Archivos para Al Qaeda

Tras el intento de atentado en el vuelo Amsterdam-Detroit, y conocerse que el terrorista que pretendía llevarlo a cabo había recibido adiestramiento en Yemen, que, según parece, se está convirtiendo en base permanente de Al-Qaeda, las alarmas mediátecas (y de algún gobierno) han traspasado a las portadas de los periódicos e informativos audiovisuales.

Sin embargo, la situación de Yemen viene de antiguo. ¿O no recuerdan que en julio de 2007 fueron asesinados 7 turistas españoles? Los autores de aquellas muertes no fueron terroristas de Al-Qaeda, sino un grupo armado de los que en diversas zonas del territorio yemení mantienen una guerra soterrada.

Ahora, con una explosión demográfica creciente, un agotamiento contrastado de las reservas petrolíferas, una pobreza endémica, las ONGs retirándose del terreno, el intento de atentado y los focos mediáticos puestos en Yemen, cabría que nos preguntáramos, por ejemplo, cuál es la distancia de ese país de la península arábiga con Extremadura.

O lo que es lo mismo, ¿cómo puede afectarnos a los extremeños lo que suceda en y con Yemen? En principio, la distancia son unos 6.000 kilómetros. Lejos, lejos, muy lejos. Y lo que suceda allí, ¿qué nos importa?

Sin embargo, la embajada de España en ese país está cerrada. Tampoco nos afecta a los extremeños, aunque sí ha alertado al gobierno español. No sé si hay cooperantes extremeños, o españoles, en Yemen, o si paisanos o compatriotas nuestros por aquellos territorios. Pero podría haberlos.

También habrá paisanos y compatriotas que viajen en estas fechas y sufran los nuevos sistemas de control aeroportuarios puestos en marcha para prevenir en materia antiterrorista. Y eso con la suerte de no ser nuestro país uno de los 14 del eje del mal, cuyos viajeros no serán sometidos a control, sino directamente cacheados.

Las consecuencias de la puesta en el candelero mediático de Yemen y la creciente alarma que ello conlleva (como si los analistas en seguridad y defensa de los principales institutos de investigación mundiales no lo llevaran denunciando desde hace tiempo, incluidos los españoles), aumentará la sensación de un conflicto que algunos (los republicanos estadounidenses, la derecha española) desearían que derivara en un nuevo Afganistán o Irak, agrandando el teatro bélico de la península arábiga.

Además, Yemen está separada del cuerno de África por el Estrecho de Aden, estrecho que comunica el Índico con el mar Rojo y el estrecho de Suez. Frente a Yemen, al otro lado del Estrecho de Aden, está Somalia…

Y las consecuencias de lo que suceda con Yemen, justificadas, justificables y, sobre todo, interesadas, también nos afectará como extremeños y como españoles. Sería, por ello, deseable que la información que se transmita sea ajustada a la realidad y que la clase política e intelectual de la región no fuera ajena a este tipo de conflictos…

Vale

Titular de la noticia: “Uno de los 19 hijos de Bin Laden pide asilo político en Barajas” (El País, 04-11-2008). La noticia, que en principio pudiera semejar una cuestión anecdótica, plantea, de entrada, dos cuestiones contradictorias que deberán ser muy tenidas en cuenta por el Ministerio del Interior a la hora de acceder, o no, a la concesión del asilo.
Por un lado, un musulmán, el hijo de Bin Laden, considera que España es un buen país para refugiarse de cualquier peligro por su condición religiosa. Refugiarse de persecuciones de islamistas radicales, ya él mismo “se autodefine como el ‘hijo pacifista’ del terrorista y repudia el terrorismo de su padre”. Esta elección entronca con la tradicional y más que probada buena imagen que España y los españoles tenemos para los países árabes y para el mundo musulmán en general.
Por otro, el hecho de que el hijo pacifista de Bin Laden haya escogido España como país de refugio político, en consonancia con lo dicho anteriormente, nos puede convertir, de nuevo, o puede aumentar, si se quiere, nuestra situación como objetivo del terrorismo islámico.
Si el gobierno de España rechaza la petición de asilo, estaremos ante una negativa que puede ser vista por los musulmanes moderados como de rechazo y de cambio en nuestra tradicional buena relación con ello.
Si el gobierno de España acepta la petición de asilo, los islamistas radicales, seguidores de las células de Al Qaeda y de los postulados de Bin Laden podrán “argumentar” en beneficio de sus postulados que España aumenta su presión sobre ellos, ya demostrada en el incremento notable de las detenciones de radicales y en el incremento y eficacia de los servicios de información de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.
Difícil papeleta para el Ministerio del Interior que, en cualquier caso, cualquiera que sea la decisión que adopte, deberá ser muy bien explicada, no sólo a los españoles, sino a los musulmanes de todo el mundo, ya sean moderados o radicales.
Vale.