Archivos para parados

Las formas, los modos de propaganda goebeliana por otros medios, con los que el gobierno del Partido Popular gestiona el mayor problema, con diferencia, de la ciudadanía: el paro. Esas formas, a las que todos los medios de comunicación (prensa, radio y televisión, los convencionales, vamos) se suman tocando palmas con las orejas, se fundamentan en un único elemento: el dato de los parados inscritos en los servicios de empleo.

Mañana, el gobierno dirá que hay 107.570 parados menos, para que las medidas antisociales que, sin duda, adoptará el consejo de tramposos, pasen desapercibidas. Porque ese dato, que hoy ha filtrado, tramposo, el Ministerio de la Virgen del Rocío, se refiere exclusivamente a que en diciembre de 2013 hay 107.570 personas menos registradas en las oficinas de empleo, no que haya 107.570 personas que han encontrado trabajo.

Estas formas y modos de gestionar esta cuestión solamente tiene una finalidad: bajar, como sea, el número de parados, que es la vergüenza mayor, junto con la corrupción en su partido, que Mariano Rajoy ha de pasar cada vez que se reúne con los que le sostienen con el dinero europeo.

Un gobierno democrático tendría como horizonte básico disminuir el número de parados consiguiendo aumentar el empleo. Pero el gobierno del Partido Popular, que de democrático tiene lo mismo que Kim El Coreano, no tiene el horizonte puesto en el empleo para los parados, sino en la expulsión de los parados no sólo del mercado laboral, sino de las oficinas de empleos. Y si se van del país, miel sobre hojuelas.

Los controles excesivos y crueles que el Ministerio de la Virgen del Rocío impone a los parados, que no reciben a cambio nada, ni una remota esperanza de encontrar un trabajo, están consiguiendo que los parados dejen de molestar, dejen de ir a esperar que les sellen la hoja de demanda de empleo, y, si es posible, que en muchos casos lo está siendo, que emigren.

Porque el dato de la expulsión de parados del sistema burocrático debería, siempre, acompañarse, del número de afiliados a la seguridad social. O lo que es lo mismo: el número de parados que desciende debería tener su correlato con el número de afiliados a la seguridad social, o lo más parecido posible. Eso demostraría que crean empleo. Pero ya está claro que lo de crear empleo al Partido Corrupto Popular y el gobierno que preside Mariano Rajoy, se la suda. Le da igual.

Lo que la propaganda abrumadora cuando el número de parados desciende (¿por qué no dan el número de empleos que aumentan? Empleos, no subempleos) es muy bien acogida por los periódicos (El País, El Mundo, Abc, La Razón, todos los libelos de los grupos Z, Vocento y similares) porque esperan, y suele ser así, que vayan acompañados en breve de “publicidad institucional”. Y las televisiones (TVE, of course, Antena 3, Telecinco, Antena 3, La Sexta…) y las radios (Cadena Ser, COPE, Onda Cero, RNE y todas las demás). Todos esperan su parte. Y todos, conscientemente, contribuyen a divulgar la propaganda, al más puro estilo fascista, del gobierno del Partido Popular.

Lo que realmente está haciendo el Partido Popular con los parados (con los datos, porque los parados se la traen al pairo) es una limpieza (t)éc(t)nica que le pueda llevar a las elecciones diciendo que han bajado la cifra, aunque ello conlleve que han exiliado a miles de ciudadanos.

El exilio por razones económicas es una refinada técnica de limpieza étnica. Y el Partido Popular, el que está corrompido hasta los tuétanos, se está mostrando como un refinado practicante. Solo y en compañía de los medios de comunicación.

Vale.

Anuncios

Cuando en los últimos meses se venía conociendo que son cada vez más los parados “apuntados” en las Oficinas de Empleo que dejaban pasar renovaciones y abandonaban toda esperanza de encontrar un empleo, los dirigentes del Partido Popular en Extremadura hacían que como con ellos no iba esa creciente desesperación. Para ellos, los parados son un número que hay que reducir como sea, como sea. Y si se van, pues puente de plata. Y si les damos de baja dos veces, mejor. Sea cual fuere la causa, justificada o no, el caso es que el número no siga creciendo.

En el mes de agosto, a nivel nacional, el número de parados ha disminuido en ¡31! en Extremadura el número ha aumentado en 2.070 personas. Un desastre se mire por donde se mire. Pero enseguida han salido los dirigentes, o lo que sean esos, del Partido Popular de Extremadura han ejercido de lo que son: unos auténticos miserables.

Mientras han estado durante meses han estado por todos los medios expulsando a parados de las listas del SEXPE con el único afán de maquillar las estadísticas, que son un látigo que les sacude en su incompetencia. Mientras han estado meses negando la desesperación de los parados que han abandonado toda esperanza de encontrar un empleo por las políticas que la derecha, la extrema derecha cateta y rancia de Extremadura, con la colaboración inestimable de unos diputados comunistas vendidos a ella. Mientras llevan intentando vender no se sabe qué y dónde unos brotes verdes… la realidad es que los parados en Extremadura no dejan de aumentar.

En agosto, aparecen 2.070 parados nuevos inscritos y los miserables dirigentes de la empresa (Soraya Sáenz de Santamaría dijo en La Moncloa que el Partido Popular es una empresa) de la extrema derecha dicen que esos que ahora “se apuntan” al SEXPE lo hacen atraídos por la Renta Básica. Son, desde el Presidente de la Junta, José Antonio Monago, hasta el último alzabrazos al sol de NNGG, una pandilla de miserables.

Decir que porque se establece un derecho para corregir las nefastas decisiones políticas que, bajo el mando y la orden de la patronal, toman en el Consejo de Administración de Partido Popular, S.A., los ciudadanos “se apuntan”, demuestra que esa gentuza a la que 10.500.000 españoles votaron, carecen de vergüenza.

Tienen que reconocer que sus decisiones, al servicio del capital avaro y sin corazón (¿que tienen que decir La Rubia de Izquierda Unidad de Extremadura, o el puro Pedro Escobar que colaboran con esa extrema derecha?) son los culpables de haber puesto a casi el 30% o más de los extremeños en el límite de la exclusión social.

Pero no. Acusan a los 2.070 extremeños que se han inscrito en el SEXPE de ir a la rapiña de la Renta Básica. Son unos miserables. Y quienes los votan y apoyan, más, porque son cómplices necesarios en esa sinvergonzonería de maltratar a los ciudadanos.

Claro, que ahora en Extremadura tenemos un Emperador, y quieren que no haya ciudadanos, que haya súbditos, del mismo modo que la patronal (por ejemplo, el Partido Popular, S.A.) no quiere trabajadores, quiere, y lo están consiguiendo, esclavos.

Vale.