Archivos para Arco de la Estrella

En junio de 2016 apareció una terraza de una tasca colocada en el Arco de la Estrella, puerta de entrada a la ciudad monumental de Cáceres, imagen de la ciudad que, dicen, es Patrimonio de la Humanidad.

Las explicaciones que dieron los miembros del equipo de gobierno municipal, del Partido Popular (auxiliado por los gorrillas), son un monumento a la incompetencia. Y de aquella incompetencia resulta que la terraza continúa colocada en tan emblemático lugar.

Resulta que primero dijeron que la ubicación era provisional, ya que el sitio en el que se encontraba ubicada tenía problemas de estabilidad. La provisionalidad va camino de un año. Un año de incompetentes, de inútiles.

Resulta que luego dijeron que iban a hacer un informe técnico y un proyecto para que el espacio, sobre un local al que se accede desde la Plaza Mayor, no produjera problemas de seguridad. Del informe técnico y del proyecto nunca más se supo. Y los incompetentes siguen cobrando todos los meses. La incompetencia va dando paso a la inutilidad. ¿De qué sirven una alcaldesa y unos cuantos concejales con dedicación exclusiva si no tienen ni puñetera idea de lo que pasa a la puerta del Ayuntamiento?

Resulta que luego esos sabios concejales tan incompetentes y tan bien pagados dijeron que además habría que hacer un informe jurídico puesto que no sabían quiénes eran los titulares del espacio donde se ubicaba la terraza, ni si correspondía al Ayuntamiento hacer las obras de consolidación. Y así casi un año de incompetencia.

Al día de hoy, la terraza ocupa un espacio inadmisible, sin saber si el espacio sobre el que el Ayuntamiento había concedido la licencia es municipal o no, a quien corresponde la consolidación. Sin saber nada de nada.

Lo que sí es cierto es que los concejales responsables de gobernar el municipio cobran todos los meses sus dedicaciones exclusivas, con la alcaldesa a la cabeza, y no, no son retribuciones provisionales.

Que el Ayuntamiento de Cáceres esté autorizando que una terraza de una tasca produzca un daño visual tan importante de la ciudad monumental, a 5 metros de la placa que recuerda tal honor, debería hacer intervenir a ICOMOS, el organismo de la UNESCO encargado de velar por el cumplimiento de los deberes que se adquieren al recibir el nombramiento.

Cáceres no se merece tamaña vergüenza, no se merece que unos concejales, incompetentes, pongan en riesgo el nombramiento de Patrimonio de la Humanidad.

La falta de competencia de los concejales del Partido Popular solamente es equiparable a la indolencia de una ciudad, de unos súbditos que votan la incompetencia y la inutilidad porque se ven reflejados en ellos.

Vale.

En agosto de 2015 escribí en esta misma Cerca sobre el uso, creía y creo, que indebido, de la terraza superior de la Plaza de San Jorge (https://cercadelasretamas.com/2015/08/07/la-terraza-de-mi-tasca-es-particular/).

Ahora, otra terraza viene a confirmar el desbarajuste, falta de respeto al entorno monumental y, sobre todo, incompetencia, que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cáceres luce en cualquier gestión que le toca.

Me refiero al disparate visual que supone la autorización de colocación de la terraza de otra tasca en la parte superior de la escalinata que lleva al Arco de la Estrella. Un despropósito que produce sonrojo por cuanto, de entrada, es una falta de respeto a la puerta de acceso de los cacereños y turistas al recinto monumental.

El impacto visual es grande y da lugar hasta que, como en muchas otras cuestiones, nos lo tomemos a guasa (mientras la incompetencia siga campando por los despachos municipales, es una opción que tenemos para hacer más llevaderas las alcaldadas) y creamos que no es real, que es imposible que ni haciéndolo adrede, se cometan estas tropelías.

Arco de la Estrella

Pero, como sucede en estos casos, las explicaciones (las excusas más bien) superan con creces lo que uno puede pensar. Así, en el Diario HOY de hoy mismo aparece una información que, en lo referido al turno de explicaciones desde el consistorio, agravan el asunto.

En principio, la razón por la que se autoriza en ese lugar la colocación de la terraza es porque el espacio que venía utilizando, sobre los soportales de la antigua farmacia de Escribano, amenaza ruina y ha sido precintado. Por tanto, estaríamos ante una utilización provisional. ¿No cabía otra solución? Claro, que cabe: que no haya terraza.

Esta opción, que no hubiera terraza, sin duda, puede acarrear alguna cuestión económica, desde la más sencilla devolución de las tasas por ocupación del espacio público que hubiera abonado la tasca, hasta que, decretada la anulación de la autorización, la tasca reclamara del Ayuntamiento no solo la devolución de las tasas sino el lucro cesante. Pánico para las arcas municipales llenas de telarañas.

Sin embargo, según el mismo medio de comunicación, que transmite lo que le dicen sin evaluar el valor de la “información” señala que el portavoz del equipo de gobierno, del Partido Popular, “también dijo que el Ayuntamiento aún tiene que determinar si ese espacio dañado es de titularidad pública o privada.” ¡Acabáramos!

Ahora resulta que el lugar en que ha venido, durante años, colocándose la terraza no sabe el Ayuntamiento si es de titularidad pública o privada. ¿Cómo ha cobrado las tasas hasta ahora… si las ha cobrado? ¿Si es de titularidad privada y el Ayuntamiento ha cobrado tasas “por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local”, no tendrá que pagar al propietario lo cobrado? ¿Podrá el propietario reclamar al Ayuntamiento por, incluso, apropiación indebida de un espacio que no es suyo?

Que el portavoz del equipo de gobierno no sepa si ese espacio es público o privado es otra vez la muestra de que en el Ayuntamiento de Cáceres no hay… gobierno. ¿No hay un inventario de bienes y derechos? ¿No hay un Negociado de Inventario o una Sección de Patrimonio? Parece que sí, pero parece que no.

Y mientras, el atentado contra el Patrimonio Histórico estará ahí, no se sabe por cuánto tiempo, o hasta que la vergüenza, si la hubiera en algún despacho municipal, aparezca. Aunque lo dudo.

Y a todo esto, como el machacón eslogan de Elena Nevado en la pasada campaña municipal: ¡Qué bonito es Cáceres! ¡Qué bonito es Cáceres! ¡Qué bonito es Cáceres! Y ya está.

Vale.