una guerra ilegal, es una guerra injusta y una guerra cruel. Y hoy lo sigue siendo, a pesar de que Bush la diera por concluida, porque la guerra continúa.
El expresidente gÁnsar no se equivocó nunca cuando era ejercía el cargo, y no se equivoca ahora: es una valiente legionario consorte. Legionario de Cristo consorte.
Se pensaba el trío de las Azores que los chiíes iban a hacerles el pasillo de recibimiento con banderitas, y los suníes les iban a agasajar con grandes fiestas, mientras que los kurdos serían los encargados de ejercer de limpiaparabrisas de los tanques que previamente habrán aniquilado a unos cuantos miles de iraquíes (chiíes, suníes y kurdos).
El mundo hoy no es más seguro, como pronosticaban los palmeros del trío de las Azores, sino mucho más inseguro, pero reconocer el error de entonces y subsanarlo con la salida de las tropas de Iraq, sería, según dice gÁnsar, reconocer la derrota.
Cuando ese líder mundial, suegrísimo de Agag, considera que sacar las tropas es reconocer la derrota, está, claro, reconociéndola en toda su extensión y la única manera de que no lo parezca es mantener las muertes diarias de soldados (la mayoría chicanos) norteamericanos, las muertes diarias de suniés, chiíes y kurdos.
Y mientras tanto, los diputados del PP en el Congreso de los Diputados de España siguen siendo igual de valientes que su jefe.
Vale.

La doctrina de la guerra preventiva, y digo doctrina en su sentido absoluto, se ha traslado en nuestro país a la manifestación preventiva, alentada ideológicamente desde le centro de estudios fascistas (FAES). Así, manifestaciones como la de Pamplona del día 17 de marzo de 2007 es un exponente claro. Casualmente, ese mismo día, en Mallorca se producía una manifestación contra los corruptos ¿y los corruptores? que destrozan la legalidad urbanística.
Tiene más valor para la derecha ideológica y la extrema derecha política defender preventivamente valores (Rajoy dixit) que demostrar valor para defender políticamente las ideas. Es menos cansado.
Ayer, en todo el mundo mundial se produjeron manifestaciones contra la guerra de Irak (¿te acuerdas, suegrísimo de Agag-qué-asco?). En nuestro país, los preventivos payasos ZAR consideran que quienes se manifiestan contra la guerra promovida por gÁnsar se manifiestan contra ellos. ¿Tan importantes se creen?
¿Recuerda alguien alguna propuesta política en materia económica y social de los payasos ZAR desde que perdieron las elecciones? ¿Por qué se han negado a introducir y votar en la ley del Suelo medidas contra la corrupción urbanística? ¿No será que, preventivamente, no quieren ser objeto de esa ley? ¿Por qué se niegan a la igualdad entre mujeres y hombres? ¿No será que, preventivamente, pierdan su poder machista? Y esto último no es una broma.
Y no es una broma porque Ana Pastor dice, preventivamente, “pretendo no dar un solo disgusto a Mariano”. Parece, Ana Pastor, la esposa no ya sumisa, sino sometida por el macho dominante.
Había pensado por mi cuenta (¿estaré enfermo, pensar, qué cosas?) que se podría organizar una manifestación preventiva contra el fascismo de los payasos ZAR, pero me he dado cuenta que no sería preventiva.
Hoy, el único valor político que defiende (¡qué hermoso, qué bonito, qué bonito, qué hermoso!) Rajoy es el fascismo que destilan a borbotones sus manifestaciones preventivas, en las que ese señor Falange lo tiene metido hasta en los huesos. Y Ana Pastor, que a lo mejor lo sabe, no le dice nada a Mariano para no darle ni un solo disgusto.
Vale.

En estos tiempos convulsos en la vida política y, en parte, en la vida social (en la económica, viento en popa), se desatan las más bajas pasiones alentadas por quienes tienen el patrimonio del infierno y son los dueños de Dios. Como decía León Felipe, en la Guerra Civil que siguió al golpe de estado del general bajito, los mensajes que los fascistas lanzaban de que “Dios está con nosotros”, no era cierto: “lo tienen secuestrado”.
Estos nietos del general impotente tienen secuestrado a Dios, se han apropiado de la bandera y del himno (que cantan con la letra de otro fascista, Pemán), y ahora se apropia de la Verdad: la única verdad que existe es la que ellos propalan.
Airean un viejo catálogo, agotado e inencontrable de fotografías que utilizan iconografía católica para que su autor exprese lo que piensa. Aireándolo, en una pequeña capital de provincia, quieren tapar que la fiscalía anticorrupción les pisa los talones, y saben que manejar eso moverá primero las conciencias (que no las conSciencias) y después las más bajas pasiones. Dicen: ¿que pensarán los católicos, por cierto, no dicen cristianos, de esas fotografías?
Pero ocultan que esos mismos que se rasgan las vestiduras forman parte de cofradías que excarcelan a presos condenados por violencia de género. No se preguntan, quizás su formación machista no se lo permite, ¿que pensarán las víctimas de ese condenado? Su cultura machista en un ambiente machista en el que son los dueños (los mismos que impiden a las mujeres ser hermanas de carga) les impide cualquier atisbo de sensibilidad.
Vale.

Y duele mucho. Tanto que los payasos ZAR andan buscando su autoestima por las esquinas, camuflados tras pancartas con contraindicaciones y efectos secundarios.
La verdad duele. Y la verdad que va aflorando a la vista de las declaraciones de procesados y testigos en el juicio del 11M va desarbolando las pancartas y se ve a los payasos ZAR y a la troupe de su circo desnudos: las vergüenzas las perdieron entre el 11 y el 14 M de 2004 y desde entonces se han ido dejando en cada rifirrafe un jirón de la piel de la dignidad.
Hoy, ya sin autoestima, sin dignidad, se refugian en la AMC, junto a los viejos maestros (Jiménez Fasciantos y “Er niño del liguero“). Esa AMC, declarada de utilidad pública, fue fundada por el sindicato del crimen, esa AMC es la Asociación de Mentirosos Conspiradores.
La verdad, la verdad que trataron de ocultar, engañando a los ciudadanos, o pretendiéndolo, les persigue, les alcanza, y ellos, como cobardes que son, huyen hacia adelante, abriéndose a hachazos de nuevas mentiras en el camino tranquilo que los ciudadanos labran día a día con su trabajo.
Hoy, cuando la verdad ya les rodea irremisible, han encontrado a un asesino mimado por ellos como su única tabla de salvación. Pero hoy, más que nunca, haría falta modificar el Código Penal y tipificar como delito la prevaricación política, la mentira, la manipulación (ma-ni-pu-la-ción),m que diría el apóstol Ur-da-ci.
Hoy, cuando la verdad los deja desnudos, sin dignidad, el único ropaje que les queda es la retórica de la demagogia, donde todo les vale, y donde deberían saber por su propia experiencia que se ahogarán con toda la mierda que expulsan.
Vale.