Archivos para Miguel Ángel Revilla

Como era de esperar, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, no ha tardado mucho en contestar al disparate de Rita Barberá, pretendiendo que el presidente del gobierno, Zapatero, habría cometido el mismo delito que se imputa a Francisco Camps y por el que es muy probable, más que probable, que tenga que sentarse en el banquillo.
El delito, tipificado como “cohecho impropio”, que habría cometido Zapatero sería el haber recibido dádivas (anchoas) ofrecidas por Miguel Ángel Revilla. En el presunto razonamiento (¿tan desesperados están que razonan tan mal?) de Rita Barberá, recibir anchoas de regalo del presidente cántabro es un delito igual que el que se le imputa a Francisco Camps. Vale, aceptamos pulpo como animal de compañía. Tras las declaraciones de Revilla (“en las antípodas de la corrupción y del señor de los trajes”, afirma), y con la “doctrina Barberá”, el Tribunal Superior de Justicia de Valencia puede añadir un nuevo delito por el que investigar y, seguramente, juzgar, a Francisco El Curita Camps: “cohecho impropio cometido con un bote de anchoas de la marca Revilla”.
La desesperación es mucha en el PP, y más en el PP de Valencia, que a costa (nunca mejor dicho) de Costa, Campos, Betoret y Camps y a costa de una defensa tan cerrada por unos trajes de José Tomás, parece que, en realidad, están tratando de que los trajes taponen lo que parece cada vez una madeja mayor.
Vale.
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en su afán de defensa de Francisco El Curita Camps, ha terminado por confirmar expresamente que lo de los trajes es verdad. Dice Rita Barberá que habría que aplicar el mismo criterio al presidente del gobierno por las anchoas que recibe cada vez que el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, visita La Moncloa.
O lo que es lo mismo: las anchoas que lleva el presidente Revilla son “casus delicti” que diríase en latinajos. Como es cierto y conocido por todos que lo de las anchoas es verdad, es cierto, también es cierto, siguiendo el ¿razonamiento? de Rita Barberá, que Francisco Camps ha recibido unos trajes (¿sólo unos trajes?) pagados por Álvaro Pérez, El Mamachicho.
Con defensas así, es posible que los escaloncitos que faltan para ser juzgado por cohecho (dizque impropio) son solamente dos. Porque la verdad ya se sabe, la ha confirmado doña Rita (doña Rita Rita, los trajecitos a medida que le dan al Curita no se quitan).
Y lo más interesante está por llegar: la contestación que le puede dar Miguel Ángel Revilla puede ser espectacular.
Vale.