Womeros de segunda generación

cercadelasretamas —  mayo 6, 2022 — Deja un comentario

Se celebra en Cáceres (sí, esa ciudad sin tren, al oeste, muy al oeste de Madrid y al norte, muy al norte de Sevilla), un pequeño festival, porque para eso es una ciudad pequeña, al que asisten unos cuantos festivaleros y gente así, a los que les da por abarrotar una ciudad hecha a la medida de Juego de Tronos y que se expande como una potente bolsa de helio, tan grande, que casi se revienta por los cinco costados. Eso sin exagerar.

He intentado con poco éxito, la verdad, y con menor empeño, buscar entre las familias que se acercan hacia la plaza Mayor alguna en la que hubiera algún menor, para encontrar alguna que fuera visitante Womad, de hace unos años (el festival cumple este año su Trigésima Edición) y que ahora traen a sus hijos para que vean qué es este festival. Pero nada.

Seguramente habrá alguna, más de una, que vayan haciendo crecer la pandilla womera, y que esa pandilla vaya saltando de generación en generación.

Es verdad que debería haber pensado antes este intento de estudio sociológico a la altura de las encuestas que le hace el comandante al periódico de la grapa, pero como todas las grandes ideas que tenemos los grandes pensadores, se me ha escurrido cuando ya no da tiempo para prepararla. Quizás el año que viene, si Dios quiere, pueda encontrar el modo de llevarla a la práctica… si es que para dentro de un año me acuerdo.

Cuando vean fotografías de los pequeños grupos de asistentes al festival (digo lo de pequeños grupos de asistentes por aquello de que no se vayan a enfadar los periódicos y las teles de la capital, que ostentan todos los récords de asistencia), fíjense bien y recuerden que, por ejemplo, este bloguero ha tenido la osadía de preguntarle a la dotación de una furgoneta de la Policía Nacional estacionada en plena ciudad monumental si estos muchachos, los de los asistentes al Womad, les deban mucho trabajo. La respuesta ha sido que no, que son buena gente. En realidad son miles de buenas gentes que pasean por una ciudad abierta al mundo y que lo que quieren es divertirse. Solo y nada más que eso.

He preguntado a varias parejas con niños si eran de Cáceres. Todas tenían la misma respuesta. Sí. Quizás, si hubiera preguntado a muchas, a muchas, hubiera salido alguna, hubiera acertado alguna, y así poder armar un “reportage” que habría llevado, de verdad, el título de Womeros de segunda generación. Porque lo que está claro es que gran parte de los horarios de las actuaciones previstas para cada uno de los días, permiten que niños y adolescentes puedan escuchar las músicas del mundo, bailar las músicas del mundo y fijar en sus recuerdos lo que significa un espacio, una ciudad, puesta a disposición de todo la gente que quiere pasarse por ella.

Espero, creo, que lo mismo el año que viene pueda encontrar esa segunda generación de womeros y conocer de ellos que significa el Womad.

Vale.

cercadelasretamas

entradas

curioso

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.