Archivos para #Cáceres

De las cuatro opciones recogidas por el propio Castel como las posibles soluciones para el abastecimiento de aguas á Cáceres, la referida a las fuentes de Castaño, Muesas, Valhondo y otras menos importantes agregables a la conducción, es la preferida del investigador. Se corresponde, además, con la opinión de Eduardo Hernández Pacheco, que ensalza en su desaparecido Informe de la Cuenca geológica de Cáceres el trabajo que, 30 años antes que él, había desarrollado Joaquín Castel, incidiendo Hernández Pacheco en las apreciaciones sobre el valle de Valdeflores.

Ahora, cuando se pretende destruir el paraje con una explotación minera salvaje a cielo abierto, los trabajos de Joaquín Castel y, posteriormente, los de Hernández Pacheco, constituyen, por sí mismos, elementos científicos que, junto con recientes estudios sobre la cuenca geológica, desmontan las “bondades” que la empresa minera del litio quiere vendernos con “estudios” hechos para su conveniencia, obviando el valor de la zona.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 6 obliga a las administraciones a llevarlo a la práctica, y al Ayuntamiento de Cáceres, además de la Confederación Hidrográfica del Tajo (Administración general del Estado) y a la Junta de Extremadura. Las AAPP están concernidas en el afloramiento, catálogo y análisis de todas las fuentes de obtención de agua, tanto para consumo humano (potable) como para todos los usos que sean necesarios para el mejor desenvolvimiento de la vida, y más en una ciudad que carece de río.

La ayuda para estas entradas que nos presta www.caceresaldetalle.blogspot.com es esencial, y creemos que pueden ser útiles, muy útiles, para dar a conocer la verdadera dimensión de los tesoros hidrológicos de la ciudad de Cáceres.    

Aguas de las fuentes de Castaño, Muesas, Valhondo y todas las agregables den la parte norte de la Sierra de la Montaña.

De las nivelaciones mandadas practicar  por el Ayuntamiento de Cáceres en el trayecto de Muesas al Vadillo, se desprende que todas las fuentes importantes de la parte Norte de las sierras de la Montaña y Milano que pueden ser conducidas en un canalizo al Puente de Vadillo, á cuyo punto llegarían con unos dos metros de sobre-nivel, deducido ya el desnivel de corrientes y con este dato á la vista, bien puede comprobarse que ese sobre-nivel de dos metros puede aprovecharse para recibir el agua en un depósito capaz para las horas que la maquinaria elevadora no funcione.

De los aforos que también se practicaron en diversas épocas y con asistencia mía, de varias fuentes de las que debieran formar esta conducción, se desprende también que si bien las principales en la época mínima y sin las obras que implicaría su encauzamiento dan solo litro y medio por segundo, en cambio llegan á 5 y 6 litros en invierno y primavera. De esto se deduce claramente que, si con el exceso de invierno y primavera se procurase á final de Abril tener lleno en Peña Redonda un depósito de 15 ó 20.000 metros cúbicos de agua elevada, para suplir la deficiencia de los manantiales en los cuatro meses de sequía, depósito que ya está medio explanado, se podría contar con una corriente media de 3 litros por segundo ó sea los 20 litros por persona y día que el máximum legalmente exigible por un pueblo en aguas potables. Esta cantidad podría duplicarse transigiendo con la idea de guardar en dos pantanos en Muesas y Valhondo las invernales y torrenciales y en este caso la cantidad obtenible se acercaría ya en una sola conducción y distribución á la que es legalmente exigible de agua para todos usos.

Cáceres. Vista desde el Cerro de la Buitrera.

Sin embargo, aunque la mayoría de las poblaciones que están abastecidas de agua han tenido que acceder á los pantanos de reserva para los estiajes, aquí con alguna razón se ha protestado del uso de aguas estancadas al aire libre, y hay un medio muy bueno de subsanar este inconveniente, y aunque en su ejecución resultase algo más caro, podría dar una dotación casi ilimitada de agua no potable después de obtener la potable.

Consiste en segregar del agua embalsada en el Marco una cantidad pequeñísima, unos 5 litros por segundo, y elevarla á un depósito gemelo de la potable de Peña Redonda con la misma turbina y tubería ascensora de la potable, trabajando a horas distintas y haciendo una distribución separada en calles, plazas y paseos. De este modo, con poco más del doble gasto que implicarían las expropiaciones y construcción de pantanos del primer caso, se podría establecer la red especial de la no potable, quedando la población surtida en exceso.

Lo ventajoso de basar en la fuerza hidráulica del Vadillo la elevación de aguas y alumbrado público, puede comprenderse con solo considerar que las 30.000 pesetas á que se obliga, según el último contrato, el municipio, podrían obtenerse, sin gastar carbón y con la economía que resultaría sólo en este artículo en el trabajo alternativo de elevación aguas y alumbrado por la turbina, en unos 68 meses quedaría reintegrado el gasto de unos 18 á 20.000 duros que costarían el muro de represa del Marco, acequia á nivel del cerro del Diamante, Vadillo ó Butrera, tubería del sato, turbina y expropiaciones de los once molinos de Marco á Vadillo.

En un folleto publicado por Joaquín Castel el 16 de abril de 1895, Joaquín Castel, un aragonés viviendo en Cáceres, de gran formación científica, publicó un primer folleto en el que expresaba su propuesta para mejorar el abastecimiento de aguas a la ciudad, que entonces contaba con 14.000 almas.

He podido tener acceso tanto a ese folleto como a otros dos que desarrollan las opiniones y sus fundamentos sobre la realidad que el Sr. Castel compartió, sin mucho éxito, eso es cierto, entre la ciudadanía y las autoridades locales, gracias a un conocido y riguroso bloguero que publica sus pesquisas, descubrimientos y noticias bajo el título www.caceresaldetalle.blogspot.com, que recomiendo fervientemente seguir.

En esta primera entrada, se reproducen las tres últimas páginas del folleto “Influencia del Manantial del Marco en el desarrollo material de Cáceres”, publicado en 1895.

Donde se han suscripto fondos bastantes para construir una buena Plaza de Toros y un Circo de gallos, negocios ambos á cual más descabellado. ¿No se habría de conseguir reunir suscripción para un proyecto de tanto interés local y de producción quizás modesta pero segura?

Donde se han suscripto fondos bastantes para construir una buena Plaza de Toros y un Circo de gallos, negocios ambos á cual más descabellado. ¿No se habría de conseguir reunir suscripción para un proyecto de tanto interés local y de producción quizás modesta pero segura?

Solo se necesita buena voluntad en quienes deban asociarse directa ó indirectamente al pensamiento para la consecución del fin, pues que en los asuntos de utilidad de un pueblo la iniciativa nada puede hacer sin el concurso ajeno, pero si esa iniciativa es colectiva y unánime, lo vence y lo consigue todo.

Indicado ya mi proyecto á grandes rasgos, fáltame hacer algunas aseveraciones respecto de las aguas potable de posible conducción á Cáceres.

Es creencia muy extendida en Cáceres, hasta entre personas instruidas, pero que no se han tomado el trabajo de consultar el pluviómetro ni recorrer estas inmediaciones en diferentes épocas del año, como yo he hecho, que no hay aguas bastantes en estos contorno para surtir á la población.

A tal suposición puedo asegurar, como resultado de mis investigaciones durante varios años, que trayendo por un canalizo á nivel al sitio del Vadillo todas las aguas de las fuentes de la Umbría de la Montaña, con más la de dos depósitos de reserva en Muesas y Valhondo, las 14.000 almas de Cáceres podrían contar con un surtido de 40 litros por persona y día y por si como no es de esperar en mucho tiempo, la población aumentase, queda como ampliación la conducción al Vadillo y su elevación de las aguas de Jinches y todo esto sin perjuicio de quedar en el estado que hoy tienen las fuentes de Concejo, Fría, Madrila y Aguasvivas que hoy surten á Cáceres de toda la potable que gasta.

Pilar de Vadillo (actual)

Si de la lectura de estas líneas resultase el convencimiento general de la utilidad y posibilidad del proyecto y que el Excmo. Ayuntamiento encargase al Sr. Arquitecto municipal el estudio minucioso de la parte facultativa, levantando los planos y confeccionando  presupuestos, que es lo primero que se necesita, ó ya que se formase una Sociedad local basada en el acuerdo de los 11 molinos llamados a desaparecer, mi humilde concurso y mi óbolo en la medida máxima de mis pocos recursos restarían de parte de quien plantease el proyecto.

Mas si por el contrario solo logro la indiferencia y quizás el que se crea mis ideas son fruto de alguna aberración intelectual, me resignará á renunciar para siempre á lo que han sido y son mis sueños de mejora y prosperidad de la población que hace 20 años, elegí por mi patria adoptiva.

Cáceres 16 de Abril de 1895.

Joaquín Castel.

La apertura de la Ronda Este-Sureste, que bordea la ciudad de Cáceres, está anunciada para mediados del mes de mayo. Una apertura que, cada vez más, crea en los futuros usuarios de la misma un cierto nivel de ansiedad esperando que su uso sea efectivo. Ya queda menos.

La Ronda, como es normal, ha tenido y tiene detractores, especialmente entre geógrafos y urbanistas (no todos), y también entre ecologistas. Es una parte del rechazo lógico cuando una infraestructura de este tipo se construye. Y probablemente alguna alternativa pudiera haber sido menos agresiva, a la hora de rectar un proyecto de este tipo.

Recuerdo, cuando se comenzó a hablar de construirla, que sería conveniente un túnel que solucionara el cruce con la carretera de la Montaña, cómo Don Marcelino Cardiallaguet (q.e.p.d.) era partidario del túnel, con la previsión de contratarlo para su ejecución con dos empresas y que cada una comenzara el túnel por una ladera. Y que, por supuesto, no se encontraran a medio camino. Así, por el mismo precio, tendríamos dos túneles.

La cicatriz en el paisaje (concepto que tanto gusta a ambientalistas y ecologistas) resulta evidente, por el volumen de la obra, pero, en mi opinión, los beneficios para el tráfico rodado compensarán esa cicatriz, suavizándola.

Y, por supuesto, lo que realmente la suavizará y hará que esta ronda pase a tener un buen atractivo para los cacereños será pasear por los carriles habilitados y tener una vista única de la ciudad, de la moderna y de la antigua, en toda su extensión, alzándose por la Ribera del Marco, el verdadero origen de Cáceres.

A lo largo de 2019, 2020 y 2021 he podido realizar alguna fotografía, paseando por la zona, y atrapar alguna imagen de las tierras rojas de las excavaciones hasta la visión, única, del nuevo Museo Helga de Alvear. Ni he podido dar todos los paseos que me hubiera gustado ni los que la prescripción facultativa me obligaba. ¡Qué se le va a hacer!

Vale.