Archivos para noviembre 2008

Mientras algunos de sus hijos presumen de cariño hacia ella, en realidad la tienen abandonada, sucia, maloliente. Solamente se acuerdan de ella para presumir, pero sin que nadie la vea, porque su estado es deprimente, y porque mostrarla en ese estado de abandono les sonrojaría. La Madre de la Ribera está sucia, abandonada, llena de mierda.

El Regato Plata, desde la carretera de Miajadas, avanza rodeado de malezas, yerbajos, seco, completamente seco, hasta la cerca que los finos llaman de San Jorge y en realidad es la cerca de los Pozos, donde un pequeño tramo encauzado no encauza agua ninguna y la maleza va ganando metros.
La salida de la cerca de los Pozos (el dueño es el Ayuntamiento), para llegar a El Marco, es aún más preocupante que los tramos del Regato Plata paralelos al antiguo camino de Montánchez. El abandono municipal es completo, antiguo, y no por ello, menos reciente. Paso obligado hacia el molino de aceite que será Espacio para la Creación Joven y hacia caminos de paseos de muchos ciudadanos, destila tristeza, pero nada romántica, tristeza por la dejadez y por la basura.
Desde la charca de El Marco hasta la entrada de la antigua Huerta del Conde, ni un sólo hilito de agua, y unos tubos de vertidos están en su margen izquierdo, quizás de recogida de pluviales, pero también, seguro de otras aguas.
Junto a unos edificios, uno terminado y el otro terminado… de abandonar a medio empezar por la crisis del ladrillo, frente al Hospital San Pedro de Alcántara, unos letreros verdes dan nombre a las calles: La Bula, en lugar equivocado, y La Madre de la Ribera.
Esta calle, esta Madre de la Ribera es paralela a un río de mierda que debe avergonzar a quienes lo consienten. Pero no es mierda arrojada allí, que también la hay, es mierda que llega desde otros puntos de la ciudad, como lo demuestran múltiples restos de celulosa que adhieren al agua verde, sucia, maloliente.
Esta Madre de la Ribera es la madre, dicen, de la Ribera en la que está el origen de la ciudad, en cuyos márgenes creció la ciudad. Esa Madre está hoy abandonada, sucia, llena de mierda, de mucha mierda.
Vale.

Misiones de Paz

cercadelasretamas —  noviembre 10, 2008 — Deja un comentario

La muerte, en atentado terrorista, de dos soldados españoles, el brigada Juan Andrés Suárez y el cabo Rubén Alonso, en Afganistán, vuelve a poner de manifiesto, una vez más, cómo interesa retorcer los argumentos de quienes no terminan de entender cuál es el papel, cuál es el trabajo de las tropas españolas en ese estado fallido.
De nuevo se pide al gobierno que aclare el sentido de la misión militar, cuando es meridiana: se trata de una misión de paz con mandato legal internacional. En Afganistán, en estos momentos, hay dos misiones militares: una, la que lleva a cabo Estados Unidos, que es una acción de guerra, y otra la que llevan los países que, como España, intervienen en una misión cuya finalidad última es recomponer la estructura de un estado fallido en un estado dotado de una estructura política, social, económica, judicial y militar propia.
Los riesgos, en lugares como Afganistán, son ciertos, claros y siempre, desde el gobierno, se ha dicho que es una misión de riesgo, difícil, pero no es menos cierto que las acciones de guerra de los EEUU influyen en una dispersión mayor por el territorio afgano de grupos talibanes, que actúan buscando respaldo civil contra militares de los diversos países que están allí presentes, sin distinguir, porque no les interesa, entre los que combaten en una guerra de los que ejercen uniformados una labor de paz y de apoyo a la reconstrucción.
Repetir, machaconamente, que el gobierno tiene que aclarar la finalidad de la misión, el “para qué están allí” nuestros soldados (estos machacones enfatizan: “para qué estamos allí”, cuando ellos están en las trincheras de la retaguardia con el pulgar bajo los tirantes) no tiene otra finalidad que tratar de demostrar que España está en guerra. Es lo que quieren, es lo que vienen, como martillo pilón, repitiendo una y otra vez para “demostrar” que Afganistán es lo mismo que Irak.
Estos señores de la guerra de la calle de Serrano pretenden, así, lavar sus conciencias cuando apoyaron tocando palmas con las orejas la entrada de España en una guerra ilegal, la de Irak, en el afán de un sujeto, el tal Aznar, de meternos en la historia: en la historia oscura de las ilegalidades internaciones.
Por cierto, y al paso, que los teóricos de la estrategia de la FAES y del melenas del bibote, el autodenominado GEES acaba de comparar a Barack Obama con Hitler. ¿Y a Aznar, con quién lo podemos comparar?
Hoy, cuando todavía regresan a nuestro país los cuerpos de Juan Andrés y Rubén, deberíamos ser más respetuosos con quienes, en una misión de paz, al amparo de la legalidad internacional, y por mandato legítimo, han encontrado la muerte trabajando por ello.
Loor a los soldados y desprecio a los hipócritas.
Vale.
Titular de la noticia: “Uno de los 19 hijos de Bin Laden pide asilo político en Barajas” (El País, 04-11-2008). La noticia, que en principio pudiera semejar una cuestión anecdótica, plantea, de entrada, dos cuestiones contradictorias que deberán ser muy tenidas en cuenta por el Ministerio del Interior a la hora de acceder, o no, a la concesión del asilo.
Por un lado, un musulmán, el hijo de Bin Laden, considera que España es un buen país para refugiarse de cualquier peligro por su condición religiosa. Refugiarse de persecuciones de islamistas radicales, ya él mismo “se autodefine como el ‘hijo pacifista’ del terrorista y repudia el terrorismo de su padre”. Esta elección entronca con la tradicional y más que probada buena imagen que España y los españoles tenemos para los países árabes y para el mundo musulmán en general.
Por otro, el hecho de que el hijo pacifista de Bin Laden haya escogido España como país de refugio político, en consonancia con lo dicho anteriormente, nos puede convertir, de nuevo, o puede aumentar, si se quiere, nuestra situación como objetivo del terrorismo islámico.
Si el gobierno de España rechaza la petición de asilo, estaremos ante una negativa que puede ser vista por los musulmanes moderados como de rechazo y de cambio en nuestra tradicional buena relación con ello.
Si el gobierno de España acepta la petición de asilo, los islamistas radicales, seguidores de las células de Al Qaeda y de los postulados de Bin Laden podrán “argumentar” en beneficio de sus postulados que España aumenta su presión sobre ellos, ya demostrada en el incremento notable de las detenciones de radicales y en el incremento y eficacia de los servicios de información de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.
Difícil papeleta para el Ministerio del Interior que, en cualquier caso, cualquiera que sea la decisión que adopte, deberá ser muy bien explicada, no sólo a los españoles, sino a los musulmanes de todo el mundo, ya sean moderados o radicales.
Vale.