A martillazos con la Constitución.

cercadelasretamas —  julio 30, 2016 — Deja un comentario

martillosEl Partido Popular está procesado por “la destrucción de los discos duros de  Bárcenas”, dicen los periódicos, cuando deberían decir que está procesado por destrucción de pruebas. Y quien debe responder ante la justicia es su representante legal, que según los estatutos del partido, es su presidente, Mariano Rajoy, según el art. 43.

Ese mismo Partido Popular anda ahora enredando, solo o en compañía de otros, con el artículo 99 de la Constitución, que es en base al que el Jefe del Estado ha encargado a Rajoy la formación de gobierno. Dicen en el PP, y en el gobierno en funciones, que una cosa es el encargo y otra que Rajoy decida ir a una sesión de investidura.

Desde el momento en que acepta el encargo de la jefatura del Estado, Rajoy está obligado a presentarse a la investidura. Solamente su renuncia personal (es decir, que se vaya a tomar porsaco) le eximiría. Pero en modo alguno puede seguir siendo presidente en funciones y diputado si no se presenta a la investidura.

En el PP y en los medios están buscando como locos “constitucionalistas” que avalen la que, en estos momentos, parece clara espantada del cobarde Mariano Rajoy. Están buscando martillos con los que destruir el Derecho Constitucional y que desaparezca la obligación política y jurídica que tiene de presentarse a la investidura.

Buscan, con esos martillazos, destruir la Constitución, con lo que parece que avalan que cualquier precepto jurídico pueda  ser violado al servicio de los intereses del PP. Quieren destruir las pruebas, como hicieron con los discos duros.

Un caso singular es el de Martínez Maíllo (con bigotito, Martínez –a- El Facha), que en un alarde de cátedra jurídica ha dicho: la carta magna “contempla unas posibilidades y otras no, pero no las prohíbe”.

Maíllo considera que lo que no está expresamente prohibido está permitido, en una interpretación que en otros campos (el urbanismo, por ejemplo) sería considerada neoliberal, pero que en materia constitucional es golpismo puro. Parte el tal Maíllo (¿no andaba con líos  con la justicia por algo de cajas de ahorros este muchacho?) de una interpretación negativa del derecho, cuando nuestro ordenamiento jurídico pertenece a lo que se conoce como Derecho Positivo: solamente puede hacerse conforme a derecho lo que está expresamente regulado en derecho.

Pero no importa. Hay que dar martillazos en el artículo 99.2 como sea, hasta que consigan hacernos creer que los discos duros se han borrado por casualidad unas 35 veces seguidas.

Dar martillazos a la Constitución para salvar la cara a un inane Mariano Rajoy es creer que pueden hacer los que les convenga, sea o no jurídicamente legal o políticamente ético.

Rajoy debe, obligatoriamente, presentarse a la investidura. Si no lo hace, demostrará lo que ya es: un incompetente.

Lo peor de todo esto no es que una cuadrilla de cuatreros políticos pretenda asaltar a golpes de martillo la constitución. Lo malo de todo esto es la cantidad de cómplices que les ayudan, amparan y animan a seguir cometiendo esta y otras tropelías.

Hay que decir, de una vez, que en el PP no hay dirigentes, hay cuatreros armados con martillos. Y son peligrosos.

El mismo martillo les sirve para machacar discos duros, para machacar la Constitución o para machacar la hucha de las pensiones.

Vale.

cercadelasretamas

entradas

curioso

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s