Archivos para Leire Iglesias

Leyendo los Diarios de Sesiones del Congreso de los Diputados, de Plenos y Comisiones, a veces uno se tropieza con sorpresas que, por ser agradables, tienen el contrapunto de lo que se echa en falta. Es agradable encontrarse con quien defiende unos intereses que coinciden con los propios, y más cuando quien tendría que hacerlo, actúa en contra de ellos.
El pasado 27 de febrero de 2013, la Comisión de Defensa debatía una Proposición No de Ley, presentada por Convergència i Unió, para “sobre el mantenimiento de la actividad en la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn”, un Centro docente militar en la misma situación, en el mismo paquete de recortes que el Centro de Formación de Tropa nº 1, CEFOT 1, de Cáceres. En ese debate intervenían los grupos políticos para, una vez fijada posición, someter a votación el asunto. En este caso, la mayoría absoluta del PP se impuso, como era de esperar, rechazando la PNL presentada.
A lo largo del debate, intervinieron el Diputado Solsona Aixalá, de CiU, para defender la PNL, la Diputada Cunillera Mestres, del PSC-PSOE, y el Diputado Lloréns Torres, del PP. En su turno de palabra, la Diputada socialista por la provincia de Lleida, Teresa Cunillera, terminó su turno de apoyo a la PNL recordando al CEFOT de Cáceres:

Les querría decir también una cosa porque Talarn ha sido muy protagonista en esta Comisión porque ha habido muchas iniciativas y se ha hablado muchas veces, pero nunca deberíamos olvidar que tenemos otro centro que está en las mismas condiciones, en Cáceres, el Cefot, que puede sufrir también las consecuencias de este Gobierno, de este Gobierno que ha desatendido este tipo de centros. Por tanto, querría hacer extensivas todas las argumentaciones que hemos dado en el pasado y que estamos dando en este momento también para el centro de Cáceres, que se ve igual de amenazado que la academia de Talarn.
Los diputados socialistas Teresa Cunillera (Lleida) y Luis Tudanca (Burgos) durante la Comisión de Defensa de 27 de febrero de 2013

¿Cuándo veremos a Diputados por Cáceres debatiendo la PNL presentada por el PSOE en abril de 2012 para pedir la continuidad del Cefot 1? El pasado 27 de febrero, eran diputados de la misma circunscripción electoral: el proponente, Solsona Aixalà, de CiU, la diputada del PSC, Teresa Cunillera y el diputado Llorens Torres, del PP, son electos por la misma circunscripción, Lleida.
¿Se daría el mismo caso con la Proposición no de Ley (PNL) sobre el mantenimiento del Centro de Formación de Tropa de Santa Ana en Cáceres? O lo que es lo mismo, ¿sería defendida por Leire Iglesias o Pilar Lucio, del PSOE y fijada la posición por Carlos Floriano o Concepción González? En los momentos actuales, con la situación más cercana al cierre que al mantenimiento en uso del Cefot, la solución es clara: al Partido Popular no le interesa, en modo alguno, que la PNL presentada en Abril de 2012 sea debatida.
Al PP, y, sobre todo a sus responsables en Cáceres (Floriano y la senadora Elena Nevado), les conviene más, mucho más, a sus intereses puramente electorales, que la incertidumbre laboral y profesional de 200 empleados públicos sea cada día una pesadumbre con la que se levantan y cumplen con sus obligaciones, sin más atisbo de protesta que algún comentario en voz baja.
Al PP, y, sobre todo a sus responsables en Cáceres (Floriano y la senadora Elena Nevado) les interesa que pase el tiempo sin mover un solo dedo por la continuidad del Cefot, porque ya saben que no pueden moverlo, y que, los estudios y trabajos que se realizan sean los que, por azar y no por su capacidad de gestión e influencia, digan que el Centro continúa. Si así fuera, debe saberse desde ya que ellos ni el señor Monago han movido un sólo dedo a favor. Ni un solo dedo. Unos, porque quieren conservarlos y medrar y el otro porque ya no debería tener ninguno su hubiera sido cabal y se hubiera cortado uno por cada recorte que ha perpretado contra los extremeños.
A Teresa Cunillera, diputada por la circunscripción de Lleida, el agradecimiento de acordarse, para escarnio de Carlos Floriano y Elena Nevado.
Vale.


Uno de los indicadores más claros de la mortecina, agonizante situación de la ciudad de Cáceres la encontrarmos cuando queremos unir dos conceptos: juventud y cultura. El resultado de la suma es 0. O algo menos que 0. La realidad de una juventud sin perspectivas laborales y sociales, aborregada por los intereses de una burguesía que quiere perpetuarse en el poder, se observa en la ausencia total de iniciativas, públicas o privadas. Una ciudad sin pulso cultural y sin juventud está condenada a la pobreza de futuro, a la carencia total de porvenir.
Si nos fijamos en los “espectáculos” que se realizan, dirigidos a los jóvenes, casi todos ellos en el reciento hípico, adonde la derecha desplazó el botellón y construyó unos abominables embarcaderos de ganado para los autobuses urbanos, siempre están “patrocinados”, cuando no organizados directamente, por empresas de bebidas alcohólicas.
Con una burguesía que ha abdicado de cualquier capacidad de dirigir la política de la ciudad, de dirigir con liderazgo el futuro de la ciudad, es imposible pensar que el eslabón más débil, los jóvenes, tengan ningún referente, ninguna posibilidad de desarrollar sus capacidades y su creatividad.
La juventud creativa, activa, comprometida es el mayor peligro que unos viejos políticos, que defienden unos viejos dogmas, tienen enfrente. Por eso, no pueden permitir que esa juventud disgponda de unos mínimos medios necesarios.
En este repaso a los cadáveres voluminosos que son edificios públicos cerrados por falta de uso, nos encontramos con uno especialmente sangrante. El antiguo Molino de Aceite de la Riber del Marco.

Obtenido para la ciudad en el desarrollo del Sector de Suelo Urbanizable No Programado SUNP-8, en 2004 (aunque todavía en 2008 no figuraba en los listados del inventario de patrimonio municipal), su recuperación se pudo llevar a cabo por un convenio entre el Ayuntamiento de la ciudad, dirigido por Carmen Heras, y el Instituto de la Juventud de España, presidido por Leire Iglesias.
El viejo molino, cuya torre se yergue distintiva de todo un barrio, Espíritu Santo, y cabecera de la Ribera del Marco, se encuentra terminado, con una reciente adjudicación (¿o no?) del mobiliario necesario para su puesta en funcionamiento… Pero he aquí el problema.
Una edificación que, cuando pueda visitarse resultará atractiva y novedosa, sorprendente para quienes conocieron el molino, está diseñada para que los jóvenes puedan desarrollar su creatividad, poner en marcha sus iniciativas… Una edificación que, seguramente, por la estructura recuperada y por la disposición de los volúmenes interiores planteará alguna dificultad… que los propios jóvenes sabrán, sin ninguna duda, resolver.
Es penoso que el equipo de gobierno del Partido Popular, ensimismado en unas cuentas que no son capaces de ordenar (no hay que olvidar que, disponiendo de mayoría absoluta, prepararon un plan económico que su propio partido rechazó en Madrid), amortajado por los hábitos de los cofrades, escondidos bajos los refajos de los antiguos grupos de coros y danzas, es penoso verlos vagar sin saber que hacer con un edificio preparado y destinada para la creación joven.

Pasear por la Ribera, y llegar al molino, desanima al verlo nuevo y viejo, nuevo y vacío, nuevo y sin alma. Pasear desde el molino hacia Concejo, por la Ribera que abrazó a la ciudad, desanima porque parece que se sale de un cementerio blanco y se va llegando a la fachada Este de la ciudad, la “más fea”, pero la más hermosa porque ella es el origen de la ciudad.
Una ciudad mortecina, agonizante, incapaz de abrir una puerta del Espacio para la Creación Joven y que sean los jóvenes los que devuelvan su música, sus pinturas, sus creaciones, sus ideas. ¡Ah, las ideas! ¡Qué peligro! Sobre todo cuando todo ello junto sería cultura.
Vale.