Escraches y lobbys

cercadelasretamas —  abril 1, 2013 — Deja un comentario

La importación del escrache para visualizar las protestas contra los desahucios y otros desmanes de un sistema claramente cuestionado, ha puesto en actitud beligerante a los políticos (principales destinatarios de los escraches) y a una caterva mediática al servicio de los mismos que han originado y se han beneficiado de un modelo económico a mayor gloria de la especulación.

El escrache es un método de protesta basado en la acción directa. Y la finalidad es influir en la toma de decisiones políticas futuras o en la modificación de normas existentes.

Siguiendo un modo de expresión actual, el escrache es de pobres. Porque la acción “directa” para influir en la toma de decisiones políticas existe desde siempre. Pero mientras que la prensa fascista española (el 90%, o más, de los medios) condena los escraches por violentos (no lo son, pero la verdad no les importa) hace de portavoz del escrache institucionalizado: el lobby.

Dice la Real Academia Española de la Lengua que la voz inglesa lobby se refiere a “grupo de personas influeyentes, organizado para prfesionar en favor de determinados intereses”. ¿En qué se diferencia, por tanto, el escrache que se realiza a las puertas de los dirigentes políticos que tienen que votar la ILP contra los desahucios, del “almuerzo de trabajo” que esos mismos dirigentes políticos despachan con una “asociación de empresarios”?

La finalidad es la misma. Cambia el modo. Pero, claro, mientras el escrache se hace en la calle (por eso es “de pobres” sin casa), la reunión del lobby con los legisladores o cargos públicos se desarrolla en lujosos restaurantes, lejos de la mirada indiscreta y con agentes de seguridad en la puerta.

En los EEUU los lobbys están regulados e identificados, en registros de intereses y se conocen quienes lo forman, quienes lo dirigen y cuáles son sus objetivos. En nuestro país, los lobbys no existen, los legales y regulados. Porque claro que existen. Y son variantes de la historia política de nuestro país, cuando las familiar pudientes con varios hijos repartían las “funciones” que cada uno de ellos deberían asumir: el mayor, para continuar la saga familiar, el segundo, a la carrera militar o eclesiástica, la hija mayor, a casarla con un buen partido, la segunda, a un convento para ser abadesa, y el hijo golfo/tonto/flojo a Madrid, a hacer política y a cuidar los intereses familiares evitando que se aprobaran leyes contra ellos.

Esos hijos que las familias mandaban en el siglo XIX a Madrid a proteger los intereses familiares son hoy los que forman las “asociaciones de empresarios”, los que organizan (les organizan, porque no saben) ferias comerciales, reuniones de trabajo, simposios, almuerzos… escraches finos para consguir mantener sus negocios e intereses.

Los escraches que estamos viendo un día sí y otro también no son más que lobbys que tratan de conseguir lo mismo: la patronal bancaria es contraria, por supuesto, a la dación en pago, el Partido Popular también, y para ello conforman una alianza apoyada en una sociedad de socorros mutuos, cuyos voceros, esos periodistas a sueldo de empresas cuyos accionistas mayoritarios son los bancos y que están en la nómina del PP como “opinadores de plantilla”, extienden la falsa opinión de que los escraches son violentos y los latrocinios que cometen los lobbys no existen.

Vale.

cercadelasretamas

entradas

curioso

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s