Archivos para Partido Popular de Cáceres

Antigua Comandancia de la Guardia Civil. Fachada principal. C/ Margallo, 80. Cáceres

Continuando con la serie dedicada en este blog a la lamentable situación de abandono de múltiples edificios, públicos y privados (más sangrantes, si cabe, cuando se trata de inmuebles de titularidad pública), le toca esta entrada a la antigua comandancia de la Guardia Civil en la calle del General Margallo.
El mal estado de las dependencias de la Benémerita en la capital de la provincia, con oficinas situadas en la calle Ceres y la este edificio, de C/ General Margallo, 80, fue decisivo para que, por fin, se construyera una nueva Comandancia que al menos, dignificara al cuerpo. Si uno pasea por los alrededores de la antigua sede de Margallo, en concreto, por la calle de San Justo, los ventanucos que se ven son los de las viviendas de los guardias civiles y sus familias, y su estado actual difiere poco (el deterioro de la cal de la fachada, especialmente) de cómo se encontraban hace unos cuatro años.
Sin embargo, el conjunto del edificio, presenta un progresivo deterioro, que se acrecentará en tanto no sea vendido por la GIESE (Gerencia de Infraestructura y Equipamiento de la Seguridad del Estado) del Ministerio del Interior.
Antigua Comandancia de la Guardia Civil. Ficha catastral. C/ Margallo, 80. Cáceres
Se trata de un edificio formado por tres cuepos: uno, la fachada principal, a calle General Margallo, 80. Otro, lateral, con fachada a calle Teniente Ruiz y el tercero, la fachada posterior, desde la que se accede directamente al patio central/aparcamiento, a la que dan las ventanas de las viviendas de los guardias civiles. Su superficie catastral es de 3.329 m2 de suelo y 2.638 m2 construidos.

Los diversos intentos de enajenación por el Ministerio del Interior han ido fracasando, desde una primera intentona que ponía al inmueble un precio de más de dos millones de euros hasta la información actual que puede descargarse desde la web ministerial por debajo del millón de euros, para un edificio a demoler, y que requiere, según la norma urbanística vigente, una cesión de suelo para espacios libres de más de 500 m2 y de 735 m2 para uso dotacional, que sin duda dificultan, y mucho, que el ministerio pueda desprenderse del mismo.
Antigua Comandancia de la Guardia Civil. Vista aérea. C/ Margallo, 80. Cáceres

La norma urbanística, competencia municipal, pudo plantear otras opciones para el inmueble, desde su obtención para dotaciones públicas municipales, trasladando los derechos urbanísticos lucrativos a sectores de desarrollo urbano, o permuta por terrenos o derechos municipales libres de vinculaciones que minoran los aprovechamientos. El inmueble, en su conjunto, ordenación actual, podría destinarse a usos municipales en el centro de la ciudad, sin duda necesarios, pero en este caso, la cicatería municipal es sintomática.
Antigua Comandancia de la Guardia Civil. Ficha Catastral. C/ Margallo, 8. Cáceres

Por otra parte, el deterioro que aumenta cada día que pasa, debería ser causa de que el Ayuntamiento de la ciudad reclamara del Ministerio del Interior que se realizaran operaciones de ornato y limpieza, al menos de las fachadas exteriores, o, incluso, establecer acuerdos para que se pueda realizar un uso adecuado, sin necesidad de excesivas inversiones. Y se puede. Sin embargo, la manifiesta falta de capacidad de gestión demostrada desde su acceso al gobierno por el Partido Popular en la ciudad de Cáceres, y la inexistente competencia económica del municipio vaticinan que la ruina edificatoria ya apreciable en algunas partes será mayor en poco tiempo, convirtiéndose en un nuevo baldón para la imagen de la ciudad.
Antigua Comandancia de la Guardia Civil. Fachada posterior. Cáceres

La situación económica del sector inmobiliario parece que la venta del edificio será muy difícil, su deterioro irá aumentando, y la imagen que transmite de abandono también será mayor. La imagen de abandono de la fachada principal es importante, pero mayor es la de la calle de San Justo, salida de la ciudad de los clientes del Hotel Don Manuel, lo que hace que muchos de sus clientes se lleven, como última impresión de la ciudad una fachada de abandono que puede marcar sus recuerdos de la ciudad.
Antigua Comandancia de la Guardia Civil. Cáceres

Vale.


Mientras el actual equipo de gobierno se afana en dar uso a inmuebles que se ha encontrado terminados y listos (Embarcadero, Garaje 2.0), aunque sea incumpliendo de modo flagrante las condiciones con las que se financiaron las obras de rehabilitación, otros inmuebles municipales continúan sin tener uso, sin que los concejales del PP sepan qué hacer con ellos. La gestión no es solamente abrir una puerta y encontrarse todo hecho. Es hacer la puerta y todo lo que hay detrás de ella.
Además, en una capital de provincias que no alcanza los 100.000 habitantes, los modos de producción, las relaciones sociales y comerciales se anclan en un pasado que no volverá pero que ata y atenaza a los pequeños burgueses locales. La crisis económica, por otra parte, echa encima de esa burguesía inmovilista un aceite hirviendo que forma una salsa política que impide cualquier innovación. El tradicional pequeño comercio languidece, cierra sus puertas… y los nuevos modos de comercio se imponen cerrando comercios, locales y expulsando de sus contornos a aquellos que tradicionalmente tenían su modo de vida en la relación casi confesional con el cliente. Hoy, el cliente acude a templos mayores, más atractivos, coloridos, luminosos, a los nuevos templos. Cuando hay dinero, claro.
El Mercado de Abastos de Cáceres, que tuvo su ubicación anexa al propio Ayuntamiento, donde hoy aparece el vacío del Foro de los Balbos (inaudito que el Foro, la plaza, el ágora de una ciudad amurallada esté situado fuera de la muralla), pasó a ocupar el solar dejado por el Seminario de Galarza, un edificio que hasta 1960 era Monumento Nacional, pero que fue demolido por la furia fachadista desatada por un alcalde franquista al que la derecha local, esa misma medioburguesía que inunda todos los centros de poder locales, sigue prestando adoración. El crecimiento urbano dispersó lo que era el casi medieval mercado de abastos, dando lugar a dos espacios, uno en la calle Ronda del Carmen, que aún funciona a duras penas, y uno de nueva construcción situado en la Avenida de la Bondad y que se construyó orientado para cubrir necesidades de nuevos barrios de expansión.

El mercado de la Bondad languideció, y actualmente se encuentra vacío, sin uso. Y sin que el Partido Popular que gobierna el Ayuntamiento tenga la más remota idea de qué hacer con él. Salvo los garajes de fondo, de acceso independiente, donde se guardan algunos vehículos de turismo municipales
La conformación externa del edificio, de aparente fragilidad, plantea múltiples opciones de uso. Por un lado, los locales comerciales de la fachada principal a la calle Méjico, permiten destinarlos a usos abiertos, individualizados, formando unidades específica, de pequeño tamaño (entre 80 y 100 m2 construidos).
La distribución interior, con una planta semisótano que estaban destinados, cuando era Mercado, a salas frigoríficas y almacenes, áreas de limpieza de equipos e instrumentos, con espacios amplios, solados duraderos para aquel uso. Dispone de acometidas eléctricas y de suministro de agua que han estado en uso hasta fechas recientes.
La planta semisótano dispone de ventilación exterior por ventanales que dan a las traseras, al parque situado frente a la Barriada de las Trescientas, entre la Av. De la Bondad y la guardería infantil Payaso Fofó. Otras ventanas se abren hacia el campo de fútbol de tierra denominado de Las 232 viviendas. Desde esta planta, con una escalera de caracol situada en el centro geométrico del espacio, se accede a la planta superior, donde se encontraban ubicados los puestos del mercado, los puestos de carnes, pescados, frutas y verduras.
A la planta de puestos, a la planta de atención al público se accedía desde la calle Méjico por dos rampas, amplias, muy accesibles, cubiertas, que permitían una cómoda afluencia de público… hasta que ese público encontró otras formas de abastecerse. Estas rampas, junto con la forma poligonal de la planta son los elementos distintivos de la arquitectura del edificio.
Interiormente, sin embargo, el inmueble dispone de un elemento singular, la rampa de acceso desde el semisótano hasta la planta de puestos de mercado, desde los almacenes hasta los puntos de venta. Una rampa en varios niveles, con suaves pendientes, por las que los asentadores movían las mercancias con carros. Esta rampa da al edificio una singularidad que debería ser aprovechada.

Que el Ayuntamiento de Cáceres no tenga ni la más remota idea de cuál podría ser el uso del edificio, no sepa destinarlo a ninguna utilidad pública, social o cultura es el ejemplo práctico de dos cosas. Por un lado, de la incapacidad de los regidores municipales, atenazados por una parálisis que justifican en la crisis financiera pero que es el exponente de la incompetencia de gobierno. Por otro, el abandono de los inmuebles de titularidad municipal puede derivar en su ruina física y determinar que quienes son responsables de esa ruina estén en la antesala de la malversación de fondos públicos por la negligencia, inobservancia y dejación de obligaciones.
Vale.