Archivos para Conservatorio Provincial de Música

Suele ocurrir en las ciudades pequeñas, en lugares como Cáceres, cada vez que surge alguna noticia del tipo: ¿Vd que haría con …? Por ejemplo, un amplio espacio público, o un edificio que se vacía por obsoleto. Y lo que ocurre es que los periódicos preguntan, así, a lo loco. Y la gente tiene dos respuestas genéricas: para un centro de mayores y para usos culturales.

Esto mismo se traslada, como no puede ser de otra manera, a los partidos políticos cuyos dirigentes locales no andan muy allá en materia de medidas. Hoy le ha tocado el turno a Ciudadanos.

Desde que la Junta de Extremadura anunció que el año que viene (s.D.q.) estará listo el nuevo hospital, han salido informaciones que dicen que el edificio podría ser destinado a reunir los tres centros de salud más cercanos, otras que dicen que el inmueble debe volver, lógicamente si deja de usarse como centro sanitario, a sus propietarios, la Diputación Provincial.

Por eso, hoy Ciudadanos ha emitido un comunicado, para no quedarse fuera de juego. Se supone que los máximos dirigentes locales del partido naranja han evaluado todas las opciones posibles, todas las alternativas alcanzables, y tras descartar lo imposible ha optado por lo realizable.

Dicen en Ciudadanos que quieren que el Hospital Provincial se destine a usos culturales, para asociaciones y colectivos. Ponen como ejemplo trasladar el Conservatorio Hermanos Berzosa y ceder un espacio al Ateneo.

Todo eso queda muy bien. Claro. Eso mismo lo puedo proponer yo, sin necesidad de ser un partido y sin más idea que la de redactar un comunicado de prensa.

Ciudadanos se olvida de algunos detalles. Por ejemplo, saber si es suficiente el edificio para albergar el Conservatorio. Actualmente, el centro de enseñanza musical se encuentra en el Complejo San Francisco, que tiene una superficie construida según el Catastro, de 7.340 m2. En esa superficie se encuentra la iglesia de San Francisco y todas las salas y espacios ocupados por la Institución Cultural El Brocense. Aproximadamente, el Conservatorio, ubicado en la segunda planta, podría ocupar unos 2.000 m2. Para disponer de mayores espacios docentes, serían suficientes unos 4.000 m2. Los señores de Ciudadanos no mencionan ni qué superficie del Hospital Provincial asignar al Consevatorio, ni cuál sería el coste ni quién lo asumiría. Es decir, Ciudadanos se comporta como cualquier vecino, como debe ser.

Y aquí viene aquello del sentido de la medida. Sentido que parece no conocen en los despachos naranjas. Si para un nuevo Conservatorio hicieran falta unos 4.000 m2, estaríamos ante un aprovechamiento del actual Hospital Provincial de un 20% de su superficie ¿Qué hacer con 17.000 m2? Hablamos de superficies catastrales.

¿Qué superficie necesita el Ateneo, cómo aplicar dinero público en la adaptación de espacios para usos privados, cómo contribuiría el Ateneo a esa adaptación, a su mantenimiento, a su conservación? ¿Cuántas asociaciones y colectivos culturales hay en Cáceres que necesiten entre todos, incluyendo el Ateneo, una superficie de 17.000 m2 si se destinan 4.000 para conservatorio?

Hace unos meses, el Partido Popular en el Ayuntamiento de Cáceres se descolgó diciendo que había solicitado la cesión gratuita de la vieja Cárcel, sin decir para qué la quería. Poco a poco fue añadiendo “posibles usos”, pero sin que de verdad tuviera ni la más remota idea de qué haría con los 11.000 m2 construidos de lo que fue Centro Penitenciario.

Ahora, Ciudadanos vuelve a hacer lo mismo, a hacer un descarado ejercicio de exhibición de no tener ni idea del sentido de la medida. Y eso que no estamos en campaña electoral.

Vale.

Junto a la iglesia de Santiago de los Caballeros, cuna de la orden de Los Fratres de Cáceres, se encuentra el Palacio de Godoy, construido en estilo renacentista por Francisco de Godoy Aldana, que participó con Francisco Pizarro en la conquista de Perú, fue alcalde de Lima y gobernador de Valdivia, en Chile. El Palacio que lleva su nombre está datado en 1548 y en su arquitectura destaca el balcón de esquina realizado por Pedro de Marquina en 1563. De este tipo de balcones hay diversas muestras en la ciudad, y, el del Palacio de Godoy tiene columnas laterales de orden compuesto, frontón con busto decorativo y culminado con el escudo de armas de Godoy y Aldana.

Después de haber sido en los últimos 100 años Casa de la Madre, lugar de nacimiento de muchos cacereños, y en los últimos tiempos sede de una delegación provincial de la Junta de Extremadura, está cerrado, y solamente un intento de trasladar a sus salas el Conservatorio Provincial de Música parecía que podrían volver de nuevo a darle uso.

6331805QD2763A0001SQ

Con una superficie construida de casi 3.500 m2, y una superficie de suelo de 2.063 m2, una mirada simpre a sus fachadas o a su patio, por la puerta que abre a la calle Zapatería, dan cuenta del estado de abandono en que se encuentra.

Este estado de cierre por falta uso es una muestra más de una ciudad que dispones de muchos y amplios edificios de titularidad pública a los que no hay manera de darles uso. En este caso, además, se trata de un edificio ubicado en una de las colaciones a través de la que la ciudad, al término del siglo XVI, comenzó a sobrepasar las murallas que la habían encerrado. Este palacio, en concreto, se haya situado en la bajada del Arco del Socorro y la puerta de Coria, y forma una pequeña plaza junto a la Iglesia de Santiago. Ambos edificios, palacio e iglesia, permiten conocer cómo fue ese crecimiento extramuros.

IMG_0400 IMG_0392 IMG_0394 IMG_0403

En esta serie de artículos sobre la falta de uso de muchos edificios de la ciudad, en este caso, un inmueble propiedad de la Junta de Extremadura, da fe de la falta de un modelo de ciudad. Mientras la Diputación Provincial cierra un colegio mayor, el Francisco de Sande, alegando falta de medios económicos y de competencias con la nueva ley de régimen local, y pretende crear en él un nuevo museo, el Palacio de Godoy lleva años cerrado, deteriorándose.

IMG_0401

En las previsiones presupuestarias de la Junta no existe dotación alguna para ponerlo en servicio, ni como se proyectó en su día para Conservatorio Provincial de Música ni para ningún otro uso. Una ciudad que se dice que es la capital cultural de Extremadura carece de proyectos y, sobre todo, de ideas, para que inmuebles de gran porte, como este, sin duda uno de lo mejores palacios existentes en la ciudad, tengan un uso cultural, social… Pero no, ni hay ideas ni proyectos. Eso sí, por ejemplo, hay 700.000 € para peatonalizar una calle dizque comercial, pero que de comercial sólo tiene la mitad.

Cuando las ideas se han ido volando detrás de los recortes presupuestarios, el minimalismo mental se instala en aquellos que tienen la obligación y competencia de administrar dineros públicos. El minimalismo mental impera y las señales de abandono aparecen en las ventanas decoloradas del palacio, en los cristales desaparecidos del balcón que tanto fotografían los turistas, que se preguntan si puede visitarse… cuando ven que la puerta está cerrada a cal y canto.

Cuando un partido político, el Partido Popular, pretende hacernos creer que gobierna una ciudad, ver este palacio, abandonado y sucio, no hace sino acrecentar la idea de que a los dirigentes de ese partido la ciudad les importa un bledo.

Unos turistas que, tras ver la iglesia de Santiago de los Caballeros, admirar la imaginería que guarda, incluida la figura del Nazareno, suben de nuevo a la Plaza Mayor por la calle Zapatería y ver la maleza que se apodera del patio del Palacio, no pueden por menos que hacer un gesto de contrariedad ante lo que fue y lo que ahora es, olvido y suciedad, el Palacio.

Vale.