Archivos para Estado

Hoy, la Ministra de Defensa, en sede parlamentaria, ha pedido perdón a los familiares de las víctimas del Yak-42, en nombre del Estado. Y el tono en el que lo ha hecho y están repicando los medios serviles, ha sido el de “pelillos a la mar”. Claro, que la señora Cospedal, ministra del gobierno y abogada del Estado de profesión, lo que ha hecho ha sido cargarse todas las teorías de derecho político y administrativo.

La ministra de Defensa ha confundido, a sabiendas, gobierno y estado, o estado y gobierno. Solamente desde la premeditada conculcación de los valores democráticos se puede hacer esa simbiosis.

La Real Academia de la Lengua dice del concepto “Estado”, en sus acepciones 6ª y 7ª:

  1. m. Forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio.

  1. m. Conjunto de los poderes y órganos de gobierno de un país soberano.

Por su parte, la acepción 2ª del vocablo “Gobierno”, dice:

  1. m. Órgano superior del poder ejecutivo de un Estado o de una comunidad políticaconstituido por el presidente y los ministros o consejeros.

Hoy, la ministra de Defensa ha confundido el todo y la parte, con la única pretensión de exculpar a la parte, el gobierno del Partido Popular del que formaban parte Trillo y el actual presidente del Consejo de Ministros, repartiendo culpas y responsabilidades sobre todo el Estado.

Cuando a los funcionarios públicos, para acceder a sus puestos de trabajo se les exigen conocimientos de derecho político y administrativo, entre los que se encuentran saber diferenciar adecuadamente entre el legislativo, el ejecutivo y el judicial, o la administración general del Estado, las Comunidades Autónomas, o la administración local, hoy, una señora ministra, abogada del Estado para más escarnio, se ha cargo horas de estudio y esfuerzo para decir que el gobierno del PP, y concretamente, el ministro Federico Trillo, fue responsable, cuando menos patrimonial según dice el Consejo de Estado, de un vuelo que nunca debió despegar.

Confundir, del modo en el que lo ha hecho hoy la señora Cospedal, Gobierno y Estado, no es una torpeza ni un error. Ha unido una necesidad política y social, la petición de perdón, con su expresión en nombre del Estado. De esta manera, reparte culpas y responsabilidades.

Y más aún, cuando la misma ministra que hoy ha perdido perdón en nombre del Estado por una actuación de un Gobierno de su partido, por el Yak-42, el viernes pasado asistió a un Consejo de Ministros en el que se cesó a Federico Trillo, a petición propia agradeciéndole los servicios prestados. ¿Prestados a quién, al Estado, al Gobierno o al Partido Popular?

Y si Dolores de Cospedal ha confundido Estado y Gobierno, no he visto aún, ni he escuchado a ninguno de los portavoces de los partidos presentes en la reunión de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados (poder legislativo, una de las partes del Estado) que le haya recriminado esa confusión. Tendré que ver en su totalidad el video de la Comisión para comprobarlo, pero repasando las noticias publicadas por los medios, no parece que hayan tenido reflejos.

Se decía que a Fraga le cabía todo el Estado en la cabeza, sin duda, por sus discípulos y admiradores, para hacer hincapié en su preparación, capacidad e inteligencia. Hoy, Cospedal, lo ha definido: a Fraga, ministro de Franco, le cabía todo el Estado en la cabeza, como a todos los totalitarios.

Vale.