Las sales del litio (cont.) _4

cercadelasretamas —  agosto 2, 2022 — Deja un comentario

Pongamos que hablamos de Pedro Enrique, de profesión CEO.

Los rutilantes destellos con los que nuestro luminoso CEO alumbra nuestros caminos y veredas, en la penumbra del oscuro peregrinar para intentar alcanzar una salida de nuestra proverbial oscuridad, de vez en cuando conseguimos, al giro de un camino tras una encina, ver una sala brillante, amplia, magníficamente iluminada, con una mesa de 15 metros de longitud, al fondo de la cual, delante de un cuadro al óleo del prócer de todos los próceres, S.A.R. Tribilín Cascotes.

Nuestro CEO, al que llamaremos Pedro Enrique, nos guía hasta el cuadro, para que observemos de cerca al prócer y le rindamos pleitesía y sumisión. Pedro Enrique se muestra solícito, al tiempo que, sobre la mesa de 15 metros, y como al descuido, se encuentra una carpeta, con solapa transparente, en la que puede leerse: Pedro Enrique, CEO.

La carpeta, de solapa transparente, en plástico fuerte, tenía los bordes dorados, y en el lomo, de color verde carruaje, con letras grabadas, la inscripción “biografía”, en un tono dorado, como viejo. Ya sabemos, porque él nos lo había dicho, que llegar a CEO no era fácil, que había que pasar una fuerte carrera universitaria, a ser posible una ingeniería, con varios másteres de esos que hace unos años solamente se impartían para quienes ya tenían pie y medio en el peldaño que arranca la escalera que lleva al máximo, al CEO.

La carpeta está dispuesta en la mesa como al descuido, como si esperara ser abierta. En ese momento, Pedro Enrique, nuestro CEO, recibe un mensaje en su smartphone de la manzana mordida, de un brillante color plateado, muy elegante. Nos dice que tiene que salir un momento, que volverá en unos minutos.

Todo parece ser una treta para dejarnos en la sala, bajo la mirada del prócer D. Tribilín Cascotes, y que podamos echar una mirada somera a su biografía. Así lo hacemos y quedamos maravillados y cegados al mismo tiempo por la brillantez de sus títulos, la sobriedad de sus cargos y la abultada nómina de sus sucesivos pasos en su carrera hacia la cumbre.

Títulos académicos, nombramientos de empresas, artículos de periódicos, casi todos sobre papel salmón, que hace buen juego sobre el verde carruaje de la carpeta. Y portadas de revista en las que siempre aparece Pedro Enrique posando de medio perfil, con los brazos cruzados, corbata azul con discretos motivos dorados, y traje también azul o gris de tonos suaves, elegante y dando sensación de seguridad, de hombre triunfador.

¡Qué suerte que tengamos en nuestra pequeña capital de provincia a un triunfador como Pedro Enrique!

A su vuelta a la sala se disculpa por la interrupción (“cosas del cargo”) para hacernos creer que nuestra visita es importante, pero olvidando que ha sido él quien nos ha invitado, sin duda para que conozcamos su importante puesto (o puestos) que ocupa, para que sepamos que siempre estará del lado de los habitantes de esta ciudad, y que su entrega a la mejora de la misma será permanente.

Pedro Enrique, en su afán por caer simpático a sus nuevos vecinos, y aparecer como un hombre abierto y cercano, nos explica, muy por encima, cuáles son los trabajos de un alto ejecutivo, un alto ejecutivo que ha subido por una escalera de competencia, de codazos, de algún empujón que otro. En ningún caso quiere dar una sensación de tiburón de los negocios, sino al contrario, un ejecutivo con una buena carrera detrás que quiere ser un buen vecino y que su empresa ayude a unos ciudadanos algo provincianos, sin que se note su superioridad empresarial.

Vale.

continuará…

cercadelasretamas

entradas

curioso

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.